Crítica de DIMMU BORGIR – Eonian

0
Dimmu Borgir - Eonian

El hype devora todo. Las expectativas, un yugo del que en muchas ocasiones no podemos liberarnos, hacen que el público espere con ansia ciertos discos. “Eonian” de DIMMU BORGIR es uno de ellos, y lo es porque tras ocho años sin editar álbumes de estudio -sólo con el DVD “Forces Of The Northern Light” para matar el hambre-, la banda noruega volvía a la carga, no sin haber deslizado decenas de píldoras que no hacían más que acrecentar las ganas por escuchar su nueva obra. Tras un decepcionante “Abrahadabra”, todo parecía indicar que el tiempo que había transcurrido entre ambos trabajos habría hecho aflorar de nuevo la creatividad del grupo de Black Metal Sinfónico pero, más bien al contrario, ha acentuado algunos vicios.

Ya el single, “Interdimensional Summit”, fue un jarro de agua fría que dejó muchas dudas, confirmadas una vez escuchado el disco. Los riffs y teclados de DIMMU BORGIR suenan a NIGHTWISH en el que posiblemente sea el tema más blando de la historia de la banda, con una estructura de corta-pega que no llega a fluir con naturalidad. Eso sí, hay que admitir que se adhiere como una lapa; en ese sentido, objetivo conseguido por parte de los noruegos.

En cambio, “Council Of Wolves And Snakes” aporta cierta novedad, gracias a su especie de rito chamanístico. Sagrath, Silenoz y Galder salen de su zona de confort con este tema, que plantea también un par de tenebrosas secciones con serpenteantes riffs. No obstante, como pasa en otros cortes, los coros -que en el pasado sonaron aceptablemente en un tema como “Dimmu Borgir”- en esta obra se disparan hasta el abuso, sonando en cada momento posible, como si la banda quisiera aprovechar al máximo la barra libre de la Schola Cantorum. Ocurre también en una pieza como “The Unveiling”, en la que interrumpen el devenir industrial y cañero del tema, cortando el progreso de la canción con una presencia forzada. Ni hablar de la ausencia de un elemento empleado con acierto en el pasado como las voces limpias, con las que ICS Vortex nos deleitó en su día. Una reliquia del pasado, apartada totalmente por los coros.

Uno puede llegar a sonreír cuando escucha la aproximación a un sonido más black metalero, como en “I Am Sovereign” o “Archaic Correspondence” pero todo se queda corto y no epata en ningún momento. “Alpha Aeon Omega” comienza espectacular pero los coros suavizan en extremo el corte, y es que otro de los problemas de “Eonian” es esa melosidad: no hay malignidad en la música, algo que deberíamos exigir a una banda de Black Metal por mucho Metal Sinfónico que haya por medio. La pieza instrumental de cinco minutos que despide el álbum, “Rite Of Passage”, no aporta nada al disco, salvo las ganas de dejar de escucharlo.

“Eonian”, un disco sin garra

“Eonian” carece de fuerza, las canciones pegan saltos sin transición entre sus partes -con todo, hay que resaltar lo pegadizo de algunos temas- y su minúscula capacidad para sorprender llega a molestar. No ofrece algo fresco, ni retoma lo añejo, ni hay nada con lo que DIMMU BORGIR pueda dar un puñetazo encima de la mesa y decir “¡aquí estoy yo!”, lo que no deja de ser triste tras ocho largos años de ausencia discográfica. El insustancial resultado, por mucho que estemos atados por las malditas expectativas, no es culpa de ellas.


Discográfica: Nuclear Blast

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here