Crítica de REDEMPTION – Long Night’s Journey Into Day

0
REDEMPTION - Long Nights Journey Into Day

“Long Night’s Journey Into Day” es el nuevo disco de los metaleros progresivos REDEMPTION y es el primer trabajo en estudio que publican desde la edición de su aclamado disco de 2016, “The Art of Loss”. Nacida a comienzos del actual milenio como un proyecto personal del multiinstrumentista y compositor Nick van Dyk, la banda ha editado ya siete discos de poderoso Metal Progresivo. Ha contando en casi todos ellos con la mágica voz del Ray Alder y la guitarra solista de Bernie Versailles (FATES WARNING).

En esta ocasión van Dyk ha alistado al vocalista de EVERGREY, Tom Englund, para suplir la baja de Adler y las guitarras solistas de Simone Mularoni (DGM/EMPYRION) y del legandario Chris Poland (MEGADETH). Además se ha hecho acompañar del productor Jacob Hansen (PRIMARL FEAR, VOLBEATH y los propios EVERGREY entre otros) para facturar un disco poderoso, épico y nutrido de conmovedoras melodías. Los amantes del Prog-Power Metal estamos de enhorabuena.

El disco se abre con “Eyes You Dare Not Meet In Dreams”, una arrolladora avalancha sónica de Power-Prog Metal muy en la línea SYMPHONY X. Destacan los atronadores riffs de van Dyk y la enérgica base rítmica de Sean Andrews (bajo) y Chris Quirarte (batería). Los pasajes instrumentales tienen, cómo no, influencias más que notables de DREAM THEATER y el duelo de guitarras solistas en la parte central del tema ya nos advierten de que este es un disco muy orientado hacia las guitarras a pesar del importante trabajo a los teclados de Vikram Shankar

Nick van Dyk vuelve a volar alto en “Long Night’s Journey Into Day”

“Someone Else´s Problem” ralentiza un poco la velocidad y nos permite fijarnos mejor en la voz de Englund, un vocalista experto y muy cualificado que en este trabajo saca a lucir su lado más melódico. Además suena razonablemente parecido al inimitable Ray Alder, aunque no logra hacernos olvidar su incomparable y cálida voz. De nuevo los solos de guitarra (doblados aquí por el teclado) nos ofrecen lo mejor de un tema que también ofrece un bello estribillo. Y es que REDEMPTION no es un grupo Progresivo al uso: sus temas son cortos, intensos, cargados de complejas melodías y bellos arreglos, pero siempre abarcables y fáciles de asimilar.

“The Echo Chamber” es afilada y potente merced al vigoroso riff de apertura de van Dyk, un guitarrista muy completo y un compositor verdaderamente talentoso. La composición brilla no solo por la complejidad de la partitura en sus pasajes instrumentales, sino sobre todo por su clara estructura y su bellísimo estribillo, de esos que se te meten en la cabeza de manera adictiva. Así son REDEMPTION, complejos, pero accesibles; progresivos, pero pegadizos. Una combinación única y perfecta.

Una de las características que mejor define “Long Night’s Journey Into Day” es la arrolladora musicalidad de sus composiciones, cargadas de partes perfectas en sí mismas pero que juntas hacen que cada canción sea un viaje asombroso en sí misa. “Impermanent” es otra joya cargada de emotividad gracias a la construcción in crescendo que desemboca en un estribillo sobrecogedor. En este tema, el teclado de Shankar juega un papel secundario pero esencial para tejer la trama sobre la que se desbocan los vertiginosos solos de guitarra de van Dyk, Poland y Mularoni.

“Indulge In Color” arranca pausada, acústica y melancólica hasta que el brutal riff de van Dyk nos catapulta hacia aires más progresivos en los que la reminiscencia a DREAM THEATER es absolutamente incontestable. El majestuoso final, todo un derroche de arquitectura sonora progresiva, repite la melodía principal de teclado a lomos de la incansable y virtuosa batería de Quirarte dejándonos sin aliento y con una sonrisa en los labios. “Little Men” no se anda con rodeos y aparca a un lado los ropajes más recargados con los que suele vestirse REDEMPTION para ofrecernos su lado más descarnado gracias a los tremendos riffs de guitarra y a los incansables arreglos de batería y bajo. Hasta los solos son algo menos técnicos y más melódicos para acompañar a un tema que va ganando intensidad hasta desembocar en su atronador final.

Englund hace buen papel en “Long Night’s Journey Into Day” a la voz, pero Alder es difícil de igualar

El piano de Shankar abre “And Yet”, un tema minimalista en el que la voz de Englund vuelve a mostrarnos su lado más melódico y melancólico. Gran fichaje para REDEMPTION, aunque he de confesar que mi devoción por Adler me hace echarle de menos. La marcha del vocalista de FATES WARNING fue en buenos términos y no es descartable un retorno más que deseado por muchos de sus fans. En esta canción la banda saca a lucir su lado más pausado y melódico abriendo huecos para un deslumbrante y enérgico solo de guitarra que se disipa en el aire para dejar que la canción muera a toque de piano, como empezó.

El final de “Long Night’s Journey Into Day” lo encaramos con “The Last Of Me”, un poderoso y directo tema de contundente Power-Prog Metal que, no obstante, está trufado de bellas y complejas melodías que harán las delicias de los fans del Metal Progresivo más “clásico”. Es de destacar en esta canción el arrollador trabajo a la batería de Quirarte, quien no para de hacer redobles y complejos arreglos de platos sobre un incansable juego de doble bombo que da una energía incombustible a esta canción y, en general, a todo este disco.

“New Year´s Day” es el tema más accesible del disco gracias a un riff alegre, un arreglo de teclado brillante, que recuerda vagamente a RAMMSTEIN y, sobre todo, a unas melodías de voz cálidas y muy semejantes a lo que ha hecho Adler con la banda en discos anteriores. El broche final a este excelente trabajo lo pone el tema homónimo, “Long Night’s Journey Into Day”, un corte que resulta ser el que responde más claramente a los parámetros standar del Progresivo clásico. Hay un largo desarrollo instrumental, largos pasajes acústicos, como el que abre la partitura y que marca la clave melancólica en la que se mueve la canción. En este tema brilla con luz propia Sean Andrews al bajo en varios momentos dejándonos comprobar que toda la formación está integrada por verdaderos virtuosos de su insturmeto.

Buen cierre, tal vez un poco previsible, para un disco muy disfrutable por los seguidores de la banda y de aquellos grupos de Power-Prog Metal americano que tanto y tan buen material están ofreciendo en los últimos años.


Discográfica: Metal Blade

 

Reseña Panorama
Nota
8
Compartir
Artículo anteriorBATTLE BEAST: Vídeo de “Endless Summer”
Artículo siguienteDavid Shankle, exguitarrista de MANOWAR, tiene un tumor cerebral
Desde los 15 años enredo con las letras y las palabras para intentar describir la inmensa sensación de felicidad que me provoca el Rock. He hecho radio, fanzines en papel (sí, viejuno que es uno...) y desde hace unos años colaboro en esta apasionante aventura llamada HELLPRESS. El Hard Rock y el Heavy Metal clásico son mis pasiones aunque también me emociona el Progresivo y algunos sonidos extremos. Desde hace tres años canto en Electric Funeral-Black Sabbath Tribute y ahora también en Black Mamba. La Música es el Latido del Universo.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here