Crítica de CUT UP – Wherever They May Rot

0
Cut Up - Wherever They May Rot

Admitámoslo: Siempre pensamos que las bandas que nos gustan están infravaloradas. Demonios, se podría defender en un concurso de debate que hasta IRON MAIDEN y METALLICA están infravaloradas. El término es peliagudo, porque a veces lo que quieres decir es simplemente “esto grupo me encanta y no sé por qué no os encanta también a todos vosotros, cabrones“. Es así, y a partir de ahí solemos validar qué esta sobre o infravalorado en función de si hay una mayoría de opiniones en ese sentido. Pero por un lado, suerte con las búsquedas de consenso en la era internet. Y por otro, si un montón de gente dice que algo está infravalorado… ¿no deja automáticamente de estarlo? Sí, el concepto es peliagudo aunque los críticos lo usemos constantemente.

Dicho esto ahí va una banda que sí estuvo infravalorada durante sus casi tres lustros (hasta 2013 y desde la prehistoria del Metal Extremo, 1989) de existencia: VOMITORY. Se ponga quién se ponga cómo se ponga y aunque reconozca que siempre fueron una debilidad personal. Ni un disco malo y al menos cinco de ocho totales extraordinarios. O seis. Su Death Metal a caballo entre su Suecia natal y Estados Unidos era fantástico y más de la mitad del grupo y Metal Blade lo tenían también tan claro que decidieron dar cierta continuidad a la historia. A rey muerto, rey puesto. Después de VOMITORY, CUT UP. Que no es lo mismo pero se parece mucho. Lo suficiente al menos.

Tres de los cuatro miembros de CUT UP tiene pedigrí VOMITORY. También el sonido y el espíritu laborioso: dos discos en dos años, primero el correcto “Forensic Nightmares” y ahora el excelente “Wherever They May Rot”, con recuerdo en el título a aquella canción (“Wherever I May Roam”) de aquel disco negro que nunca sabré si fue el último bueno o el primero malo de METALLICA. Cuando salió, y durante algunos años más pensé lo segundo. Luego el propio grupo remodeló a conciencia su concepto de disco malo. Luego lo remodeló todavía más. Y luego grabó “Lulu”.

 

El sonido de CUT UP, aquí quería llegar, tiene mucho de VOMITORY y mucho de una tradición Death Metal muy transversal: de Estocolmo a CARCASS, CANNIBAL CORPSE o EXHUMED. De DEMONICAL a KRISIUN, de GRAVE a DIVINE EMPIRE. Algo sabroso y aplastante al estilo de lo que están haciendo, por ejemplo (y también algo infravalorados), los checos BRUTALLY DECEASED. Así que no es desde luego una propuesta original pero es que no tiene por qué serlo para suponer una escucha fantástica. La originalidad como valor en sí mismo es importante en las industrias culturales. Como único valor desprovisto de todo fondo, no lo es. Como crítico y aficionado, rebusco en los lugares más recónditos del Metal Extremo para catar todos sus filos, límites y aromas. Pero jamás dejaré de disfrutar de 38 minutos de frenético regreso a casa como los que ofrece “Wherever They May Rot”. O eso espero. Somos heavies. Escuchamos Metal, bebemos cerveza, hablamos de cosas raras y venimos de unos lejanos tiempos en los que no le dábamos tantas vueltas a las cosas porque podíamos pasarnos un día entero escuchando “Strike Of The Beast” sin parar. Demonios, todavía me puedo pasar un día entero escuchando “Strike Of The Beast” sin parar. Y bebiendo cerveza. Sin parar.

“Wherever They May Rot”, el lado divertido del Death Metal

Con un sonido trabajado, actual y abierto a oídos no muy habituados, CUT UP ofrece una descarga de Death Metal extremadamente divertida y fácil de digerir (todo dicho en el mejor de los sentidos), sin freno con sus ritmos entre la old school y el Brutal Death, con melodías y grooves crujientes entre un montón de riffs depurados de aquel momento clave en la historia del Metal (y en la historia de la humanidad) en que el Thrash derivó en Death Metal. Esto es cuestión de adrenalina, no de reflexiones sesudas, y así queda claro en himnos como “From Ear To Ear”, “Necrophobic Madness”, “Wherever They May Rot”, “Psychosurgery”…

Uno tiene la certeza de que estos músicos, con tanto bagaje encima, tienen la fórmula perfectamente perfeccionada. Pero “Wherever They May Rot” transmite además que les sigue apasionando hacer lo que hacen. Este no es un trabajo que tengas que escuchar para saber por dónde avanza el Metal Extremo, es uno al que volverás unas cuantas veces para echar un buen rato recordando por dónde ha avanzado durante los últimos quince años. En mi caso, un muy buen rato. Vaya que sí.


Discográfica: Metal Blade Records

Reseña Panorama
Nota
8
Compartir
Artículo anteriorNuevo disco de AMORPHIS en 2018
Artículo siguienteTIERRA SANTA: Portada y detalles de “Quinto Elemento”
De la vieja guardia a base de cumplir años, y ya van suficientes como para que cumplirlos sea una putada. Me gano la vida escribiendo y llevo más de un cuarto de siglo escuchando Metal. La gran constante de una vida que me paso intentando cumplir aquello de que hay que ser de los buenos porque ya hay demasiados de los malos en el mundo.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here