CRIMSON SHADOWS – Kings Among Men

0
Leyenda

Tras autoeditar su primer álbum, la banda canadiense CRIMSON SHADOWS consiguió alzarse con la victoria en la Wacken Metal Battle del pasado año, premiada con la firma de un contrato con la poderosa discográfica Napalm Records, lanzando así su segunda obra, titulada “Kings Among Men”.

Su estilo musical es una hibridación entre Melodic Death Metal y Power Metal bastante en boga desde hace un tiempo y al que también se han referido como Extreme Power Metal, algo que en numerosas ocasiones no deja de ser un cajón desastre en el que entran bandas que poco tienen que ver entre sí. La referencia fundamental a la que hay que hacer alusión para describir su estilo es DRAGONFORCE, puesto que constituye la primera banda que vendrá a la mente nada más comenzar la escucha del álbum. La sombra de los británicos es alargada y volará constantemente sobre nuestras cabezas mientras estemos inmersos en este “Kings Among Men”. La principal diferencia radica en que las voces predominantes aquí son las guturales, reservando las voces limpias para los estribillos; algo que se repite desde el primer hasta el último tema.

La profundidad de la voz de Jimmi Maltais recuerda en numerosas ocasiones a la de Johan Hegg de AMON AMARTH, y la combinación de velocidad y épica puede traernos a la mente a bandas de Viking Metal como ENSIFERUM, EQUILIBRIUM o WINTERSUN. También, habiendo mencionado a DRAGONFORCE, podrían ser del gusto de seguidores de otros grupos nacidos a la estela de estos, caso de ASCENSION, CELLADOR o PATHFINDER.  Los solos, tanto por velocidad como por sonoridad, parecen realizados por el mismísimo dúo Li/Totman (DRAGONFORCE).

Respecto a las voces limpias de los estribillos, llevadas a cabo por los dos guitarristas, se suceden en dos vertientes bien diferenciadas: una de melodías más clasicistas, que entroncan directamente con el Power Metal, y otra con un enfoque más moderno, que recuerdan a los estribillos melódicos de bandas de Post-Hardcore y Metalcore; teniendo éstas mucha más presencia que las primeras. Viendo el lugar del que proviene esta banda y la relativa juventud de sus componentes, no es raro que tengan este tipo de influencias más acordes a los tiempos actuales.

El buen trabajo realizado en la producción, la velocidad de los temas y la calidad de ejecución de los mismos logran que el resultado del álbum sea ciertamente poderoso y sorprendente desde la primera escucha. El problema deviene de lo extremadamente parecidos que son todos los temas, que suenan prácticamente igual; es casi como estar los cincuenta minutos que dura el disco escuchando la misma canción, ya que mantienen unos tiempos muy parecidos y la variación entre las estructuras de los cortes es mínima. Aparte de ese hándicap, el otro gran pero que le veo al álbum es que está lleno de lugares comunes, cuando no recuerdan a una banda recuerdan a otra y así sucesivamente. Si escuchamos los temas por separado podemos comprobar que la mayoría son de notable, pero todos juntos y seguidos suponen una prueba difícil para el oyente.

Repetir el mismo esquema una y otra vez sin dilación, sin dar apenas cabida a otros tiempos o estructuras que pudieran enriquecer la obra y otorgarle ese plus que hace que escuches un disco del tirón y te quedes con ganas de más, no es la mejor idea. Hasta en el último tema (de diez minutos de duración), momento que la mayoría de bandas aprovechan para mostrar la variedad compositiva que habita en su seno, ellos repiten todos y cada uno de los tics que ya se han usado en el resto de cortes. Esto no quita que cuente con algunas de las mejores melodías de todo el álbum, que van desde el frenetismo de DRAGONFORCE hasta una galopada a lo IRON MAIDEN.

Respecto a destacar algún tema, ya hemos comentado que es difícil por lo parecidos que son unos a otros, aunque siempre guardan un nivel de calidad alto; con esa jugosa combinación de voces guturales y melódicas, grandes solos, riffs furiosos y velocidad, mucha velocidad. Podríamos señalar “Rise To Power”, un trallazo perfecto para abrir el disco en el que ya se ponen todas las cartas sobre la mesa; “Heroes Among Us”, posee una gran melodía de inicio que le da una profundidad especial y ha sido elegido para llevar a cabo el primer video del disco; o “A Gathering Of Kings”, porque si le diesen más cancha a ritmos como el del principio del tema sería un disco mucho más variado y de escucha más amena.

En definitiva, un álbum cargado de buenos temas llevado a cabo por unos músicos más que solventes que saben darle al estilo la intensidad y el virtuosismo que este necesita pero no con la variedad suficiente como para equilibrar la balanza a su favor de manera totalmente positiva. Como músico, sé que hasta ellos mismos podrían aburrirse de defender en directo unos temas que siempre piden lo mismo y permiten poca variación. Probablemente para la próxima obra incluyan algo más de variedad (o no), aunque eso está por ver. La capacidad la tienen, ahora sólo queda exprimirla un poco más.

Pedro J. Cuadrado

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here