Crítica de CEREBRAL FIX - Disaster Of Reality

0

CEREBRAL FIX es una leyenda en el mundo del Crossover. A finales de los ochenta la banda británica de la escena prolífica de Birmingham (NAPALM DEATH, BENEDICTION, DOOM…) se desmarcó con un álbum, “Life Sucks... and Then You Die!” que desde su portada y hasta su contenido era puro Crossover al estilo de CRYPTIC SLAUGHTER, D.R.I. o C.O.C., sin embargo pasada la década se fueron hacia una especie de Thrash Groove y experimentaciones varias que aunque también dieron buenos trabajos como “Tower Of Spite”, ya no era lo mismo. Desde 2006 la banda, coincidiendo con la reedición de sus trabajos en Roadrunner por Metal Mind, decidió reformarse con tres de sus miembros originales, incluyendo al cantante Simon Forrest y a los guitarristas Gregg Fellows y Tony Warburton. Se hablaba de una continuidad discográfica pero los años pasaban y tal cosa no se producía y no se ha producido de hecho hasta 10 años después y 24 después de “Death Erótica”, su último trabajo, aparece “Disaster Of Reality”.

El proceso de grabación de este nuevo disco de CEREBRAL FIX no ha sido pacífico. Ha durado 7 meses porque, primero se fue Simon Forrest (lo cual era una pérdida importante al ser el cantante original, aunque también se incorporó Andy Baker como batería, miembro no fundador pero presente en “Tower Of Spite” y miembro de los míticos SACRILEGE). Después entró Al Osta como vocalista y otro de los miembros clásicos Steve Watson en el bajo, ambos en RAVENS CREED, pero los dos dejaron el barco en plena grabación. Así que las últimas incorporaciones fueron a la carrera, tanto el bajista Nigel Joiner como el nuevo vocalista Neil Hadden. Todo esto supongo que influyó en el resultado del disco y es que “Disaster Of Reality” pretende ser una vuelta a las raíces, una especie de eslabón perdido entre el primer disco de CEREBRAL FIX y todo lo demás y al final se ha convertido en una cosa intermedia, notable y muy disfrutable, pero, si se pudiese definir con una sola palabra, “rara”.

Viendo las duraciones de los temas aparecen cortes de 2 minutos o incluso menos y otros de más de 5 minutos (realmente solo dos). Se puede ver como CEREBRAL FIX se acerca en este sentido más al sentimiento Crossover que al groovie posterior. Eso sí, descoloca que para abrir boca utilicen un tema como “Justify” de más de seis minutos, que se mueve en el medio tiempo más cercano a “Tower Of Spite” que a “Life Sucks…”. Sin embargo lo más raro son las voces. Aunque no canta sólo Neil Hadden y también colaboran el resto de miembros de la banda, con unas voces más agresivas, el tono de Hadden es más propio del Death Metal y está bastante alejado de lo que era Simon Forrest. Esto le da un aire nuevo a CEREBRAL FIX pero también hace que uno cueste acostumbrarse a este sonido. La producción es muy honesta, muy clara y de hojalata en la batería, como se hacía en los ochenta y los temas están compuestos con pocos elementos, sin grandes retorcimientos, por lo que en ese sentido si han conseguido acercarse al pasado.

Incluso se atreven a incluir un par de versiones que son una clara apuesta por el pasado. La primera y mejor de todas obviamente el “Realities Of War” de DISCHARGE, puro Crust en donde utilizan como vocalista a Sean McCann de POLICE BASTARD. Más adelante tenemos “Dead Cities” de THE EXPLOITED, aquí con la voz de Hadden y la colaboración en los coros del resto del grupo. Hadden se atropella pero le da un aire particular a la versión y sale bien parado. En el resto del disco, los cortes más veloces acaban destacando como es el caso de “Skate Fear”, justo después de la versión de DISCHARGE y con el mismo tono o “Never Say Never Again”, uno de los dos temas que fue compuesto por Simon Forrest y que es puro Crossover, así como “Crucified World”, probablemente el mejor tema para ser escaparate del disco. No obstante y aunque los temas más groovies bajan un poco el pistón, también los hay buenos y una muestra es “Felted Cross”, con unos riffs muy rítmicos. Dejo a un lado la outro o tema oculto final que es una especie de experimento Dub que no viene mucho a cuento.

En mi opinión la reaparición de CEREBRAL FIX es algo para celebrar pero los resultados, bien sea por las circunstancias que rodearon la grabación de inestabilidad en el seno de la banda, bien sea porque no han terminado de redondear las ideas, no son tan apabullantes como en mi deseo quería tener. “Disaster Of Reality” es un buen trabajo “old school”, hecho con sentimiento y formas ochenteras por unos veteranos de la escena que se ríen de aquello de la juventud divino tesoro y hacen sentarse en el sitio a muchos rebeldes sin causa. Esperemos que no tarden otros 24 años en dar continuidad a este disco.

Raúl Ureña Salgado

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here