Crítica de SCAPE LAND – Evil Mind Pieces

0
Scape Land - Evil Mind Pieces

Formados en 2006 y después de haber pasado por varios cambios de nombre, de formación e incluso de estilo, los de Cádiz nos presentan un trabajo que ha sido autoeditado y que se convierte en su segundo disco de estudio. SCAPE LAND demuestra en este “Evil Mind Pieces” que viene con ganas de arrasar con todo obstáculo que se les interponga en el durísimo camino que tienen que recorrer para llegar hasta lo más alto.

Los gaditanos practican un género musical incatalogable en el que se dan cabida géneros tan dispares como Prog, Death, Thrash, Heavy, Metalcore e incluso algún que otro momento más cercano al Hard Rock. Toda esta fusión de estilos convierte a SCAPE LAND en una de las bandas más peculiares y adictivas de la escena metálica española actual y con este trabajo queda demostrado con creces que atesoran una gran calidad técnica y compositiva. ¡Alerta! Que una cosa no está reñida con la otra, quedáis advertidos.

Mil cambios en “Evil Mind Pieces”

El trabajo arranca de la mano de “Evil”, un tema que empieza con un riff que así de primeras me trae a la cabeza a Michael Ammot de ARCH ENEMY. La cosa no se queda ahí, cambiando de tercio tras el grito desgarrador de Iván y justo a partir de ese punto la canción se orienta hacía unas tesituras más melódicas con la mayoría de las voces limpias y con unos cambios de ritmo que me han dejado sin aliento.

“Take’em Out” empieza atronador, con una base rítmica poderosísima y unas voces guturales endemoniadas y rabiosas al más puro estilo Joutsen de AMORPHIS. Como no podía ser de otra manera en SCAPE LAND, el tema da mil vueltas y sin apenas tiempo para asumirlo nos encontramos con un estribillo de lo más melódico y pegadizo con unos cambios de ritmo más bien cercanos al Prog Metal.

En “I Am” la cosa da otra vuelta de tuerca gracias a un riff más bien hard rockero obra de Diego, que demuestra una versatilidad abrumadora. El abanico musical que abarca está gente es muy grande; no tiene reparo alguno en meter ese riff inicial para acto seguido despeinarte con un gutural denso y profundo y terminar el tema con unas líneas vocales que recuerdan a David Lee Roth. Seguramente muchos de vosotros pensaréis que tanta mezcla de estilos pueda ser un completo desbarajuste para el conjunto del trabajo, pero puedo asegurar firmemente que la fusión es de lo más natural y homogénea que he escuchado, hecho que convierte a SCAPE LAND en una formación muy especial y diferente.

Un arpegio calmado inicia “Crazy” y justo después del grito de “one, four, six, go” arranca el desmadre. Y es que el título de la canción no puede identificar mejor el espíritu de la banda. Las melodías vocales, en este caso, llegan a recordarme al propio Eddie Vedder de PEARL JAM. La versatilidad vocal de Iván es de locura permanente y si no hubiese visto a SCAPE LAND en directo en la final del WOA Metal Battle diría que es imposible que este hombre llegué a interpretar en directo todos los registros que interpreta en estudio. Si alguien no se lo cree le invito a que se acerque a algún concierto de los gaditanos. Incluso me atrevería a afirmar que en directo las partes contundentes suenan bastante más bestias que en estudio.

A modo de balada empieza “God’s Love”, pero creer que la cosa permanecerá calmada mucho tiempo en un disco de los gaditanos es de ser un inconsciente. El inicio tiene un aire a canción lenta y melodiosa de ALTER BRIDGE, mientras que cuando la cosa se acelera nos llevan a un terreno más cercano al Metalcore mezclando voces limpias y guturales con desenfreno. Probablemente posea uno de los mejores estribillos del álbum. Por lo menos yo llevo varios días tarareándolo mentalmente y es que la melodía se agarra fuertemente a tu cerebro para no soltarlo nunca más.

 

En “Don’t Break Me Up” repite la fórmula de empezar la canción de manera reposada con la voz de Iván en una tesitura limpia y melódica, para ir aumentando la intensidad de esta poco a poco hasta que termina convirtiéndose en un tema muy heavy que mezcla esas voces limpias con otras más desgarradoras e incluso algún que otro gutural demoledor. A todo esto, hay que sumarle un riff huidizo en el estribillo que la convierten en muy pegadiza.

Una breve introducción de guitarra llamada “Breath” hace de puente para que arranque “Alive”, un medio tiempo muy melódico que no se trata precisamente de uno de los temas que me hayan calado más hondo en este trabajo. Quizás sea demasiado calmada y carezca de esa locura que sí poseen el resto de las composiciones del trabajo.

Dentro de la gran variedad de estilos que conforman este trabajo podemos encontrar pasajes en “Mind Pieces” que pueden llegar a recordar a los BLACK SABBATH de la época de Ozzy Osbourne, sobre todo en algunas de sus líneas vocales. Este corte es el encargado de poner fin al redondo, posee unos giros donde brilla la gran calidad técnica de Josema y Adrián y que impregnan el tema de un gran dinamismo. La encargada de poner fin a todos estos desvaríos es una melodía que evoca a una nana y que sirve para bajar el telón de este gran “Evil Mind Pieces”.

SCAPE LAND: Fusión de estilos y equilibrio

Si eres de los que piensa que componer canciones adictivas está reñido con el despilfarro técnico de los músicos de una banda, este “Evil Mind Pieces” de SCAPE LAND te demostrará que estás equivocado. El trabajo posee un gran equilibrio entre derroche técnico y temas con gancho, todo ello a la vez que fusionan gran cantidad de estilos con una destreza y naturalidad descomunal.

Toda esta amalgama de colores lo convierten en un disco muy recomendable.


 

Discográfica: Autoeditado

Reseña Panorama
NOTA
8.5
Compartir
Artículo anterior2019-01-20 U.D.O. – Madrid Barcelona Pamplona
Artículo siguienteCrítica de SURVIVAL IS SUICIDE – Retrovolution
Pasé mi infancia en la habitación de mis hermanos mayores, quedándome boquiabierto admirando los posters de bandas de los 80 que empapelaban sus paredes. Poco a poco fui creciendo y empecé a desempolvar sus vinilos, quedándome impresionado con esos nuevos sonidos y portadas que hoy en día siguen emocionándome como entonces.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here