Crítica de LABYRINTH – “Architecture Of A God”

0
Labyrinth Architecture Of A God

Cuando LABYRINTH anunció cerca de 2012 que preparaba nuevo trabajo tras su excelente “Return to Heaven Denied Part II: A Midnight Autumn´s Dream” (2010) nada hacía presagiar el tortuoso camino que dicho lanzamiento iba a recorrer hasta ver la luz cinco años después, en 2017, con el grupo ya fuera de actividad.

Recién publicado su “RTHD II” y con el regreso de Olaf Thorsen a la formación todo apuntaba a una nueva y productiva etapa; pero angustiosos silencios, la dedicación plena de Roberto Tiranti a la música (teatro y espectáculos de televisión), pruebas con un nuevo cantante y cambios tal vez provocados por el largo tiempo de espera dejaron este proyecto aparcado en un triste letargo.

Una propuesta de reunión para un show especial por parte de Frontiers Music propició que las ganas por recuperar y/o preparar ese nuevo material surgiesen de nuevo y de ahí hasta este “Architecture Of A God” hay apenas unos pocos pasos: calibrar la formación, reforzar con nuevas incorporaciones que pudiesen asumir el reto y liarse la manta a la cabeza.

Thorsen y Cantarelli parecen haber sido paridos para tocar en sintonía. Cuando componen y trabajan juntos todo adquiere en sus temas un toque mágico y poweroso. No renuncian a todo lo aprendido con los años en sus respectivas carreras, pero el sonido que logran juntos es inconfundible: “Architecture Of A God” es, si hace falta decirlo, puro LABYRINTH, deudor de sus dos “RTHD” con elementos de la etapa sin Thorsen (de 2003 a 2007, una etapa meritoria con tres discos bien diferentes y arriesgados) y con algo que el guitarrista se trae de sus VISION DIVINE (no en vano, una de las incorporaciones es el teclista de este grupo, Oleg Smirnoff); sí. “AoaG” es puro Power Metal, autoproducido además, con valientes composiciones y estupendas melodías.

No hay nada que sobre en este trabajo de estudio, todos sus riffs están medidos al milímetro, durando lo justo para dejar con ganas de más, arpegios y fraseos parecen brotar de manera natural en cada compás y las líneas vocales van un paso más allá; tal vez porque Tiranti nunca se encasilló y gracias a ello nos deja perlas en cada uno de los cortes.

LABYRINTH no renuncia a las programaciones y teclados que les hizo famosos (en algunos temas es imposible no pensar en el seminal “No Limits”, 1996) estado esta tarea, como hemos comentado, sobre los hombros del teclista de su otra formación hermana. La base rítmica es en este trabajo rotunda. El bajo no es una tercera guitarra como ha podido suceder en muchas ocasiones con otros grupos de semejante estilo, en “Architecture Of A God” posee identidad propia en unas líneas que, como en el tema homónimo del trabajo, revientan gracias al trabajo de Nik Mazzucconi, apoyado todo el conjunto en una demoledora batería a cargo de John Macaluso (TNT, RIOT), otra de las nuevas incorporaciones que aportan vitalidad y contundencia.

El viaje que propone este “Architecture Of A God” es, como decimos, intenso y onírico; desde la espectacular intro con programaciones de “Bullets” (la versión en vídeo omite esta parte) junto a su trepidante duelo de dos guitarras y teclado del segmento final, pasando por las siguientes “Still Alive” y “Take On My Legacy”, que sirven de perfecto tríptico de inicio. “A New Dream” y “Some Says” pueden ser sucesoras directas de algunos de los mejores cortes de su “RTHD II”, o “Children”, que sin duda desde su “Fell”, (“RTHD”, 1998) es el mejor corte instrumental que han compuesto los italianos.

Hay lugar para los medios tiempos donde Tiranti se luce, como “Those Days”, y aunque no cierra con un tema espídico como manda la tradición, tenemos en uno de sus últimos cortes, “We Belong to Yesterday” otra muestra de buen hacer. El honor de reventar la sesera al fan recae en la penúltima “Stardust To Ashes”, siendo “Diamond”, el último tema del disco, una outro relajada dentro de todo el viaje de emociones hacia donde nos ha lanzado LABYRINTH.

Todo parece diseñado con mimo, desde el boceto a lápiz hasta los planos finales que dan forma a semejante construcción. Ya sea como el saludo a una nueva etapa o como una grandiosa despedida (ojalá no lo sea) “Architecture Of A God” deja el listón muy alto en la dilatada carrera de este grupo italiano ocupando ya su pequeño hueco en el altar de los mejores discos europeos de Power Metal.


Discográfica: Frontiers Music

Autor: Samuel González

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here