Crítica de SONS OF THE BEAST – The Void

1
Sons Of The Beast - The Void

Cinco años entre disco y disco parece un tiempo un tanto desorbitado para una banda que está arrancando con sus primeros pasos en la industria discográfica. En el 2013 vio la luz la ópera prima de BEAST, “Infernal Hangover… Wrecked In Space”, y hoy, en pleno 2018 y con la denominación de SONS OF THE BEAST, aterriza este vendaval que viene a llamarse “The Void”. Desconozco el motivo por el que esta chavalería ha tardado un lustro en darle continuidad a su primer lanzamiento, pero, por el contrario, sí que puedo aclarar una cosa: la espera ha merecido la pena y mucho.

Dentro del público metalero poco afín al Thrash Metal, hay quien se piensa que el género en cuestión es primordialmente velocidad punta, ensañamiento y cabezonería musicalmente hablando. La realidad dista bastante de este modelo de opinión. Así pues, poco o nada tiene que ver un tema denso y nebuloso como es el “South Of Heaven” de SLAYER con uno atolondrado y tóxico como “New Song” de NUCLEAR ASSAULT; uno compuesto con delicadeza, sentido del equilibrio y de la progresión como el “Heresy” de PARADOX, con uno diabólico y malencarado como “The Usurper” de CELTIC FROST.

Dicho esto, y queriendo exponer que el Thrash Metal se ha nutrido desde sus inicios de distintas escuelas con sus plausibles diferencias, el tema me viene a colación por el sorprendente cambio que ha padecido SONS OF THE BEAST de un disco a otro. En sus inicios, la banda se defendía en un estilo más primario y crudo, teniendo como premisa la rapidez y una orientación más áspera y directa del Thrash, recordando a los viejos EXODUS y a alguna que otra banda de la escena germana como KREATOR. La jugada, todo sea dicho, no les funcionó nada mal y el combo madrileño editó un más que sugerente debut.

Actualmente, el quinteto ha sufrido un considerable lavado de cara. Se podría decir que esa rudimentaria brusquedad sigue estando de algún modo presente en los temas que presenta la formación, pero hay algo que ha cambiado y, para mi gusto, ha cambiado para bien, entendiéndose dicho cambio como un progreso y un avance cualitativo. El quinteto ya no se aferra en esa propuesta meramente old school y, básicamente, ha apostado por abrir mucho más su abanico de posibilidades.

El nuevo material de SONS OF THE BEAST es bastante bueno, y lo es primordialmente por la detallada definición que presentan las canciones del álbum, con desarrollos y estructuras cuidadas y trabajadas con mimo, con cabeza, donde se atisban inquietudes musicales que van más allá del Thrash quebrantahuesos.

Otro factor muy a tener en cuenta, aparte del sonido extraído, bastante más corpulento que en el anterior trabajo, es la labor a las guitarras que han dejado Manu y Dani en “The Void”. Se nota que muchas de las canciones están pensadas desde un riff como base sobre la que empezar a construir la pieza y que muchos punteos están ejecutados con precisión y con un certero sentido de la armonía, no lanzando notas por doquier y haciendo el típico ejercicio de shredding para rellenar espacio. En este aspecto, hay algunos solos realmente formidables, como el que se deja caer en “War Never Changes”, una pieza muy del estilo de EXODUS en trabajos como “Impact Is Inminent”, también el de “Across The Mosh”, tema que arranca de un modo muy coreable y con cierto toque de Epic Metal, o el de “Rip And Tear”, una composición rápida e idónea para poguear. Si de guitarras va la cosa, imposible olvidarse del breve pero amable homenaje que la banda realiza a la serie de “Los Simpsons” en  “Boo Or Boo-Hurns”, puro Crossover gamberro que no llega ni al minuto de duración.

El trabajo de la base rítmica, notándose especialmente el empaque que le otorga Roberto con sus cuerdas a los temas, dándole el grosor necesario, es otra de las claves del buen funcionamiento de este álbum, como lo es la labor de Matt, que se mantiene prudencialmente similar a cómo le pudimos escuchar en el debut de la banda, dejándonos algunos agudos con ese estilo tan característico que popularizó en su día Tom Araya al inicio del “Angel Of Death” de SLAYER, pero ofreciendo también con la misma saña que en “Infernal Hangover… Wrecked In Space” unas melodías algo más elaboradas y, sobre todo, personalizadas.

El fruto de ese esfuerzo se puede apreciar fácilmente en “Mr Rampage”, un tema de Thrash desenfadado y con cierto aire festivo que recuerda a los ANTHRAX de álbumes como “Persistance Of Time”, así como en “Into The Void (Of Ignorance)”, donde nos encontramos con total certeza con uno de los mejores estribillos que nos depara el lanzamiento.

“The Void”, un disco que no se deben perder los seguidores del Thrash Metal

Imposible aburrirse con este trabajo. La disparidad de sus matices, la melódica ornamentación que presentan algunos temas sin que estos se desvinculen de ese Thrash Metal combatiente e intenso y el próspero crecimiento que, a nivel general, ha experimentado la banda con su segunda obra hacen que “The Void” sea uno de los discos a tener en cuenta y casi de escucha obligada para todos los que disfruten con este género.


Os recordamos la crónica del concierto de SONS OF THE BEAST y RAVE IN FIRE en Madrid.

Discográfica: Autoeditado

Reseña Panorama
Nota
8
Compartir
Artículo anteriorMÄGO DE OZ denuncia amenazas del promotor y de la policía en Bolivia
Artículo siguienteConciertos de THE VINTAGE CARAVAN en Bilbao, Madrid y Barcelona
Licenciado en Comunicación y redactor en varias webs especializadas en Rock y Metal desde hace más de una década, plataformas que me han servido, al igual que el actualmente aparcado mundo radiofónico, para darle rienda suelta a mi creatividad enfocada a una de mis grandes pasiones: la música. A su vez, soy un gran entusiasta del cine en todas sus vertientes, especialmente en la rama dedicada al terror, fantasía y ciencia-ficción.
Madness Live!

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here