Crítica de SKÁLMÖLD – Sorgir

0
Skalmold - Sorgir

Los islandeses SKÁLMÖLD regresan al panorama musical en este 2018 de la mano de su nuevo disco, “Sorgir”, que, en español podríamos traducir como “Tristezas”. No hace mucho que pasaron por aquí con OMNIUM GATHERUM y STAM1NA, y demostraron que lo suyo es hacer buena música, tanto grabada como en directo, y este nuevo disco, desde luego, hace gala de ello.

Los relatos oscuros de “Sorgir”

Nuevamente, y sin perder en ningún momento la impronta que les caracteriza, erigida bajo las etiquetas del Folk y el Viking Metal, se han sacado de la manga un disco de notable: duro, potente, agresivo y, sobre todo, basado en riffs pegadizos y directos, con los que es inevitable no mover la melena. Estamos, además, ante un disco conceptual, en el que la primera mitad, “Sagnir” (Historias), consta de cuatro relatos de tragedia, muerte y destrucción. Por su parte, la segunda mitad, “Svipir” (Fantasmas), nos cuenta las mismas historias enfocadas desde otra perspectiva, más oscura y lánguida.

El disco comienza con fuerza, atacando directamente al oyente, con “Ljósid”, riff directo a la cabeza y que despierta el ímpetu del personal desde el primer momento, muy machacón. Los islandeses prosiguen en esta estela con el siguiente corte, “Sverdid”, tema más pegadizo que el anterior y donde se aprecia perfectamente en el riff guitarrero la influencia folk de la banda, siendo mucho más épico que el anterior. Como tercera canción tenemos “Brúnin”, con un inicio más Thrash y macarra, ideal para cabecear a lo loco. Cerrando esta parte tenemos “Barnid”, marcial, pausada y oscura, casi procesional, recordando mucho a los RAMMSTEIN clásicos, con algunos riffs de guitarra que, sin ser tan pesados, también hacen referencias al Doom.

La segunda parte, como hemos dicho, es mucho más agónica y oscura que esta primera. Así, nos encontramos con “Skotta”, que, nuevamente con sonidos cercanos al Doom (inicio completamente pesado), nos cambia de tercio continuamente con riffs que se mueven entre el Death y el Heavy un poco más clasicote (poco, tampoco exageremos). Atentos, sobre todo, al solo de guitarra de este tema, alucinante. A continuación llega “Gangári”, de nuevo agresivo y acelerado, a la par que épico dentro del estilo de la banda. Por su parte, “Móri” se inicia como un tema melancólico, frío, en el que incluyen coros femeninos que, progresivamente, te van atrapando. Finalmente, como cierre, nos encontramos con “Mara”, que nuevamente se inicia con riffs pegadizos y un ritmo directo a la par que siniestro, que recuerda en ocasiones a algunos temas de los portugueses MOONSPELL.

Por último, tenemos “Höndin Sem Vegginaklórar”, introducido como bonus track en el disco, que aúna en un compendio musical todos los elementos de los temas anteriores y los mezcla a la perfección a base de riffs, coros, oscuridad y desasosiego. Desde luego, no podía ser mejor el cierre del CD.

SKÁLMÖLD ha vuelto por la puerta grande con “Sorgir”, gracias a unos temas complejos, estructurados y perfectamente ejecutados, que nos trasladan a las frías tierras de Islandia, y nos remueven el cuerpo a través de las melodías desplegadas. Desde luego, se lo ha currado de lo lindo.

Además, próximamente pasan por nuestro país acompañando a ALESTORM en una larga gira en diciembre, yo que vosotros no me los perdería a los inslandeses, son brutalísimos en directo.


 

Discográfica: Napalm Records

Más sobre SKÁLMÖLD en su página de Facebook.

Reseña Panorama
Nota
8.5
Compartir
Artículo anteriorTHUNDER lanzará “Please Remain Seated” en febrero
Artículo siguienteCHRISTOPHER BOWES AND HIS PLATE OF BEANS lanza su primer EP
Padawan. Con los pies aposentados aquí casi por casualidad, unas veces cámara en mano, otras sobre el teclado, voy dejando testimonio de lo que acontece en cada concierto o en cada disco. Oscura por elección, todo lo que tenga ese tinte es mi debilidad.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here