Crítica de SUN OF THE DYING – The Roar Of The Furious Sea

0
Sun Of The Dying - The Roar Of The Furious Sea
Leyenda

Nada más ver la portada de “The Roar Of The Furious Sea”, debut de los madrileños SUN OF THE DYING, me trasladé mentalmente a una tormenta mitológica que tan furiosa como parece, al mismo tiempo te embelesa con su sonido y sus misterios. Me recordó en cierta medida a AHAB, si bien lo de aquel grupo, con el que SUN OF THE DYING guarda paralelismos musicales, iba más por Moby Dick. Con esta premisa visual, el resultado de la escucha sólo podía ser igual de tormentoso, en el buen sentido y así lo ha sido.

La música de este grupo navega por aguas conocidas entre los que somos aficionados a las lentitudes musicales. Doom Death, con más de lo primero que de lo segundo, no exente de melodía y sinfonismo. Todo esto en un oscuro trasfondo que me hace pensar en grupos como SWALLOW THE SUN, DOOM VS o SHAPE OF DESPAIR, pues la música contenida en este plástico tiene momentos muy funerarios. Algo de los primeros KATATONIA también hay, y en general de otros grupos y estilos ajenos pero afines, pero como base ya tenemos una idea. Frialdad y pesadumbre, con lentos desarrollos aunque no excesivos en minutaje, y eso sí, un sonido algo lejano que si consiguieran acercar un poco más al oyente ya hablaríamos de un trabajo de diez.

Ya la majestuosa obertura interpretada por David en los teclados nos pone el signo de admiración, que no termina de cerrarse con la primera opus del disco, “Abandoned And Forgotten”, que es uno de los temas más extremos, donde la influencia finlandesa es más clara sobre todo en la voz de Lavín “Uruksoth” (CRYSTALMOORS, IN LUNA…) que tiene sus registros más extremos, los más ultra guturales y los agresivos y cavernosos también. Más “katatónico” musicalmente hablando es “The Tide”, un tema más accesible en donde el ritmo no es tan arrastrado y Lavín cede protagonismo en favor de guitarras y melodías y sobre todo los teclados sinfónicos de David, terminando de cerrar esta parte más directa “Engraved In A Stone”, que es un tema de texturas progresivas, con hueco para acústicas y atmósferas de todo tipo, siendo imperdible la función del bajo de Iván Sierra que ayuda a dirigir la desnuda y aterradora voz.

El final se deja así para dos composiciones más extensas que son las más versátiles y contrapuestas también. “All Is Nothing… Nothing Is All”, que tan nihilista como parece, se mete en fangos funerarios y ritmos pesados que nos dirigen por un camino de emotividad contenida, hasta que en su parte central estalla la cara más Death de SUN OF THE DYING y se nos regala alguno de los momentos más excitantes del plástico. Por su parte la lovecraftiana “From The Dead Stars”, es un corte tan experimental como su temática, con ritmos y armonías de cierta inspiración jazzista, voces de todo tipo y recuerdos a Cthulhu y Carcosa en su letra, todo con un sinfonismo contenido gracias a los teclados de David que aporta un toque orquestal muy de película fantástica. Unido al cierre instrumental de “The Roar Of The Furious Sea”, tenemos un ocaso de película para este gran disco.

Doom-Death Metal redondo en “The Roar Of The Furious Sea”

Entre olas de diez metros y vaivenes de la marea, SUN OF THE DYING se mueve lentamente hacia el centro de la tormenta sonora de “The Roar Of The Furious Sea”, un trabajo redondo no sólo en formas sino también en elementos utilizados, forma de componer y ejecución final. Sólo el sonido me parece lo que más tienen que mejorar para pasar al siguiente nivel, pero todo es dar tiempo al tiempo. Mientras tanto un trabajo muy prometedor para el futuro de esta banda.


Discográfica: Throats Productions

Reseña Panorama
NOTA
9
Compartir
Artículo anteriorMARILYN MANSON estrena el vídeo de “SAY10”, con Johnny Depp
Artículo siguienteConciertos de KVELERTAK en Sevilla, Bilbao y Valencia

Como músico frustrado siempre me ha gustado investigar y compartir mis sensaciones sobre la música que escucho, dando igual géneros, épocas o artistas. No hay mayor placer que descubrir un nuevo sonido e ir tirando del hilo hasta hacerte una idea en tu cabeza de todo el contexto que lo envolvió. Desde la humildad del analfabeto musical, mis torpes palabras pretenden servir de descarga para todos estos sentimientos que se generan al dejar caer la aguja sobre un vinilo.

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here