Crítica de ARGOS – Rompiendo El Silencio

0
Argos - Rompiendo El Silencio

ARGOS es una banda madrileña creada en 2004. Ellos mismos se definen como un grupo de Heavy Metal con influencias de Hard Rock. Sin embargo, al menos en este “Rompiendo El Silencio” resulta más claro comparar sus canciones con referentes como DÜNEDAIN o ZENOBIA. En rasgos generales su segundo trabajo suena a ese Heavy Metal que se mueve entre lo melódico y lo power metalero. Y debo decir que, sin ser especialmente fan de este estilo, el álbum me ha gustado bastante.

¿Por qué he disfrutado con “Rompiendo El Silencio”? En primer lugar, hay claros indicios de que la banda busca una personalidad propia y no se conforma con ser un mero clon de otros grupos. A lo largo del CD surgen elementos distintivos que, sin revolucionar ninguna fórmula les permiten reclamar su propia identidad frente a otros conjuntos con menos carácter.

Así, encontrarás algunos elementos más propios de registros más duros como el empleo ocasional de voces y coros guturales como en la inicial “Letargo”. En “Mucho Mejor” intercalan un breve interludio medio rapeado, que acaba mezclando a los DÜNEDAIN contemporáneos con los HAMLET de finales de los 90. Las guitarras de “Por Ti” en otros momentos tienen un barniz a lo Dimebag Darrell de PANTERA. Y “No Volverás”, por poner un último ejemplo, está envuelta por unos teclados que marcan la línea del tema y salpimentan la canción de un toque ligeramente tecno discotequero. Simplemente por la capacidad de integrar todos estos barnices de manera natural y orgánica, sin que suene a “pegote” o forzado, hay que darles un aplauso.

Otro segundo aplauso llega por lo bien que hay cuidado las líneas vocales. La voz de Javier Arias es agradable y además sus melodías suenan naturales y fluidas, perfectamente integradas en las composiciones, convirtiéndose en uno de los atractivos más relevantes del álbum.

Además, y quizá sea lo más importante, las canciones tienen gancho. Ya sea por esas líneas vocales memorables de las que acabamos de hablar, por el refuerzo de los teclados, las melodías de las guitarras (escucha “Hogar”) o el trabajo de la base rítmica (“Mucho Mejor”), los temas suenan con calidad y se quedan en la memoria del oyente.

Por ello me cuesta mucho ponerle algún adjetivo negativo incluso a temas que subjetivamente me han gustado menos. Por ejemplo, “Mi Mundo” me resulta en comparación mucho más convencional que el resto del álbum, en línea quizá de los últimos AVALANCH más melódicos. Pero cuando yo ya empezaba a gruñir mentalmente me volvió a reconquistar con un estribillo resultón que a los fans de SAUROM les recordará a “La Batalla De Los Cueros De Vino”.

Algo parecido me ocurre con “Estarás Ahí”, otro tema más convencional y lineal pero en el que de repente aparece un estribillo seductor y me desbarata la actitud crítica y hostil.

Si todo el disco tuviera el nivel de “Mucho Mejor”, “Letargo”, u “Hogar” estaríamos ante un álbum sobresaliente. No obstante, como he dicho, otros temas quedan menos logrados y atractivos. “Nadie” me resulta más atropellado y “Dile Que” (que recordará a “El Sueño De Un Loco” de ZENOBIA) pese a estar bien ejecutado se acaba haciendo excesivamente pesado y largo. No son temas malos (ni mucho menos) pero no logran ese brillo y calidad de las canciones más destacadas. No obstante, “Rompiendo El Silencio” se merece un generoso notable alto y así como que ARGOS entre en tu radar de bandas a las que seguir.

ARGOS encuentra su identidad en “Rompiendo El Silencio”

En definitiva, nos encontramos con un trabajo cuidado, limpio y bien ejecutado. Sin renunciar a los parámetros marcados por DÜNEDAIN o ZENOBIA, ARGOS luchan por demostrar su personalidad y lo hacen con un buen puñado de canciones que, si bien no revolucionará el panorama del Metal español, son disfrutables y pegadizas. Dales una oportunidad.


Discográfica: Autoproducido

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here