Crítica de MOB RULES – Beast Reborn

0
Mob Rules - Beast Reborn

Desde que MOB RULES se fundó en 1994 no ha dejado de trabajar duro para ganarse un sitio en la abarrotada escena europea. Pese a facturar discos de gran calidad, la veterana banda alemana no ha tenido demasiada suerte en su andadura musical ya que nunca han conseguido lograr dar ese paso que les permitiera consagrarse entre los grandes del género. A pesar de esto y de que el estilo que practica ya no esta tan en boga como cuando grabaron sus primeros álbumes, MOB RULES sigue siendo fiel a su filosofía, se ha fortalecido y ha salido adelante con “Beast Reborn”, un nuevo disco de estudio.

El trabajo ha sido masterizado por Jens Bogren en los Fascination Street Studios y mezclado por Markus Teske, además de contar con la colaboración de Sebastian “Seeb” Levermann (ORDEN OGAN) quien ha puesto sus cuerdas vocales al servicio de los coros del álbum.

“Beast Reborn” coincide con el 25º aniversario de MOB RULES

“Beast Reborn” se convierte en el noveno trabajo de estudio de MOB RULES, y curiosamente llega marcado por la celebración del veinticinco aniversario de la banda. Queda demostrado con esta obra que, a pesar de llevar muchos años en el negocio musical, la formación sigue sonando fresca, enérgica y poderosa.

Una introducción de apenas poco más de un minuto de duración llamada “Beast Reborn” es la encargada de ponernos en situación, justo antes del poderoso arranque de la mano de “Ghost Of A Chance”, un tema que suena poderoso a la vez que melódico. Este corte ha sido el elegido para grabar el primer videoclip de presentación del trabajo y en él encontramos a un Klaus Dirks que nos atrapa en un poderoso estribillo de esos que entran de primeras.

El segundo tema del álbum es “Shores Ahead”, que empieza con unas buenas melodías de guitarra y con una batería machacona que marca el ritmo con ímpetu. Justo hablando de la batería, me gustaría resaltar que da gusto escuchar un disco en el que esta no suene como una ametralladora que nos pasa por encima como si de una apisonadora se tratara: el sonido es muy natural y esto hoy en día lo agradezco mucho.

“Sinister Light”, basada en “El Perro De Baskerville”, arranca enérgica con unas melodías vocales poderosas que me recuerdan a sus compatriotas EDGUY, cuando a estos podíamos considerarles todavía una banda de Power Metal al uso. Este tema ha sido el elegido para lanzar un lyric video y la verdad es que, después de escuchar el estribillo, no puedo estar más de acuerdo con la elección. Sin duda va a ser un tema que les funcionará a las mil maravillas en directo.

Pese a que el título de la canción pueda inducir a ello, “Traveller In Time” no se trata de una versión de sus también compatriotas BLIND GUARDIAN. El tema, que posee un gran aroma a IRON MAIDEN (sobre todo gracias a las guitarras dobladas y las melodías vocales de Klaus que evocan al gran Bruce Dickinson en un estribillo épico), tiene un cierto toque medieval que lo convierte en uno de los más adictivos de este “Beast Reborn”.

El regustillo a IRON MAIDEN que nos había dejado el anterior corte perdura en el inicio de “Children’s Crusade”, un tema que por estilo podría encajar en “Brave New World” y es que sus melodías me traen a la cabeza un gran temazo del ya mítico álbum de la doncella, “Ghost Of The Navigator”. Sin duda alguna, nos encontramos ante un tema dinámico y veloz que hará las delicias de los fans.

“Beast Reborn” decae a partir del ecuador

Con este corte doy por cerrada una primera mitad de disco muy sólida y convincente, algo que bajo mi punto de vista decae un poco a partir de este momento. Por eso me gusta pararme un segundo aquí para analizarlo y comentar que la segunda mitad, sin ser mala, se me ha hecho un poco más cuesta arriba. Muy seguramente el motivo sea la inclusión de un par de temas más extensos de lo que viene siendo la media del disco, y a esto podemos sumar algún que otro corte que no me ha llegado a convencer del todo.

Esta segunda mitad que diferencio da comienzo con “War Of Currents”, una canción que supera los ocho minutos de duración convirtiéndose así en la más larga del trabajo. Un tema al que le cuesta arrancar y que supone una desaceleración del dinamismo creado por la banda hasta este punto.

La elegancia toma protagonismo en “The Explorer”, un pequeño resurgimiento en comparación con la anterior pista. Lo que realmente me engancha en este tema es el majestuoso ritmo de batería que escuda de maravilla otro buen estribillo marca de la casa germana.

De nuevo vuelven a las composiciones más densas y complejas con otro tema de larga duración que empieza con un riff pesado, fundiéndose en unas delicadas guitarras acústicas llamado “Revenant Of The Sea”, que nuevamente entorpece el buen ritmo que se había creado en la primera mitad del trabajo.

Con “Way Back Home” tratan de recuperar las sensaciones de los temas más inspirados de este “Beast Reborn”, pero que desgraciadamente se queda a medio camino de lo conseguido con anterioridad. Finalmente, bajan la cortina del trabajo con “My Sobriety Mind (For Those Who Left)”, una balada con un dueto entre Klaus y la vocalista Ulli, al más puro estilo Sammet – Somerville en AVANTASIA.

“Beast Reborn” supone un trabajo notable de la banda germana, un disco que, como he comentado, diferenciaría en dos partes: una primera mitad muy sólida y una segunda parte que se diluye un tanto con respecto al gran inicio, que se me ha atragantado un poco y que se me ha hecho algo más costosa de digerir.


 

Discográfica: SPV/Steamhammer

Reseña Panorama
NOTA
7
Compartir
Artículo anteriorPESTILENCE: Concierto en Barcelona en marzo de 2019
Artículo siguienteCrítica de MANIMAL – Purgatorio
Pasé mi infancia en la habitación de mis hermanos mayores, quedándome boquiabierto admirando los posters de bandas de los 80 que empapelaban sus paredes. Poco a poco fui creciendo y empecé a desempolvar sus vinilos, quedándome impresionado con esos nuevos sonidos y portadas que hoy en día siguen emocionándome como entonces.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here