Crítica de PRIMAL FEAR - Rulebreaker

0

Cortado por el mismo patrón que otros trabajos de los alemanes, su decimoprimer trabajo de estudio es más de lo mismo y no rompe ninguna de sus propias reglas. Y tampoco nadie va a pedir otra cosa, lo que han grabado es lo que deseamos todos los que disfrutamos de su estilo.

Lo mejor de todo es que dentro de la poca libertad de movimiento que deja su propia identidad, han sabido ser frescos en muchas canciones. Esto incluye al single, primer tema del disco y videoclip promocional, “Angels Of Mercy”, donde otra vez se ha empleado el recurso de mujeres ligeras de ropa, que recuerdo PRIMAL FEAR utilizó anteriormente.

Desde luego han ido por la vía fácil en el orden de las canciones, colocando justo después otra pieza muy atractiva por la manera de afrontar los estribillos, “The End Is Near”, con Ralf Scheepers dejando algún agudo perdido que hará las delicias de sus seguidores. También son bastante pegadizas “Bullets And Tears”, “Rulebreaker” y la directa en sonido y contenido “In Metal We Trust”, pura convicción en el Heavy Metal.

Como viene siendo habitual, hay un tema largo en el disco. Once minutos de desarrollo en “We Walk Without Fear”, canción cargada de arreglos y muy buenas melodías, intensa y como se espera de una pieza de tanta duración, repleta de distintos ambientes. Una de las mejores del disco, sin duda. Detrás, la segunda mitad del disco. Decae un poco, aunque aún mantiene buenos temas como “At War With The World” o un trallazo sin paliativos como “Constant Heart”, sin desdeñar la balada “The Sky Is Burning”.

La homogeneidad de estilo de PRIMAL FEAR se ha seguido en este álbum, no saliéndose ni un centímetro del patrón que vienen marcando. En ocasiones anteriores vimos pequeñas variaciones y reinvenciones, pero este es un trabajo muy típico de Sinner y Scheepers.

La única cosa que me resulta extraña en PRIMAL FEAR a día de hoy, después de tanto tiempo bajo un esquema clásico de hacer las cosas y de sonar, es el mantener tres guitarristas en la formación. No he visto a la banda en directo desde hace ya varios años, y no sé si eso les aporta algo en vivo, o en estudio, pero si a ellos les funciona, pues adelante.

Quizá la visión combinada de cómo tocar por parte de Beyrodt, Karlsson y el más veterano Naumann sea productiva a nivel compositivo. Mientras todo lo que venga sea como “Rulebreaker”, que todo siga igual.

Carlos Herrero

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here