Crítica de KISSIN’ DYNAMITE – Ecstasy

0
KISSIN DYNAMITE - Ecstasy

“Ecstasy” confirma el decidido giro de KISSIN’ DYNAMITE hacia el Hard Rock. Poco queda en él de los elementos de Heavy Metal clásico de sus primeros discos. Pero esta transición ha valido la pena: llega con una seria dosis de temazos melódicos, enérgicos, divertidos y bailables. La banda liderada por el vocalista Hannes Braun muestra su mejor estado de forma desde aquel “Addicted To Metal”.

Los germanos ya han demostrado en sus anteriores cinco trabajos un don para las composiciones memorables y pegadizas. En ocasiones están más inspirados y en otras abusan de los temas de relleno, pero en ninguna entrega ha faltado una canción brillante como “Money, Sex And Power”, “DNA” o “Hashtag Your life”. Y en “Ecstasy” todas las canciones, o prácticamente todas, son brillantes.

El disco se abre con “I’ve Got The Fire”, un tema que suena a los los DEF LEPPARD del “Adrenalize”, con una dosis extra de potencia y que anuncia la energía y melodía que impregnan el trabajo. La sombra de los británicos vuelve a asomarse en la canción que da nombre al álbum y en “Wild Wind” quienes vienen a la mente son BON JOVI.

Junto a esta vertiente anglosajona, el álbum también incluye una clara influencia escandinava. Cortes como los melódicos “You’re Not Alone” o “Superhuman” podrían estar firmados por THE POODLES o los últimos TREAT. Otro grupo de temas, por el contrario están más basados en el ritmo como son “Placebo”, construido sobre una base casi de música dance, o la tribal “Breaking The Silence”.

“Waging War”, uno de los temas mejor conseguidos del disco, bebe de los suecos HEAT. Es un tema que tiene todos los números para provocar delirios y avalanchas en los directos de la banda (podremos comprobarlo en su gira con POWERWOLF y AMARANTHE). Tiene un estribillo memorizable desde el primer segundo, una base rítmica apabullante y una melodía absolutamente coreable.

En otras ocasiones, sin perder esa onda feliz y marcadamente melódica, se acercan más a los registros sleaze, gamberros y macarras de HARDCORE SUPERSTAR o CRAZY LIXX, como ocurre en la contundente “Somebody Got To Do It” o la felicísima “No Time To Wonder”, cuya principal baza es el coro “hooligan” que da la contestación a la voz de Hannes.

Una de las señas de identidad del grupo es una leve influencia superficial de la música electrónica, que en “Ecstasy” se aprecia en la base de “Placebo” y en los teclados de “One More Time”. Quizá por esta influencia, en ocasiones las guitarras suenan un poco artificiales, lo que se convierte en uno de los pocos defectos que puedo señalar del disco.

Como buen disco de Hard Rock, no le faltan las inevitables baladas. “Still Around” funciona como ejemplo de power ballad mientas que “Heart Of Stone” es un tema casi acústico. Probablemente sean de las composiciones más flojas del disco, ya que son baladas sin especial atractivo ni trascendencia. El grupo funciona mejor en su vertiente festiva y divertida que cuando se pone profundo y trascendental.

KISSIN’ DYNAMITE te incita a cantar con “Ecstasy”

En definitiva, no puedo parar de recomendar este “Ecstasy” a los fans del Hard Rock. Es un disco divertido, muy positivo e ideal para levantar el ánimo. Sin darte cuenta te verás moviendo los pies, canturreando los estribillos y con una sonrisilla de felicidad. Poco más se le puede pedir al género.


Discográfica: Metal Blade

 

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here