Crítica de GAMA BOMB – Speed Between The Lines

0
Gama Bomb Speed Between The Lines

“El regreso de los thrashers gamberros”. Este bien podría ser el título de una rocambolesca película de serie B producida por la Troma en la década de los 80. Sin embargo, es tan solo el titular que intenta captar tu atención anunciando alto y claro que GAMA BOMB está de vuelta con “Speed Between The Lines”, su sexto retoño. Se trata de otra criatura deforme más que se suma a esta monstruosa familia y con la que, una vez más, los irlandeses vuelven a hacer gala de su fervor por la cultura Pop de los años ochenta. Terror, fanzines, SyFy y Heavy Metal: su pan de cada día.

En anteriores obras, estos cinco británicos con cara de pasar sus horas muertas en tascas de pueblo consumiendo pintas de cerveza nos dejaron descarados guiños y simpáticos tributos a películas como “Robocop” o “Posesión Infernal”. En el presente disco vuelven a dejar constancia de ese fanatismo retro. De primeras, no tenemos más que echar un vistazo a la portada del compacto, cuyo diseño (un robot plateado en pleno movimiento) recuerda escandalosamente al de la ilustración que nos dejaron los hardrockeros americanos AUTOGRAPH en “That’s The Stuff” a mediados de los 80. Compara y verás, casi parece una prolongación iconográfica de aquel trabajo.

 ¿Qué nos ofrece GAMA BOMB en su última producción? Pues, básica y llanamente, lo que nos viene ofreciendo desde “Citizen Brain”. Aquel fue su segundo trabajo en estudio, editado hace una década y con el que la banda dio un salto cualitativo con respecto a su debut. Logró además meter la cabeza en el universo de las discográficas de renombre, por aquel entonces Earache Records y, unos años después, AFM Records. Con ese sello continúa el quinteto.

Se podría decir que a lo largo de estos últimos cinco compactos apenas ha habido novedad meramente musical en GAMA BOMB. Hablamos de Speed-Thrash con fuertes ramalazos heavies propiciados por la voz melódica de Philly Byrne, cada vez más y mejor vocalista, y todo ello bajo un manto de diversión y de actitud juerguista que tanto las letras de los temas como la naturaleza de las canciones en sí evidencian de un modo cristalino.

GAMA BOMB guiña el ojo al Metal clásico en “Speed Between The Lines”

Como si de cromos se tratasen, podríamos mezclar y cambiar los temas de la citada tirada de discos editados por GAMA BOMB, excluyendo tan solo su debut, y difícilmente notaríamos la diferencia. Un sonido prácticamente calcado y una mecánica compositiva escrupulosamente continuista de un trabajo a otro. Si acaso, se podría subrayar que desde “The Terror Tapes”, Byrne se despacha con algunas líneas vocales ‘más cantadas’. También ha mejorado y variado su juego de voces, aportando sus propios matices, en los que han ido ganando presencia los fraseos más ligados al Metal clásico. No ha perdido aún así ese estilo festivo primigenio y puramente Crossover del voceras. Todo esto se aprecia en la inicial “Give Me Leather”, donde Byrne, en un momento dado, parece querer homenajear algunas líneas vocales que Halford nos dejó en el imperecedero “Hell Bent For Leather” de JUDAS PRIEST.

Misma sensación me produce “666Teen”, en cuya letra, por cierto, se menciona a los de Birmingham. Eso sí, la pieza que se lleva la palma en lo que a progresos de melodías vocales se refiere e inclusiones en el Heavy Metal clásico es “Bring Out The Monster”. Su mezcla de contundencia y de estribillos adictivos casi llega a enfrascarme en el universo musical de esos JUDAS noventeros. Asimismo, “Stay Rotten” también acolcha tanta velocidad desbocada en un estribillo que, tras su segunda irrupción, ya está anclado en tu cabeza.

Desde luego, no se puede decir que la formación irlandesa sea el típico grupo al que le guste explorar, reinventarse como artistas e innovar con cada lanzamiento. La pregunta es: ¿Lo necesitan? Yo diría que no. De momento, su estacionamiento funciona. Primero: porque GAMA BOMB no parece tener como objetivo crear obras redondas que deban ser analizadas con riguroso detenimiento y recordadas con el paso del tiempo. Segundo: porque la banda logra construir todo un universo de diversión trasnochada y etílica con cada trabajo, y en este último, incluso, ese concepto y sello, cada vez más personal, de Heavy-Speed-Thrash se proyecta perfectamente afianzado.


Discografica: AFM Records

 

Reseña Panorama
Nota
7
Compartir
Artículo anteriorOzzy ha sido hospitalizado por complicaciones de su gripe
Artículo siguienteCrítica de DEMONIK – Rise From Chaos
Licenciado en Comunicación y redactor en varias webs especializadas en Rock y Metal desde hace más de una década, plataformas que me han servido, al igual que el actualmente aparcado mundo radiofónico, para darle rienda suelta a mi creatividad enfocada a una de mis grandes pasiones: la música. A su vez, soy un gran entusiasta del cine en todas sus vertientes, especialmente en la rama dedicada al terror, fantasía y ciencia-ficción.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here