Crítica de ANVIL – Pounding The Pavement

0
Anvil - Pounding The Pavement
Leyenda

Desde que en 2010 la banda canadiense ANVIL estrenase el documental que hablaba de su vida y de su lucha constante por hacerse un hueco, ha visto como su popularidad ha ido en aumento. Hay quien piensa que al volverse más “mainstream”, su estilo cambiaría, se ablandaría, pues desde luego, quien tenga eso en mente, se equivoca de cabo a rabo. Siguen siendo los mismos macarras machacones y además son sumamente productivos, presentando material nuevo cada poco tiempo. Así apenas un año y medio después de “Anvil Is Anvil”, nos presentan “Pounding The Pavement”.

“Pounding The Pavement” es una obra que cuenta con una gran producción, grabada en los estudios Soundlodge de Alemania. Un estupendo trabajo de Heavy Metal con las señas de identidad del trío intactas. Quizás se nota un pelin más que buscan singles directos y eficaces, pero la batería de Robb Reiner y la voz de Lips, sus solos de guitarra, riffs velocísimos y los cambios de ritmo que nos emocionan a unos cuantos desde hace años (sí, hay quienes conocíamos a ANVIL de antes de la película) no nos abandonan en ningún momento durante la escucha de este nuevo trabajo.

Con claras reminiscencias a los dioses MOTÖRHEAD, ANVIL comienza su última entrega con “Pitch In The Box”, de guitarras lentas y pesadas y un ritmo machacón que poco a poco va ganando fuerza y velocidad. Pero, para ritmo y velocidad, “Ego”, un temazo pegadizo que no da respiro y con Reiner machacando un doble bombo, sencillamente brutal.

A tope de Groove con “Doing What I Want”, un tema corto, directo y muy divertido, cambios de ritmo y una gran línea de bajo por obra y gracia de Chris Robertson, que lleva en la banda desde 2014 y ha encajado perfectamente. A continuación llegamos a un pequeño bache, primero “Smash Your Face”, que baja mucho el ritmo y nos devuelve a los ANVIL que querían comerse el mundo con “This Is Thirteen”, un tema con cierto aroma setentero a lo BLACK SABBATH. Le sigue el tema instrumental que sirve de título disco, que, siendo francos, sobra bastante. Lo he escuchado unas cuantas veces y me ha dejado indiferente, todas y cada una de ellas.

Menos mal que, parece que sabedores de lo que comentaba más arriba acerca del aburrimiento, la versión más gamberra de ANVIL vuelve a quedar de manifiesto con “Rock That Shit”, en la que Lips nos vuelve a demostrar que es un maestro de los punteos con y sin vibrador. Llegando al ecuador de “Pounding The Pavement”, nos encontramos con “Let It Go”, posiblemente el mejor corte de este nuevo trabajo o al menos el más completo a todos los niveles; todo un “hit” que en directo sonará como un cañón. “Nanook Of The North”, vuelve a hacer hincapié sobre los medios tiempos que tan bien controlan los canadienses, además este tema trata sobre el folclore de su país y es muy resultón.

Un tercer acto de “Pounding The Pavement” brillante

Hasta aquí, como puede deducirse estamos ante un gran disco, muy agradable a la escucha y que invita a ser disfrutado una y otra vez, pero es que el tercer acto del disco es impresionante. “Black Smoke”, nos deja disfrutar el lado más Heavy de ANVIL, con unas melodías muy IRON MAIDEN y unos poderosos riffs de Lips. “World Of Tomorrow” bebe, como “Smash Your Face”, de BLACK SABBATH o BLUE ÖYSTER CULT, para dejarnos ver el lado más “pesado” y contundente de los canadienses, este tema tiene una melodía de base, repetitiva, pero que se te graba a fuego en la memoria. El fin de fiesta lo pone “Warming Up”, que sirve de resumen de todas las virtudes de ANVIL y donde cada miembro de la banda tiene su momento de gloria.

Si ANVIL sigue sacando discos así, que cuenten conmigo para todos y cada uno de ellos. Falta por ver cómo defienden estos temas en directo, para ello no hay que esperar mucho, ya que a principios de marzo, Lips y los suyos estarán de gira por España junto a los alemanes TRANCE.


Discográfica: Steamhammer/SPV

Reseña Panorama
NOTA
8.5
Compartir
Artículo anteriorCrítica de MASTERPLAN – PumpKings
Artículo siguienteTNT: Vídeos de la banda con Baol Bardot Bulsara en Oslo
Heavy de nacimiento, hard rockero de corazón y powereta por afición, ya son muchos los años que llevo escribiendo sobre mi pasión desde que hace más de dos décadas me adentrase por la senda del Metal. Por mis oídos han pasado todas las vertientes desde las más extremas a las más melódicas, sintiendo especial devoción por aquellas más melancólicas, apagadas u oscuras.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here