Hay grupos que nunca defraudan y uno de esos es el grupo danés PRETTY MAIDS. Desde hace 33 años en que aparecieron con un Heavy poderoso pero melódico a la vez que eclosionó con “Future World” y “Jump the Gun / Lethal Heroes” (según donde te encuentres), el grupo se ha convertido en un valor seguro dentro de eso que se suele denominar Hard ‘n’ Heavy y que en el caso de PRETTY MAIDS unas veces es más lo primero y otras veces lo segundo. Con producciones que se han ido adaptando a los tiempos en cuanto a lo que a sonido se refiere, el grupo vive una segunda juventud desde que aterrizara en Frontiers Records hace ya 10 años con aquel glorioso “Wake Up to the Real World” que nada desmerecía a “Future World”. “Pandemonium” y “Motherland” mantuvieron el nivel y ahora le toca a “Kingmaker” y suma y sigue.

Ronnie Atkins sigue siendo el dueño y señor de esta segunda juventud. Por el vocalista parece que no pasan los años, ni por su compañero Ken Hammer detrás de las seis cuerdas y de las ideas de “Kingmaker”. Y la línea sigue la de los últimos discos citados. Combinando cortes que dan fuerte en cuanto a contundencia y velocidad, con otros de mayor melodía y estructura más pegadiza. Pero da igual, estés en uno u otro lado, PRETTY MAIDS vuelve a conseguir estribillos coreables, ritmos para el desmelene y toques de modernidad en forma de una producción guitarrera y oscura al mismo tiempo y unos teclados omnipresentes que aportan detalles de variedad sonora. Quizás le falte al disco un himno que puedas decir que perdurará en los setlist del grupo, pero todo lo demás hace de “Kingmaker” un disco sobresaliente que se une a la ya larga lista de discos de este tipo de PRETTY MAIDS.

El problema de PRETTY MAIDS puede que haya sido que dejando a un lado “Future World”, que además apareció en un año duro con muchas producciones sonadas que hizo que la repercusión fuera menor de la merecida, no hay ningún disco que aparezca en la lista de imprescindibles del género. Pero no es por falta de calidad, sino por lo que mencionaba: repercusión. Por otro lado desde que están en Frontiers han conseguido hacerse con imagen de marca, pues el respaldo de una compañía con la solera de la italiana que tiene sus propios fans con independencia de las bandas que tengan, y eso es lo que nos permite disfrutar en los últimos diez años de discos de tan sonora e impecable factura como “Kingmaker”, que le pongo un par de puntos por debajo de “Wake Up To The Real World” y a la altura de “Pandemonium” y “Motherland”.

Nada más empezar y después de una pequeña introducción con incertidumbre espiritual cineasta, tenemos un temazo como “When God Take A Day Off”, que nos abre las puertas del apocalipsis, con el típico tema melódico que facturan estos tíos y que combina a la perfección riffs contundentes con buenas melodías y solos doblados. Pero es la propia “Kingmaker” la que termina de lanzarnos al vacío con un riff inicial super Heavy y un volumen grueso en el trasfondo rítmico. La producción potencia la sensación de oscuridad y melodía al mismo tiempo, como ocurre desde “Pandemonium”, de hecho este disco se asemeja bastante a aquel, incluyendo la portada y el propio programa de canciones.

“Face The World” es un tema más alegre y luminoso, con un estribillo muy Hard y un sonido ochentero por un lado y modern por otro, pero no es el único, pues hasta hay espacio para temas más intimistas y envolventes como “Last Beauty On Earth”, que contrastan con el típico up tempo modernizado de Hard ‘n’ Heavy que es “King Of The Right Here And Now”. En la parte final dos temas utilizan los teclados de forma muy futurista y metiéndose en terrenos pseudo electrónicos, todo ello sin perder la esencia de PRETTY MAIDS como son “Civilized Monsters” que no termina de arrancar y cuando lo hace no sale de la cabeza, también con mucha oscuridad intrínseca, y sobre todo el cierre de “Was That What You Wanted”, que resume a la perfección todos los elementos de la música del grupo danés.

Nuevamente equilibrio y variedad son las notas dominantes de “Kingmaker” y de PRETTY MAIDS, perfecta combinación entre pasado, presente y futuro, melodía y crudeza, contundencia y delicadeza. Temas bien pensados, bien ejecutados y sobresalientemente producidos que los siguen manteniendo en el puñado de bandas que da igual el disco que saquen y cuando lo saquen que nunca van a defraudar. En directo tampoco, y en breve se comprobará cuando pasen por España junto a GOTTHARD.

Raúl Ureña Salgado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here