ANDREW WOOD: El chico que quiso ser estrella

0

 

“You ever heard the story of Mr. faded glory?”

El otro día estaba viendo la notable película “The Wrestler” (“El Luchador”), ese triste film que nos adentra en la vida de un ex campeón de lucha libre que malvive de sus éxitos pretéritos. Además de tener una excelente banda sonora, se me quedó grabado el comentario que hacen en el bar de los personajes de Mickey Rourke y la diosa Marisa Tomei, apasionados de los ochenta, cuando están cantando a grito pelado el “Round And Round” de RATT. Vienen a decir que, luego, llegó Kurt Cobain y lo jodió todo. Es una idea bastante generalizada entre los amantes del Hard Rock, Sleazy e, incluso, el Heavy Metal, utilizar esta frase como dogma de fe: “El Grunge mató al Heavy”.

Personalmente, y siendo un fanático de esos estilos, siempre me ha parecido un tanto victimista e irreal este aserto, máxime cuando formaciones tipo ALICE IN CHAINS o SOUNDGARDEN bebían de las fuentes del Hard & Heavy más clásico. A mí nunca me gustó el “Nevermind” (en estos días se celebran los veinte años de su edición) porque considero que es un trabajo carente de buenas melodías y voces, además de que se me hace monótono, pero sí me considero defensor a ultranza de los antes mencionados, PEARL JAM, SCREMING TREES o GRUNTRUCK. El Hard Rock murió de éxito, de bandas de cuarta generación que no aportaban nada ni creían en lo que hacían y de la propia industria que demandaba un cambio para refrescarla. De eso podemos debatir otro día.

mother-love-bone-1

La historia que vamos a contar es la de un personaje (y su grupo) que no anduvo con prejuicios, que vivió la época de transición entre el reinado de estos géneros y así lo reflejó en los escasos trabajos con que nos deleitó en su carrera. En cierta forma, un perdedor, adicto a la heroína, artista de culto tras su muerte y un héroe para sus compañeros de profesión y ciudad. Ante todo, un genio, un tipo carismático, que no poseía una voz privilegiada pero sí entonaba con personalidad, talento puro para la composición y rodeado de un conjunto de jóvenes que empezaban y, posteriormente, se labraron una reputación en el difícil mundo del Rock.

Aunque nació en la zona de Mississippi, muy pronto su familia se trasladó al estado de Washington donde, desde su infancia, el pequeño Andrew Wood mostró interés por la música y también por lo prohibido. A comienzos de su adolescencia, fundó junto a su hermano mayor, Kevin, MALFUNKSHUN. Su trayectoria es larga en el tiempo (más de un lustro) pero escasa en producción. Apenas un par de canciones para un recopilatorio y varias demos que a mediados de los noventa verían la luz en un CD llamado “Return To Olympus”, interesante para conocer al personaje pero que denota bastante inocencia y no excesiva calidad como escritores. Sin ser aún mayor de edad en los Estados Unidos, Andrew ya ingresó en una clínica de desintoxicación en 1985.

A pesar de que son considerados entre los padrinos del Grunge, no estoy de acuerdo. MALFUNKSHUN tiene un aroma festivo y setentero que les aleja sobremanera del “sonido Seattle”. Wood era un pirado de KISS, T-REX, QUEEN o los primeros AEROSMITH, es decir, Rock pomposo y grandilocuente, justo lo que, teóricamente, apestaba a sus compañeros músicos de la ciudad (aunque eso también era mentira o, más bien, algo impostado). La esencia del Grunge (si es que alguna vez existió como tal ese género, que es discutible desde el punto de vista estrictamente musical) hay que buscarla en SKINYARD, SOUNDGARDEN o SCREAMING TREES.

