Crítica de THE NAME – Momentos

0
The Name - Momentos
Leyenda

Si algo ha caracterizado la trayectoria de la banda vizcaína THE NAME ha sido su incontestable progresión musical y su irrenunciable empeño por pelear por su música. Ni los múltiples cambios de formación ni las habituales dificultades que encuentran todos los grupos han desanimado al cuarteto liderado por Guillermo Fernández, guitarra y voz de la banda desde sus orígenes. Una trayectoria jalonada de buenos y malos momentos que ahora condensan en su cuarto larga duración, precisamente titulado “Momentos”, que representa la actualidad de una banda singular que aúna melodía y fuerza en proporciones equivalentes.

El disco, que goza de un soberbio sonido registrado en los míticos estudios Tío Pete de Urduliz y en los emergentes Beard Studios de Bilbao, se abre con “Parte de Ti”, un electrizante himno a la música que el grupo hace galopar sobre los lomos de un brutal riff de guitarra que se ve acompañado por múltiples arreglos del teclado de Asier Báez, más presente que nunca en este disco. A los pocos segundos nos damos cuenta de que estamos ante un trabajo sólido, maduro, muy pensado y muy trabajado, en el que cada detalle es un mundo y en el que todos los músicos han dado el cien por cien de su talento. Y es que abrir con un tema de casi siete minutos, con diferentes pasajes y arreglos ambiciosos es ya toda una declaración de principios. Estamos ante un disco excepcional y esto no ha hecho más que empezar.

“Impostor” nos sacude en la cara un tremendo riff de guitarra que se ve impulsado por la demoledora batería de Ander Alonso (maravilloso su trabajo a lo largo de todo el disco) y el colosal bajo de Andrey Aza. Cuando el tema se aproxima al Metal más extremo por velocidad y dureza se detiene para abrir huecos a la melódica voz de Guillermo Fernández, un vocalista que se encuentra en un estado de gracia deslumbrante y que ofrece múltiples registros, armonías vocales bellísimas y una sensibilidad en la interpretación inéditas en nuestro entorno. Los pasajes más lentos se suceden dejando brillar el majestuoso sonido de bajo de Andrey y dejando a Greg MG Sworth que nos electrice con un solo de guitarra magnífico. No exagero si digo que el trabajo de Greg en todo el disco es de diez, siendo una de las principales revelaciones de “Momentos”.

Tras la avalancha sonora que es “Impostor”, THE NAME nos muestra su lado más melancólico y melódico con el medio tiempo “Cadenas”, un corte lleno de nostalgia y añoranza que se arropa de melodías pausadas, teclados y bajos destacados que tejen una partitura de gran belleza sobre la que se superpone el breve pero excelente solo de Greg. Melodías clásicas tocadas con una aproximación y unos recursos contemporáneos, esa puede ser la clave de la especial manera de ver la música del grupo.

“Sentido Irracional” nos acerca al lado más progresivo de la banda, que siempre se ha confesado admiradora de bandas como DREAM THEATER o SYMPHONY X, aunque no podamos decir que THE NAME sea una banda de Metal Progresivo en sentido estricto. En esta canción la voz de Guillermo ofrece un verdadero recital de registros pasando de la fuerza desgarrada a lo Russell Allen o voces cristalinas de amplia modulación al más puro estilo de los grandes cantantes de los ochenta. Greg y Asier aprovechan para ofrecernos solos doblados de guitarra y teclado que rezuman elegancia y clasicismo justo antes de que el tema se remanse en un pasaje de gran belleza donde el bajo de Andrey y la batería de Ander exhiben detalles de gran maestría.

