Crítica de CLOVEN HOOF – Who Mourns For The Morning Star

0
CLOVEN HOOF - Who Mourns For The Morning Star

Releyendo la crítica que acabo de redactar de este último trabajo de CLOVEN HOOF me doy cuenta de las veces que he tenido que buscar sinónimos de “arrollador” y de “contundente”. Los veteranos británicos, leyendas de la NWOBHM, han logrado con “Who Mourns For The Morning Star” un disco adictivo y arrasador.

El incombustible bajista Lee Payne ha conseguido reunir una formación que suena apabullantemente sin fisuras. Al ya habitual Chris Coss a la guitarra rítmica se le añade la guitarra solista de un jovencísimo y brillante Luke Hatton, la sólida batería de Danny White (ASKA) y la potentísima voz de George Call (ex OMEN, ASKA).

El álbum se abre con “Star Rider”, un tema directo y eficaz, al que es fácil imaginar abriendo un concierto. Se trata de uno de los  temas más en línea con el sonido clásico de la banda. De hecho es fácil imaginárselo como un descendiente actualizado de aquel “Rising Up” que abría su Dominator de 1987.

Otro conjunto de temas muestran una influencia clara de JUDAS PRIEST. “Time To Burn” podría encajar perfectamente en “Ram It Down” y el riff de “Song Of Orpheus” te recordará al “Deal With The Devil” de “Angel Of Retribution”, por poner dos ejemplos. Esta última canción también muestra una clara influencia, en el estribillo y el interludio de los ICED EARTH más clásicos, como ocurre también en “I Talk To The Dead”  o en “Mindmaster”.

“Neon Angels” es uno de los pilares sobre los que se construye la genialidad del álbum. Se trata de un clásico instantáneo desde el primer momento en que lo escuchas. Avanza desde una base rockera hasta registros más épicos y melódicos. De hecho, esa combinación de distintos pasajes con registros variados es una de las características constantes en los discos de CLOVEN HOOF. Así ocurre con “Morning Star”, donde ejecutan un medio tiempo en crescendo constante, con distintas partes perfectamente unidas entre sí por una línea melódica épica, contundente y con gancho.

En la final “Bannockburn” la influencia de IRON MAIDEN es más evidente. Por compararlo con un tema anterior de CLOVEN HOOF, podría pasar por una versión endurecida de “Highlander” de “A Sultan’s Ransonm”, con unos ciertos aires de GARY MOORE y THIN LIZZY.

No se puede acabar la reseña de este álbum sin alabar especialmente la versatilidad de George Call. El vocalista borda tanto los registros de los temas más agresivos y graves (“Mindmaster”, “I Talk To The Dead”) como los más clásicos y agudos como “Neon Angels” o “Go Tell The Spartans”. De hecho, incluso en “Bannockburn” se acerca al timbre del propio Bruce Dickinson.

“Who Mourns For The Morning Star” está compuesto por canciones con gancho

“Who Mourns For The Morning Star” en definitiva, nos muestra la segunda juventud de unos veteranos CLOVEN HOOF. Sin renunciar a sus señas de identidad más claras, han afilado su sonido, agudizado las influencias de JUDAS PRIEST o de ICED EARTH y consolidado una formación sólida y arrolladora. Un álbum repleto de temas brillantes, efectivos y con gancho, imprescindible para los amantes del Metal clásico. Podremos escucharlo en directo en la próxima gira de la banda, que pasará por Barcelona, Vitoria, Salamanca y Madrid en noviembre.


Discográfica: High Roller Records

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here