ABYSMAL DAWN – From Ashes

0

Espero que no se malinterprete lo que voy a decir pero ABYSMAL DAWN me parece un buen ejemplo de banda de Death Metal ideal para novatos, un buen gancho para que las nuevas generaciones que van conectando con los sonidos brutales a través de los mucho más trendy Deathcore o Melodeath den el salto y rompan el cascarón (sí, aún hay esperanza. Espero). Porque su sonido es clásico pero con unos cuantos ingredientes modernos y porque redundan en el arsenal del género de una manera que llamará mucho más la atención a los desprevenidos neófitos.

No pretendo que esto suene a crítica aunque tengo que reconocer que siempre falta algo para que ABYSMAL DAWN me enganche por completo. No me imagino dando un suspenso a este grupo californiano. Pero tampoco un sobresaliente. Lo que podría haber sido una prometedora evolución parece haberse encasquillado en la búsqueda entre corrientes, modalidades y matices. Siempre con profesionalidad y retazos de brillantez pero hasta ahora sin un puñetazo definitivo en la mesa. De tal forma que de los tres discos del todavía joven grupo (el último “Leveling The Plane Of Existence” a comienzos de 2011), mi favorito sigue siendo seguramente este “From Ashes”, un prometedor debut que Relapse reedita porque ya no había forma de conseguir copias de la edición original, a cargo de Crash Music en 2006. El bonus, la demo con la que se estrenó el grupo convenientemente remasterizada. Un acompañamiento escueto para los escuetos 32 minutos de un buen disco que desde luego no pasó ni pasará a la historia pero que está otra vez, reedición mediante, de plena actualidad.

ABYSMAL DAWN es básicamente el grupo de Charles Elliot, buen cantante y mejor guitarrista. “From Ashes” se grabó en formato trío con Elliot acompañado por dos que ya no están en el grupo, el guitarrista Jaime Boulanger y el muy notable batería Terry Barajas, alumno nada disimulado de Pete Sandoval. Elliot, como director de orquesta y cerebro pensante, tiene el plan sesudo o la intuición natural -vaya usted a saber- de tomar el Death Metal clásico americano y añadirle notables injerencias europeas, de partir de los sonidos clásicos y ponerle un toque actual que arranca en la producción y abarca unos cuantos riffs y ritmos. Nada, como sucede con casi todo lo que tiene que ver con este grupo, que no esté ya francamente trillado. Su baza es su notable nivel instrumental y su buen sentido a la hora de arreglar y rematar unas composiciones que están entre lo genérico y lo notable y que pueden gustar al habitual oyente de Death Metal o a las nuevas generaciones (vuelvo al comienzo) que empiezan a descubrir todo lo que hubo y hay más allá, todo lo que hizo posible la existencia de THE BLACK DAHLIA MURDER y compañía.

“From Ashes” es una amalgama en la que ABYSMAL DAWN demuestra su destreza en todas las artes del Death Metal: pasajes old school, recuerdos Thrash, ritmos crujientes, aderezos épicos, atmósferas y melodías, arrebatos técnicos, coqueteos con el Brutal Death, grooves más masivos y contemporáneos… Aquí está, muy bien tocado, todo lo que has escuchado tantas veces y repetido prácticamente en todas las canciones de un disco en el que, he aquí uno de sus grandes problemas, se repiten ideas, estructuras y hasta riffs casi calcados entre unas canciones y otras. Un pecado nada inhabitual en un debut pero algo siempre problemático, más en un disco que apenas supera la media hora. Por lo demás, esto es buen Death Metal que parte de MORBID ANGEL, SUFFOCATION, NILE, MALEVOLENT CREATION o MONSTROSITY (¿dónde estás?) y le pone toques de AT THE GATES, DARK TRANQUILLIT, BEHEMOTH o FLESHCRAWL (¿dónde demonios estás?). Un gran sonido, un impecable trabajo de guitarras y pasajes de mucho nivel dentro de canciones más o menos notables y brillantes en algunos casos.

Volver a escuchar “From Ashes” años después de su edición me he reafirmado en esa sensación agridulce que siempre me ha producido ABYSMAL DAWN, un buen grupo que podría ser un gran grupo, fabricante de potentes pero poco memorables discos, autor de un puñadito de joyas dosificadas pero que hacen imposible discutirle el talento. Este primer disco tiene, de hecho, las mejores canciones del grupo, lo que habla bien de él y no tanto, y no quiero ser aguafiestas, de los dos trabajos que le han continuado. La instrumental inicial “Impending Doom” y la poderosa “In The Hands Of Death”, una excelente combinación de brutalidad y melodía al estilo tradicional, abren el disco con una promesa de grandeza que sólo aparece a medias después en unas canciones técnicas pero accesibles, brutales pero envolventes al estilo “Blacken The Sky”, “Crown Desire”“Solitude’s Demise”, una amenazadora combinación de riffs y atmósferas que me lleva a pensar en ese gigante llamado THE CHASM y que confirma mis sospechas de que ABYSMAL DAWN lo tiene prácticamente todo para dar un salto adelante que por desgracia se sigue retrasando.

En cualquier caso hablamos de un grupo todavía joven -ocho años, tres discos- y por lo tanto capaz de alcanzar la excelencia que nunca termina de abrazar a pesar de que coquetea con ella desde sus inicios. “From Ashes” es la prueba. Nada especialmente rompedor ni excepcional, pero una buena dosis de Death Metal.

 

Juanma Rubio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here