Crítica de HAEMORRHAGE – We Are The Gore

0
HAEMORRHAGE - We Are The Gore
Leyenda

Convengamos que HAEMORRHAGE son unos enfermos pero son NUESTROS enfermos. “We Are The Gore” es ya el séptimo disco, y el tercero con Relapse, de esta leyenda de Coslada… y del Goregrind europeo. Porque sí, este es otro de esos extraordinarios grupos de Metal Extremo que tenemos en nuestro país y que son básicamente un producto de exportación porque no se les hace aquí el caso que merecen. Siempre ha sido así con nuestra escena underground, así que no podía ser menos con este puñado de sádicos amantes de las enfermedades infecciosas que llevan en el negocio de lo Gore más de un cuarto de siglo.

Sí, más tiempo que ABORTED o IMPALED, casi el mismo que EXHUMED y no mucho menos que GENERAL SURGERY. Más o menos desde que CARCASS andaba editando “Necroticism”. HAEMORRHAGE es una leyenda en lo suyo y su guitarrista Ana lleva en activo tanto como cualquier mujer vinculada al Metal Extremo que no se llame Jo Bench (como se os echa de menos, por cierto, BOLT THROWER). Pero en España nos damos más bien poco por enterados. No vaya a ser.

Hecha la reivindicación, que por otra parte he hecho mil veces más por desahogo que otra cosa, vamos al grano: “We Are The Gore” es un disco fantástico, poco más de media hora de diversión bruta y enfermiza. Desatada: en la mejor versión de estos HAEMORRHAGE ya perfectamente maduros y asentados. Y en línea de sus dos excelentes predecesores con Relapse, “Apology For Pathology” y “Hospital Carnage”, una etapa de ya más de una década en la que el grupo ha mantenido intactas sus constantes vitales pero ha dado zancadas enormes en cuanto a producción y sonido y ha sabido evolucionar lo justo para mantener intacta su relevancia 22 años después de aquel (en 1995) tan inolvidable como casi inaudible split con EXHUMED y de “Emetic Cult”, un primer disco que fue un referente en los primeros pasos del Goregrind surgido al calor de los dos primeros discos de CARCASS.

Siempre intenta uno no recurrir mucho a la leyenda inglesa cuando habla de sus alumnos más aventajados, pero es que en realidad resulta muy cómodo: digamos que este nuevo disco tiene menos de “Reek Of Putrefaction” y más, mucho más, de “Necroticism”, y que HAEMORRHAGE ha asentado su sonido en esa etapa sin acercarse a los terrenos de “Swansong”. No hace falta llamar a la policía de la pureza estilística pero es obvio que el grupo ha avanzado mucho en la última década: una producción orgánica pero impoluta y unas melodías que aparecen y desaparecen junto a solos cada vez más heavies hacen que este disco culmine el camino de los anteriores y sea, con diferencia, el más accesible de su carrera. No en un mal sentido: esto sigue siendo Grind Death de temática Gore y por lo tanto lleno de vísceras, cirujanos locos y unos ritmos sucios que entroncan escuelas clásicas y modernas del Grindcore con Death, Thrash, Death’n’Roll… Las líneas vocales son lo suficientemente viciosas y los grooves lo suficientemente masivos. Así que en muchos aspectos aquí tenemos, y creo que no exagero, a HAEMORRHAGE en la mejor versión de toda su tremendamente respetable trayectoria.

“We Are The Gore” mantiene el humor y el aroma a casquería

Que la producción alcance un nuevo estándar no significa que las guitarras no corten al más mínimo contacto ni que la batería suene mecanizada. El aroma a casquería de vieja escuela recorre un disco al que tampoco le falta el humor, macabro y perverso pero humor, que no puede faltar en este estilo: de la invitación a sentarse a la mesa de la frenética “Gore Gourmet” al homenaje de la inicial (y pletórica) “Nauseating Employments” a todas aquellas profesiones que nadie parece querer llevar a cabo pero de las que alguien se termina ocupando, de los quirófanos a las morgues. Y con pequeña sorpresa: unas risas a costa de aquel “We Are The World” de los ochenta al final del disco y después de unos segundos de silencio.

Con himnos como la rockera “We Are The Gore” y la groovie “Miss Phlebotomy” y odas salvajes y desatadas al riff primario y violento como “The Cremator’s Song” o “Medical Maniacs” este disco es un exceso brutal y divertidísimo, un trabajo impecable de un grupo que está entre los mejores del mundo en lo suyo, camino ya de las tres décadas de vida. HAEMORRHAGE cumple con lo que se espera de ellos porque supongo que a estas alturas de la película (de terror Gore, por supuesto) nadie saldrá con que si falta originalidad, con que si esto ya se ha hecho antes y con que si la abuela de Bill Steer fuma. Hay ciertos grupos que se han ganado una posición muy por encima de esos debates, así que cuando uno se hace con un disco de HAEMORRHAGE en 2017 es para escuchar exactamente algo tan bueno y tan suyo como “We Are The Gore”. Y punto.


Discográfica: Relapse Records

Más información sobre en su Facebook.

Reseña Panorama
Nota
8.5
Compartir
Artículo anteriorARKONA: Vídeo de “V Pogonie Za Beloj Ten’yu”
Artículo siguienteCrítica de MOONSPELL – 1755
De la vieja guardia a base de cumplir años, y ya van suficientes como para que cumplirlos sea una putada. Me gano la vida escribiendo y llevo más de un cuarto de siglo escuchando Metal. La gran constante de una vida que me paso intentando cumplir aquello de que hay que ser de los buenos porque ya hay demasiados de los malos en el mundo.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here