Crítica de BUCKCHERRY - Warpaint

0
Buckcherry Warpaint

Hace años que BUCKCHERRY prosigue su camino navegando a la deriva y sin rumbo, una situación que terminó desembocando en una auténtica crisis interna cuando miembros ilustres como Keith Nelson y Xavier Muriel decidieron abandonar el barco en 2017. Dos años después y con una formación reformada donde el miembro más antiguo después de Josh Todd es el guitarrista Stevie D., fiel escudero del hiperactivo vocalista, los de Anaheim vuelven a la carga con un nuevo trabajo de estudio llamado "Warpaint".

Debemos remontarnos hasta 1999 para recordar que BUCKCHERRY arrasó la escena del Hard Rock californiano con su disco debut y más concretamente con la bomba que supuso "Lit Up", el sencillo incendiario de ese magnífico redondo. Lo tenían todo para comerse el mundo, pero a partir del segundo trabajo de estudio todo se fue diluyendo lentamente hasta llegar a la situación en la que se encuentran a día de hoy, donde la banda va dando tumbos tratando de encontrar, sin fortuna alguna, su sitio en la escena hard rockera. Tras su disco homónimo la formación ha publicado buenos trabajos como es el caso de "Timebomb", "15", "Black Butterfly", o incluso un más que correcto "All Night Long", pero todos ellos quedaron enormemente ensombrecidos por la grandeza de su primer larga duración.

"Warpaint", un trabajo deslucido por su producción y composiciones

Una vez hecho este trabajo retrospectivo acerca de lo que la banda californiana fue y lo que pudo llegar a ser en su momento, tan solo nos queda centrarnos en su presente, desgranando "Warpaint", su nuevo trabajo de estudio. Así que al darle al botón de play, lo primero que me ha chirriado es la producción, que está lejos de tratarse de la que merece una formación de su calibre. La sensación es que la voz de Todd y el bajo están un tanto altos respecto al resto de instrumentos, en detrimento de las guitarras de Stevie D., que bajo mi punto de vista suenan un tanto deslucidas.

Otro asunto que no termina de funcionar en "Warpaint" es el de las composiciones, el disco arranca de forma correcta con un corte rockero como es el que da nombre al álbum, pero se ve interrumpido por dos pistas demasiado sencillas y sin gracia ninguna como es el caso de "Right Now" y "Head Like A Hole", que me parecen demasiado ramplonas para tratarse de canciones de una banda del nivel de BUCKCHERRY, encontrándose a años luz de viejos clásicos como "Lawless And Lulu", "Riding" o "Crazy Bitch", con los que nos volaron la cabeza en su día.

"Warpaint" contiene dos canciones lentas, "Radio Song" y "The Hunger", que tampoco llegan al nivel de lo esperado, dejando a un servidor bastante frio después de escucharlas. Es cierto que los californianos nunca han destacado por este tipo de composiciones, la mayoría de sus grandes éxitos han sido siempre cortes cañeros, crudos y con estribillos salvajes, algo más bien cercano a lo que encontramos en "Bent", donde por fin parece que encontramos parte de la garra y del gancho que poseían BUCKCHERRY en sus inicios. El disco prosigue con canciones que van desde lo facilón hasta lo mediocre y no remontan el vuelo hasta llegar a "No Regrets", un tema que sin ser nada del otro jueves, le imprime un poco de ritmo e intensidad al conjunto del trabajo.

Es justo en la parte final del álbum donde nos damos de frente con la que me parece la mejor composición de "Warpaint", estamos hablando de "Closer", un corte desenfadado, con unas buenas líneas vocales por parte de Josh, guitarras rítmicas intensas y un estribillo de los más pegadizos y memorables del álbum. Este tema junto con "The Devil’s In The Details", el bonus track, parecen dejarnos cierto buen sabor de boca justo cuando el disco termina, pero no nos engañemos, "Warpaint" es un trabajo irregular, flojo, con algún que otro corte correcto y poco más.

BUCKCHERRY sigue cayendo en picado

BUCKCHERRY no consigue retomar el rumbo ni la dirección con "Warpaint", un redondo marcado ampliamente por la marcha de Keith Nelson del seno de la formación. Si lo analizamos detenidamente, esta no sería la causa principal del descenso en picado de los de Anaheim, ya que en los últimos tiempos y todavía con el guitarrista en la banda ya dieron claras muestras de estar tocados de muerte y mucho me temo que este nuevo disco podría llegar a certificar definitivamente la defunción de una banda que en su día parecía que iba a comerse el mundo.

Os recordamos la última visita de BUCKCHERRY a España en la edición de 2018 del Garage Sound Festival.


Discográfica: Century Media

Más información de BUCKCHERRY en su página de Facebook.

Reseña Panorama
Nota
4
Compartir
Artículo anteriorDEADLAND RITUAL, el nuevo grupo de Geezer Butler, lanza el single "Broken And Bruised"
Artículo siguienteCrítica de HELEVORN - AAMAMATA
Pasé mi infancia en la habitación de mis hermanos mayores, quedándome boquiabierto admirando los posters de bandas de los 80 que empapelaban sus paredes. Poco a poco fui creciendo y empecé a desempolvar sus vinilos, quedándome impresionado con esos nuevos sonidos y portadas que hoy en día siguen emocionándome como entonces.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here