“I wanna tell you that I love you”

Deshechos MALFUNKSHUN, Andrew seguía teniendo ganas de ser una estrella del Rock, al estilo de su idolatrado Paul Stanley. Y, para ello, encontró a un par de colegas que también tenían hambre de éxito. Stone Gossard y Jeff Ament estaban frustrados porque GREEN RIVER no había llegado a ninguna parte a pesar de que su prometedor EP “Dry As A Bone” parecía que iba a despuntar. Finiquitados GREEN RIVER (aunque, a título póstumo, grabaron “Rehab Doll”, su único larga duración), Wood, Gossard, Ament y Regan Hagar (baterista de MALFUNKSHUN) mataban el tiempo con LORDS OF THE WASTELAND, una banda de versiones. Con la entrada de Greg Gilmore por Hagar, el cuarteto empezó a componer temas propios mutando su nombre a MOTHER LOVE BONE. Fue aquí donde Andrew desplegó su carisma. En directo era uno de esos frontman que llenaba el escenario con su sola presencia.

mother-love-bone-2

Apenas había transcurrido un año desde su creación y MOTHER LOVE BONE firmó un contrato con Polygram (entonces subsidiaria de Mercury Records). Es decir, nada de Sub Pop, C/Z Records o algún otro sello independiente en el que afloraban los conjuntos de Seattle. Su estilo era claramente deudor del Hard Rock. No voy a decir que tuviera enorme semejanza con los grupos de Los Angeles pero tampoco TESLA las tenía y le metieron en ese saco. Reconvertido a quinteto con Bruce Fairweather (también ex GREEN RIVER y que, posteriormente, tocó en LOVE BATTERY) como segundo guitarrista, el primer trabajo de estudio de MOTHER LOVE BONE fue el EP “Shine”.

“Says life is what you make it…”

Inicialmente compuesto por cuatro temas, “Shine” (editado en marzo de 1989) nos ofrece la versión más cruda de MOTHER LOVE BONE, con una excepción, la balada épica (sí, así se puede considerar) “Chloe Dancer /Crown Of Thorns”, para mí su “Kashmir” particular, si bien sin tanta pompa. Cualquier seguidor del grupo mencionará inmediatamente este corte si le preguntan por sus preferidos. Una canción escondida, la psicotrópica “Zanzibar” y el bonus track en CD, “Capricorn Sister”, completan un fantástico debut. No es que se deje entrever el potencial del quinteto, no. En “Shine” rebosa un talento que, sorprendentemente, tuvo su reflejo a nivel de ventas. Tanto fue así que Polygram no les dejó tiempo para respirar y pasado el verano, decidió que era el momento de regresar al estudio, esta vez viajando a Sausalito, California, con el afamado Terry Date que entonces solía producir a bandas de Power Metal americano y Thrash tipo METAL CHURCH, SANCTUARY, OVERKILL o unos bisoños DREAM THEATER, aunque ya había hecho sus pinitos en otros estilos, al estar bajo los controles del “Louder Than Love” de SOUNDGARDEN.

mother-love-bone-apple

Durante la grabación de “Apple”, Andrew dio muestras de estar francamente mal, tanto que tuvieron que concluir el álbum en los London Bridge Studios de Seattle (donde habían registrado “Shine”). A duras penas consiguió terminar su tarea vocal que, dicho sea de paso, fue aún mejor ya que diversificó su voz adaptándola a cada canción de manera excepcional. Del vacile Glam y hasta Sleazy de “This Is Shangrila”, “Holy Roller” o “Mr. Danny Boy” (¿cuántos grupos de L.A. habrían matado por canciones como estas?) a la oscuridad e introspección de “Bone China” y “Stargazer”, pasando por las preciosas baladas tipo “Man Of Golden Words”. Incluso, como cierre, hay una nueva versión de “Crown Of Thorns” aunque sin “Chloe Dancer” queda algo coja.

