Crítica de LIV SIN – Follow Me

0
Liv Sin - Follow Me

Para muchos entre los que me incluyo la desaparición de SISTER SIN no fue una buena noticia. La banda sueca de moderno Hard and Heavy con Liv Jagrell al frente era un puro nervio y tenía discos a sus espaldas con temazos por dóquier. Esto, unido a la propia y desbordante presencia física de Liv, lo convertían en uno de los grupos más prometedores y con mejores tablas del momento. Sin embargo y después de 13 años grabando, el grupo se disolvió. Pero obviamente Liv no quiso dejar de cantar Heavy Metal y ha cogido prestado el pecado del grupo y ha creado LIV SIN, siendo “Follow Me” su debut de sugerente título. Además, vendrá por España con una serie de conciertos en octubre.

Para dar forma a este disco en solitario Liv ha contado con un puñado de buenos músicos, entre los que destaca el guitarrista Patrick Ankemark con sus certeros solos y sobre todo la potente producción del  ACCEPT y U.D.O. Stefan Kaufmann. Esto genera el paso delante de LIV SIN frente a su costilla SISTER SIN. Si aquellos tenían un toque moderno y actual que hacía que gustasen al público de una discográfica como Victory Records, LIV SIN se centra en un sonido mucho más Heavy de libro, igual de poderoso, pero más versátil y no tan directo. El trasfondo musical es puro músculo y no hay espacio para el relajo (que no significa que también haya hueco para la emotividad), y en este contexto Liv pega un salto en personalidad, con una voz más chillona y poderosa.

Los dos cortes de apertura, “The Fall” y, sobre todo, “Hypocrite” son los que mejor nos ayudan a hacernos una idea de por qué derroteros quiere ir Liv. Heavy Metal de nuevo cuño pero espíritu añejo, en especial el poderosísimo segundo corte citado que tiene un regusto ochentero y épico al mismo tiempo que se queda en seguida. Baterías que utilizan el medio tiempo con mucho cuerpo (recuerdan en este sentido a BRAINSTORM), riffs sencillos pero variados, solos con melodía contenida… Más acorde con lo que fue SISTER SIN es el single usado para promocionar este disco: “Let Me Out”, con una Liv más protagonista y un trasfondo más pegadizo.

En “Follow Me” además tenemos algunas curiosidades. En lo que a variedad se refiere “Endless Roads”, que es un tema de los que se pueden llamar emotivos. No deja el poderío a un lado, pero la música es menos musculosa y Liv puede hacer uso de una paleta de registros mayor. En este sentido el corte paradigmático es el que sirve de final: “The Beast Inside” para uso y disfrute pleno de la voz de Liv en su introducción que acaba estallando en intensidad y poderío al final.

Pero si nos vamos ya al apartado de colaboraciones encontramos dos curiosas: la de Schmier de DESTRUCTION en “Killing Ourselves To Live”, de oscuro inicio y fortaleza posterior, si bien la aportación del germano tampoco es muy llamativa. Por otro lado la de Jyrki 69 de THE 69 EYES que colabora en la versión que se marcan de “Immortal Sin” de FIGHT, aquella banda en la que estuvo Halford después de abandonar el barco de JUDAS PRIEST. El sonido oscuro de la voz de Jyrki y de la propia música lo colocan como uno de los cortes destacables del trabajo.

“Follow Me”, recogiendo el testigo

Menos de dos años han pasado desde que SISTER SIN dijera adiós, pero afortunadamente seguimos teniendo a su vocalista al frente de un nuevo proyecto que coge el testigo de su hermana y que sigue llevándonos por los derroteros del pecado. LIV SIN nos invita a seguirla en “Follow Me” a base de Heavy Metal poderoso y con la personalidad de su voz. Pocos podrán resistirse a sus encantos…


Distribuidora: Despotz Records
Reseña Panorama
Nota
8.5
Compartir
Artículo anteriorCrítica de ZOMBIE MOTORS WRECKING YARD – Supersonic Rock’n Roll
Artículo siguienteDYING FETUS: Vídeo de “Die With Integrity”
Como músico frustrado siempre me ha gustado investigar y compartir mis sensaciones sobre la música que escucho, dando igual géneros, épocas o artistas. No hay mayor placer que descubrir un nuevo sonido e ir tirando del hilo hasta hacerte una idea en tu cabeza de todo el contexto que lo envolvió. Desde la humildad del analfabeto musical, mis torpes palabras pretenden servir de descarga para todos estos sentimientos que se generan al dejar caer la aguja sobre un vinilo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here