La banda de Metalcore experimental BETWEEN THE BURIED AND ME (TBAM para acortar), cuyo nombre fue inspirado por el tema “Ghost Train” de COUNTING CROWS, crea un sonido que hace vibrar la espina dorsal que contiene poder visceral, arreglos laberínticos, melodías alucinantes y belleza majestuosa en sus composiciones acaban de publicar la primera parte de su obra conceptual doble “The Parallax: Hypersleep Dialogues”. O por lo menos es lo que dicen sus defensores.

Hay que reconocer el mérito de seguir sacando álbumes conceptuales y progresivos en la época de ignorancia e incultura en la que nos encontramos, en la que difícilmente nadie siquiera se preocupa por las letras del álbum que está escuchando. Pero tras el rotundo éxito de su anterior álbum “The Great Misdirect”, Tommy Rogers (cantante y teclista), Paul Waggoner (guitarrista), Dustie Waring (guitarrista), Blake Richardson (batería) y Dan Briggs (bajista) han querido dar un paso más arriesgado en su nuevo álbum. Compuesto de dos partes (esta primera de la que hablamos y una segunda con fecha a confirmar) este disco es un compendio de todos los excesos y aciertos que el Metalcore (en su vertiente más experimental puede ofrecernos. Aciertos, por el nivel instrumental del personal envuelto, por la fluidez de alguno de los temas que nos sumerge con maestría en la atomertada y retorcida mente de sus compositores y por la brutalidad sin ambajes que cada poco tiempo nos suelta en toda la cara a lo largo de este breve pero intenso trabajo (hablar de temas es complicado dado que sólo hay 3 de muy larga duración para el género). Excesos por los demasiado numerosos cambios (a veces sin sentido), las voces tan extremadamente típicas tanto limpias como saturadas del estilo y sobre todo la inclusión de pasajes folkies muy difíciles de entender (como es el caso de “Augment Of Rebirth”).

Como ha sido mencionado antes, este 5º álbum de los de Carolina del Norte, forma parte de un doble disco conceptual que nos habla de dos seres humanos que viven en lados alejados del universo y cuyas acciones hacen que todo cambie radicalmente. La verdad es que si es caos lo que querían provocar, lo han conseguido. Por momentos desafiante y genial y por otros repetitivo y poco original (cuando suenan a sus coetáneos BRING ME THE HORIZON, en su versión más compleja) este trabajo es para los fans de THE DILLINGER ESCAPE PLAN poco exigentes o para los que degluten disco tras disco de Metalcore sin distinguir y quieren ver algo más complejo y trabajado que lo que nos ofrecen habitualmente la miríada de bandas clon dentro del género.

Esperaremos a escuchar el díptico al completo para juzgar la obra en su totalidad, pero por ahora, un aprobado por osadía y afán experimental es lo que se le puede dar a este disco de los estadounidenses BETWEEN THE BURIED AND ME.

 

Pedro Blackearth

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here