“… and if you make it death well rest your soul away”

Una obra maestra que debería haber salido al mercado en marzo de 1990 pero el destino, o más bien la heroína, iba a jugar una mala pasada a los prometedores MOTHER LOVE BONE, justo a las puertas del estrellato. Pocos días antes de que “Apple” viera la luz, la novia de Andrew le encontró en su casa inconsciente. Un mal viaje le hizo entrar en coma. Aunque aguantó así un par de días en el hospital, el 19 de marzo, Andrew Wood, de veinticuatro años, fallecía en Seattle dejando tras de sí un disco increíble pero una banda rota porque no tenía ningún sentido continuar sin su cantante. Con todo, Polygram lanzaba en julio “Apple” que, paradójicamente, en 1992 llegó al puesto 34 de la lista Heatseekers del Billboard, de artistas que nunca han llegado al Top 100 del chart general. ¿Por qué tanto tiempo después? Ahora conoceréis la razón.

        

 

El carisma de Andrew Wood era tal que, poco después de fallecer, Chris Cornell, vocalista de SOUNDGARDEN, llamó a Ament y Gossard para enseñarles dos temas que había compuesto como homenaje a Andrew (el famoso “Would?” de ALICE IN CHAINS también es en su memoria, así como la de otros músicos fallecidos de sobredosis). Lo que iba a ser un pequeño single tributo (con Matt Cameron a la batería) terminó derivando en el efímero proyecto TEMPLE OF THE DOG, cuyo álbum es otra genialidad absoluta con las inmortales “Say Hello 2 Heaven” y Hunger Strike” reinando. Paralelamente, Jeff y Stone gestaban un nuevo conjunto, MOOKEY BLAYLOCK (¿os acordáis del jugador de la NBA?) y se trajeron para hacer coros al cantante, un tal Eddie Vedder, que se marcó un memorable dueto con Cornell en “Hunger Strike”. Luego, el nombre del grupo cambió, salió “Ten” y el resto es historia…

“Like a Crown of Thorns it´s all who you know”

Además de TEMPLE OF THE DOG, en otras ocasiones la figura de Andrew Wood o MOTHER LOVE BONE ha sido reivindicada. La comedia costumbrista sobre la vida y escena de Seattle, “Singles” (tan simple como entretenida y eficaz), aportó el primer granito de arena. Junto a los nombres de moda en 1992 (SOUNDGARDEN, ALICE IN CHAINS, PEARL JAM,…) nos regalaban en su banda sonora el “Chloe Dancer / Crown Of Thorns”). Aunque no fue sencillo del disco ni nada que se le parezca, el empujón del film implicó la antes mentada entrada en los charts de “Apple”, a modo de justicia poética. A lo largo de los noventa, hubo alguna edición recopilatoria más o menos oficial del grupo, así como de las formaciones satélite, tipo MALFUNKSHUN o GREEN RIVER. Recomendable, asimismo, el VHS “The Love Bone Earth Affair” de 1993, con entrevistas, alguna toma en directo y un par de videoclips. Desafortunadamente, no está disponible en formato digital.

 

El nombre de Andrew regresó a la actualidad del estado de Washington, aunque fuera a nivel modesto, en 2005 con el estreno local de “Malfunkshun: The Andrew Wood Store”, un documental sobre la vida de nuestro protagonista que comienza con su padre leyendo el responso durante el funeral. Incomprensiblemente, la cinta permaneció escondida hasta que, por fin, en marzo de este año salió en DVD en una interesantísima caja triple con la película y dos CDs con material inédito de MALFUNKSHUN y lo que debería haber sido el álbum en solitario de Andrew. Merece la pena hacerse con el paquete porque te da una visión retrospectiva de la personalidad de Wood.

Por último, aprovechando (aproximadamente) el vigésimo aniversario de su fallecimiento, el 14 de abril de 2010, los cuatros miembros restantes de MOTHER LOVE BONE se juntaron con el cantante de Seattle Shawn Smith para hacer un pequeño y emotivo show en el interpretaron un puñado de temas del grupo cerrando con la versión del “Hold Your Head Up” de URGENT, una de las canciones favoritos de Andrew. Con todo, donde realmente se recordará siempre a Wood es entre los surcos de “Shine” y “Apple”, su lugar natural, la música, y, en especial, la de MOTHER LOVE BONE.

 

Marco-Antonio Romero

desde-el-otro-lado

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here