Crítica de BAJOPRESIÓN – La Máquina De Sueños

0
Bajopresión - La Máquina De Sueños

BAJOPRESIÓN, el proyecto de Javi Canseco (exbajista de ASFÁLTIKA),  presenta su segundo álbum “La Máquina De Sueños”, sucesor de “Desafiando El Caos” (2015). La actual formación de la banda, aparte del propio Canseco, está compuesta por Tony Robledillo a la voz, Rodrigo Álvarez-Martín a la guitarra y Nacho Ortiz a la batería.

La banda madrileña ha reclutado para este segundo trabajo un buen elenco de colaboradores. Así Fernando Ponce de León (MÄGO DE OZ) pone la flauta en “El Alquimista”, Manuel Escudero (AGO) canta en “Hermanos De Sangre” y Víctor de Andrés (ZENOBIA) deja un solo de guitarra en “Juicio Final”. El invitado más prolífico es Leo Jiménez (STRAVAGANZZA) quien canta en “Tú mismo” y participa en los coros de más de la mitad de temas del disco (“El Alquimista”, “Delirios”, “Cambiando El Destino”, “Último Adiós”, “Cien años más” la ya mecionada “Tú mismo”)

En general las composiciones de este trabajo recuerdan mucho a los trabajos de CUATRO GATOS, por donde también pasó brevemente Javi Canseco. Se trata de un disco que oscila entre el Heavy Metal, el Power y el Hard Rock. Tienes elementos ligeramente progresivos, , como esos cambios de ambiente en “Cambiando El Destino” o “Tú Mismo” y otros temas más hard rockeros como es el caso del melódico y pegadizo “Último Adiós”.

Problemas con la voz en “La Máquina De Sueños”

El Rock y sus diferentes subgéneros son, generalmente, estilos predominantemente vocales. Gran parte de la melodía la lleva el cantante. La voz de una banda suele ser su principal seña de identidad, su carta de presentación y el elemento que el público más valora. Por eso, un trabajo deficiente en este aspecto puede echar por tierra el resto de elementos: desde la composición hasta la ejecución del resto de instrumentos. Lamentablemente, esto es lo que ocurre con “La Máquina De Sueños”.

BAJOPRESIÓN debería trabajar de manera prioritaria en dos direcciones complementarias. Por un lado, debería cuidar la composición de las líneas vocales, de modo que se integren mejor en el resultado final del resto de melodías. “Cambiando El Destino” o “Condenado a Vagar” son dos ejemplos de temas en los que el plano vocal desentona o directamente choca con el conjunto del tema.

Por otro lado, la propia ejecución es mejorable. Tony Robledillo tiene un timbre potencialmente agradable, tiene indicios de potencia pero necesita modular mejor y ceñirse a una línea clara. Tiene un material con potencial, pero debe aprender a manejarlo y controlarlo mejor.

Es una lástima que este aspecto empañe el resto de balance del disco, que claramente está fabricado con mimo. Pero estos errores en el trabajo vocal suponen un defecto tan llamativo que son un torpedo en la línea de flotación del álbum. Impide disfrutar y evaluar de manera positiva un trabajo, que -objetivamente- supone un salto cualitativo respecto al debut de la banda. No obstante, el balance tiene que ser negativo. Confiemos en que BAJOPRESIÓN pueda resolver y afrontar estos defectos y cumplir con la máxima de que a la tercera va la vencida.


Discográfica: Rock Estatal

Más sobre BAJOPRESIÓN en su Facebook oficial.

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here