BURIED IN BLACK – Black Death

0
Buriend In Black - Black Death

Alemania es un exportador masivo de bandas de Metal, de todos los palos posibles. BURIED IN BLACK sale de tierras germanas para soltar una dosis de Death Metal con “Black Death”. Este primer trabajo podría ser un ejemplo de que quizá el Death Metal en Alemania no es tan brillante como el Thrash, o también por otro lado el Heavy Metal y Power Metal europeo, o quizá solo la coincidencia de haberme encontrado con un lanzamiento poco fresco que casualmente proviene de este país.

Desde la primera pista de “Black Death”, “The Bait”, el grupo muestra su aproximación al Death Metal desde una perspectiva bastante machacona y a medio gas que puede recordar a SIX FEET UNDER. En “Parasite´s Paradise” nos  encontramos más o menos el mismo esquema, y es luego con “7.405.926” (el número total de demonios menores, según un ocultista holandés del siglo XVI) cuando acelera un poco el ritmo, pudiendo recordar más a otras bandas que a los citados norteamericanos.

La producción y el tipo de riffs que se repiten y reparten por todo el disco, como al inicio de “Violand”, pueden mostrar la influencia de Chris Barnes, pero hay otras partes totalmente desplazadas de ese concepto, como el cierre del trabajo, “One Ate Seven”. Por ejemplo, como reductos del modo sueco melódico, están algunos pasajes de “Godseed”, que pueden recordar a los IN FLAMES de sus días más inspirados, pero no se ciñen solamente a esto. Hay partes movidas donde bombos, caja y guitarras se combinan formando un engranaje de sonido, dando un baño a la canción como si se tratara de BOLT THROWER.

A pesar de no haberse obcecado en una única manera de hacer las cosas, ninguno de sus distintos intentos me ha convencido. Viendo que hay cierta variedad en los esquemas, y que a la vez me resulta un álbum anodino, puedo concretar alguna de las claves que me han llevado a repudiarlo en cierto modo. Una sería que BURIED IN BLACK no ha resultado muy original en la creación de riffs, poco destacables, y no ha compuesto ninguna canción que ofrezca algo, no digo ya fresco, si no interesante. Es curioso que por ningún lado estos alemanes hayan captado mi atención, dado el abanico de posibilidades que han estudiado. Tampoco es que se hayan vuelto locos cambiando y saltando de un lado para otro sin sentido, pero al menos sí han explorado varias vías, ninguna con éxito.

También considero que otro factor que le pesa a este disco, a parte de una producción un tanto plana, es el empleo de dos o tres registros vocales, aceptables sin más, hasta diría que flojeando en ocasiones. Una más oscura y grave, otra más rasgada, otras veces moviéndose en tonos medios… pero nunca llegando demasiado lejos.

El conjunto global es prescindible, sin gancho, no mostrando ningún apartado que pudiera valorar como positivo. Tenemos una cantidad inasumible de buen Death Metal de ayer, de hoy y del que está por venir de más provecho que el pararse en grupos como BURIED IN BLACK y su “Black Death”. Ya veremos para la próxima vez, si es que la hay. Tampoco pasaría nada si no la hubiera.

 

Carlos Herrero

Compartir
Artículo anteriorAEROSMITH trabaja en un nuevo álbum
Artículo siguienteAMON AMARTH ya tiene su propia cerveza
Empecé a escuchar Heavy Metal en 1995 y con el paso de los años fui ampliando el espectro ahondado en el Metal extremo, pero nunca olvidando esas raíces. Llegado el momento, sentí que aquello no era suficiente, empezando a involucrarme más en la escena con el periodismo musical desde 2005.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here