Crítica de CYHRA – Letters To Myself

0
Cyhra - Letters To Myself

Quizá el tener a los ex IN FLAMES Jesper Strömblad y Peter Iwers en sus filas ha condicionado en parte la acogida de CYHRA. Pero desde luego, con su debut “Letters To Myself” los suecos dejan una cosa bien clara: No tocan Death Metal Melódico. Y es que la nueva formación transita en otras claves musicales difíciles de concretar, aproximándose al Modern Metal, a las que el cantante Jake E (al que hemos entrevistado con motivo de este lanzamiento) ha imprimido mucho sentimiento.

Nada de voces agresivas, ni nada de Melodeath de Gotemburgo, excepto la fantástica melodía que reina en el primer corte del álbum, “Karma”, y que a muchos traerá bonitos recuerdos. Excelente carta de presentación junto a sus dos inmediatos compañeros “Heartrage” y “Here To Save You”. Este inicio de disco es brutal, e impacta especialmente la cálida voz de Jake, cómodo de nuevo como protagonista, lejos de AMARANTHE, firmando unos estribillos que irremediablemente calan en el oyente, especialmente en estas dos canciones.

Otra de las claves de CYHRA está precisamente en las letras, muy personales -cuya lectura es de lo más recomendable-, como ya indica el título “Letters To Myself”, y que reflejan estados de desánimo que buscan constantemente una luz que indique el camino de la salvación. De ahí que el álbum tenga momentos más sombríos -en los que también pesa el pasado de Jesper y su lucha contra el alcohol y la depresión- y contrasten con el brillo optimista que otorga Jake, concretados en la belleza de las líneas vocales de “Heartrage” y “Here To Save You”.

A partir de aquí se podría decir que CYHRA se calma, y muestra de ello son cortes como “Muted Life” o el delicado medio tiempo “Closure”, roto por las guitarras a rebufo de los IN FLAMES de hace no mucho que suenan en “Letter To Myself” y su estribillo con gancho. No obstante, un aura de tranquilidad sigue presidiendo el álbum con “Dark Clarity”, la cosa se suaviza y sigue así durante el resto de temas, en los que también van apareciendo aquí y allí los arreglos electrónicos, nada abusivos, dando algo de viveza.

“Letters To Myself”, un poco falto de fuerza

De entre lo que queda, las líneas vocales de “Holding Your Breath” y “Black Wings” es lo más vivo de unos temas un poco desangelados en cuanto a poder instrumental. No llegan a alcanzar el potencial de los tres primeros cortes de “Letters To Myself”, aparentemente colocados con toda la intención del mundo en la parrilla de salida. Por eso canciones como “Rescue Ride”, a pesar del impulso que le dan los coros, o la balada “Inside A Lullaby” saben a muy poco, por no hablar de la despedida “Dead To Me”, en el que el piano y las guitarras acústicas tienen su cuota de protagonismo.

En cualquier caso, si nos libramos de cualquier prejuicio -algo indispensable para acometer su escucha-, el debut de CYHRA es disfrutable, y más profundo e intimista de lo que podría parecer en un principio. Quizá una vez la formación se asiente nos ofrezca un segundo disco más vibrante. Los mimbres están ahí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here