Crítica de HAMMERFALL - Built To Last

0

HAMMERFALL viene de un reencuentro con el sonido de sus primeros años, algo que nunca perdió por completo, pero que retomó de manera más evidente en “(r)Evolution”. Con este “Built To Last” los suecos han seguido una senda parecida, aunque alto tortuosa, y es que aún hay algo de polvo en el ambiente tras la marcha de Anders Johansson del grupo.

Los restantes músicos de HAMMERFALL pusieron a Anders en no muy buen lugar tras anunciar la inesperada marcha del mayor de los hermanísimos Johansson. Ahora  la banda afronta una nueva época con David Wallin sentado tras los parches. La marcha, además de sorpresiva, tampoco ha sido explicada, probablemente solo sea hartazgo tras muchos años de giras y exigencias propias de un grupo con esta relevancia, pero Anders se fue y sin avisar al resto de miembros. El carisma que tenía Anders no sé si lo podrá reemplazar Wallin, pero para tocar tiene calidad más que suficiente.

Bueno, ¿y qué podía esperarse del décimo disco de HAMMERFALL? Realmente, poca novedad. Básicamente se ha mantenido el esquema habitual, aunque con un puntito de frescura por debajo de lo requerido. No se solicitaba una reinvención del grupo, y menos aún tras el magnífico resultado de su previo trabajo, en el que se rebuscaba precisamente en ese baúl de finales de los 90, pero  esperaba sí composiciones con más gancho.

El álbum empieza con una canción muy directa y rockera, “Bring It”, luego le siguen dos que están en una onda más clásica para el grupo, como el machacón “Hammer High” y “The Sacred Vow”, probablemente la mejor del disco, donde la marca de la casa y ese sabor a los primeros años es más que palpable, especialmente con esos coros. El tono épico y de Power Metal se mantiene en “Dethrone And Defy”, con una letra y estribillos del medievo fantástico más típico de los suecos.

La balada “Twilight Princess” es bastante insulsa y es que a estas alturas llegar al nivel de composiciones gloriosas (nunca mejor dicho) como “Glory To The Brave”, “Remember Yesterday”, “The Fallen One” o, si me apuráis, “Always Will Be”, es imposible. Parece que la han metido por obligación, ese “decreto” que dice que todos los discos de Heavy Metal tienen que llevar una balada… Bueno, aquí cumple con su papel, pero nos olvidaremos pronto de ella.

Se levanta de nuevo el martillo en “Stormbreaker”, otra vez con el tema de los cruzados, etc., por bandera. Buen tema, cargado de esas baterías frenéticas y melodías de guitarra evocadoras de fantasía y espada. La dureza del acero y la persistencia, el no rendirse, están en “Built To Last”, que da título al disco, otro tema tozudo por significado y por la propia construcción del mismo.

“The Star Of Home” es un tema ágil y rematado con buenos estribillos, aunque le sigue algo mejor, los riffs rockeros de “New Breed”. Se trata de una muy buena canción, capaz de moverse desde un sonido elemental y festivo, influenciado por el sonido de ACCEPT, hacia la épica de espadas y la lucha y defensa del Heavy Metal por parte de las viejas y nuevas generaciones. Puede ser uno de los que tomen sitio en sus sets para el directo.

“Second To None” es el broche final para un disco cargado de los ingredientes habituales de los suecos: buenos estribillos, un trabajo de guitarras solista y rítmico perfecto y un Joacim Cans que sigue cantando de maravilla. En líneas generales “Built To Last” es un buen álbum de HAMMERFALL, pero que me ha dejado un poco frío respecto al previo trabajo, y es era tan bueno que ahora era imposible colmar las expectativas.

Carlos Herrero

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here