Crítica de DRY RIVER – 2038

1
DRY RIVER 2038

Brutal. Sencillamente brutal. Y no lo digo porque sea el disco más agresivo y contundente del mundo, sino porque la calidad que atesora en cada uno de sus cortes raya la perfección.El grupo castellonense DRY RIVER lanza “2038”, su tercer disco, un álbum en donde muestran todo lo aprendido en el camino (que no es poco) regalándonos 10 temas que instrumentalmente podían haber sido firmado perfectamente por DREAM THEATER, SPOCK´S BEARD o PALLAS. Elegancia hecha música.

Lo primero que destaca en esta obra es la exquisita producción, muy pulida y equilibrada, algo realmente complicado si tenemos en cuenta la cantidad de detalles y matices que se aprecian en cada tema.

“2038” es un disco juguetón y pillo que incita a bailar, a moverte, a sentir la música por los cuatro costados. La labor vocal de Ángel Belinchón ayuda mucho con su tono cálido y elegante pero no exento de energía  mientras que el resto de la banda da forma a temazos como “Rómpelo”, “Perder El Norte” o “ Me Va A Faltar El Aire”.

Como si volviésemos a los 80’, “2038” se abre con “Perder El Norte”, un corte que mezcla a la perfección las influencias de bandas como JOURNEY o SPOCK´S BEARD. No falta energía a una canción pegadiza llena de arreglos tanto vocales como instrumentales.

“Fundido A Negro” combina con gran acierto las influencias más británicas de combos como QUEEN o MUSE con ese toque más dramático y progresivo de otras formaciones como DREAM THEATER. Especial atención merece el mimetismo entre orquestación y banda puramente rockera, que arropa y sirve de apoyo a un Ángel inconmensurable al micro.

Dejando atrás el toque más grandilocuente y solemne, “Rómpelo” se destapa como el tema más pegadizo de todo el redondo y el que más nos hará movernos. Reminiscencias jazzeras, aires funkies y hasta Metal Progresivo se entrelazan con una naturalidad pasmosa demostrando que, en este país, pocas bandas tienen la madurez musical que DRY RIVER posee. Alucinante.

Creo que uno de una de las grandes bazas del Rock y el Metal siempre han sido las baladas. El contraste entre una instrumentación potente y unas melodías delicadas y llenas de sentimiento es algo que siempre caracterizará nuestra música. Con “Me Va A Faltar El Aire”, DRY RIVER nos trae un ejemplo de cómo se debe hacer una balada para que se convierta en una canción totalmente atemporal. Exquisita, no sólo por lo bien compuesta que está o lo delicado de su interpretación, sino por esa habilidad mostrada para entrelazar unas guitarras preciosistas con la orquestación.

El toque desenfadado y fiestero lo pone “Me Pone A Cien”, un temazo alegre y muy irónico en su letra, dedicado a aquellas bandas más centradas en hacer dinero o demostrar lo bien que tocan que en transmitir aquello en lo que realmente creen. Genial.

“Camino” es un bastardo de los MUSE más sinfónicos con DREAM THEATER, en donde el puente y los devaneos pseudo electrónicos nos trae a la mente a los británicos mientras que las guitarras y  la estructura del tema nos acerca a los americanos.

Disminuyendo las revoluciones, “Al Otro Lado” se erige no sólo como uno de los mejores temas del álbum, sino también como una gran balada bluesera elegante y sentida como he escuchado en pocas ocasiones, apoyándose en los coros de Estefanía y Sandy para darle aún más empaque y delicadeza.

Alejándonos de la grandilocuencia de cortes anteriores, “Cautivos” nos muestra una faceta mucho más desenfada y positivista en un tema casi country.

DRY RIVER hace un ejercicio de elegancia y Rock Progresivo en “2038”

La joya de la corona y en donde se muestran todas y cada una de las influencias que la banda atesora es “Peán”, tema progresivo y muy completo, en el cual lo mismo te parece estar escuchando a GENESIS, que a PINK FLOYD o DREAM THEATER. Mil cambios, transiciones perfectamente empastadas y melodías grandilocuentes coronan un tema perfecto para los amantes del Rock Progresivo.

Cerrando la obra, “Con La Música A Otra Parte” se destapa como un tema desenfadado y macarra ideal como colofón final a uno de los mejores discos nacionales que he escuchado en mucho, mucho tiempo.

Cualquiera que me conozca sabrá que las vertientes que más me gustan son las extremas, pero cuando uno se topa con una obra de tamaña categoría no queda más que quitarse el sombrero y caer rendido a sus pies. “2038″ lo tiene absolutamente todo: auténticos himnos, baladas inolvidables, temas elegantes… sin palabras.


Discográfica: Rock Estatal Records

Madness Live!

1 Comentario

  1. Una banda totalmente recomendable. Tienen algo muy especial que espero les ayude a hacerse un nombre en el mundo del rock progresivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here