Crítica de SAM SCARES – The Falling Man

0
Sam Scares - The Falling Man

Bajo el curioso nombre de SAM SCARES (Sam es el alter ego del vocalista Sergi Aparici) y un logo en la línea de los diseños de Tim Burton, llega su segundo disco, “The Falling Man”, un trabajo conceptual con interesantes ideas musicales repartidas en tres actos. La historia arranca con la caída de un hombre desde lo alto de un edificio, que relata sus recuerdos mientras desciende y su posterior “descanso” tras el impacto. Para conocerla en profundidad os recomendamos echar un ojo a las letras.

La caída del protagonista del relato es sonorizada por SAM SCARES con un Metal moderno, de toques más groovies y otros más orientados al Heavy Metal de raigambre estadounidense, con influencias de grupos como METALLICA, AVENGED SEVENFOLD o SLIPKNOT. La música sienta como un guante a un concepto al que, a pesar de ser dramático, no le falta vivacidad ni energía. La banda de Tarragona dispara en “The Falling Man”, por un lado, ritmos palpitantes de los que sacuden cabezas, y por otro, estribillos pegadizos, configurando una obra ante todo entretenida y diversa.

SAM SCARES ofrece caña y entusiasmo en “The Falling Man”

Entre lo más divertido del trabajo hay que destacar “(For Them) You’ll Die”, en la que Sam juega con la voz, mostrando suavidad o aspereza según avanza sin llegar a rasgar sus cuerdas vocales, y cuyo punto más flojo es quizá el no haber embrutecido del todo esas líneas. En cualquier caso, temas como este, “Jump To Hell” o “It’s Over!”, vibrantes y con pegada,  son de lo más efectivo, y llevados al directo harán a la gente botar o alzar los cuernos al aire. También brilla el elaborado “Nothing Left”, con un arranque a lo PANTERA que da paso casi inmediatamente a unas guitarras algo progresivas, dejándonos uno de los coros más sentidos del trabajo.

El lado más relajado de SAM SCARES lo encontramos en la balada “Save Me”, y el más tétrico (al principio) en “Dark Eternity”, que luego se acelera y dinamiza. “Listen Out, Father!”, es otro buen ejemplo de lo que puede hacer el grupo, virando en este caso hacia SLIPKNOT con un corte machacón y con un leve toque industrial. El cierre es de lo más curioso, un tema prácticamente instrumental de seis minutos, interrumpido solamente por el interludio narrativo que despide al desdichado protagonista de la historia.

En resumen, “The Falling Man” es un trabajo crepitante, ameno y profesionalmente trabajado que puede y debe abrir puertas a SAM SCARES. No es un salto al vacío, como el del protagonista del álbum, sino otro peldaño hacia arriba en la carrera musical de la banda.


 

Más sobre SAM SCARES en su página de Facebook.

Discográfica: Rock Estatal Records

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here