Con brutal crudeza arranca “Un Mundo del Revés” gracias a la fuerza de las guitarras (excelente el trabajo de producción) y a la fiereza de la batería, pero, amigos, esto es un disco de THE NAME y cuando crees que el tema va a ir en un sentido se abre paso el estribillo con una abrumadora melodía que te obliga a cantar a gritos. Y es que los estribillos de la banda son de esos que se te meten bajo la piel y te poseen de manera irremediable. El pasaje instrumental central es toda una lección de maestría rítmica por parte de la banda pero en especial del gran Ander Alonso, recientemente sustituido por Fran Pesadillas, quien tiene ante sí la apasionante tarea de aportar su sello personal a unos patrones rítmicos asombrosos.

Pasamos el ecuador del disco y llegamos al momento más épico del nuevo disco de THE NAME. “Esclavo” es majestuoso, atronador, emocionante… Si tuviera que elegir un tema de “Momentos” para demostrar la madurez compositiva musical y estilística del momento actual de THE NAME sería este. Al bello arpegio de guitarra acústica de apertura se le van sumando bajo, batería y teclados edificando melodías sinuosas y minuciosas sobre las que se sitúa la deslumbrante voz de Guillermo. Una voz que recorre todos los registros posibles de menos a más subiendo hacia la estratosfera vocal sin artificios, a puro pulmón. Magistral. El tema avanza musicalmente por derroteros de puro Heavy Metal épico con un estribillo para enmarcar en el que se nos invita a no ser jamás el esclavo de nadie. El solo de guitarra de Greg es también de los más destacables del disco por su maravillosa melodía y su vertiginosa técnica que nada tiene que envidiar a grandes de la guitarra como Michael Romeo.

Nos hallamos ante uno de los mejores jóvenes guitarristas del momento por técnica y musicalidad, algo que se aprecia a lo largo de todo el disco y con especial intensidad en la colosal instrumental “Somnum”, un corte en el que el grupo se pasea a gusto por territorios progresivos demostrando su gran solvencia interpretativa. Quienes sigáis al grupo desde hace años veréis en esta composición reflejos de “Neurosis”, aquella épica instrumental que incluyeron en su primer disco. Es lo que tiene tener una ya dilatada trayectoria: al final las versiones 2.0 aparecen tarde o temprano para alegría de sus fans. Como decía antes, este tema nos ofrece la oportunidad de disfrutar de la banda en su vertiente más progresiva y todos los músicos brillan con fuerza aunque tal vez sea Greg quien de nuevo capte más nuestra atención con sus electrizantes solos de guitarra.

La tripleta de cierre de “Momentos” es de verdadero lujo. Si lo ya oído hace al disco ser merecedor de todos los elogios el tramo final del disco no podía haber sido más inspirado. “Tal Vez” podría parecer condenado a ser el clásico “tema menor” del disco, aquel que de alguna manera languidece ante la magnificencia de sus compañeros de viaje, pero no nos dejemos engañar. La canción es una minuciosa construcción repleta de emociones que se asienta sobre un ritmo pausado, casi de balada, que deja espacio a la excelente interpretación de Guillermo, quien nos regala un estribillo emotivo y de aromas clásicos. El cambio de ritmo y el endurecimiento previo al solo de guitarra vuelve a demostrarnos la versatilidad de un grupo que no acostumbra a acomodarse en lo previsible.

Otro de los momentos álgidos de “Momentos” es “Ira y Valor”, una épica composición extensa, trufada de riffs poderosos, ritmos complejos, teclados grandiosos y unas bellísimas líneas vocales que planean majestuosas sobre el drama de ese toro que se enfrenta al cruel ritual de su sádico sacrificio. La madurez del grupo ha llegado también al ámbito de las letras y esta canción es un claro ejemplo de ello, como lo es a nivel musical cuando el grupo se lanza tras los intrincados patrones rítmicos de Ander con una deslumbrante serie de solos de guitarra y teclado.

“Momentos”, energía y crecimiento para THE NAME

El cierre de “Momentos” viene de la mano que es otra oda a la música, a la música en directo en concreto y a la magia del despertar a la conciencia de la magia ritual de un concierto en directo. Esa primera vez que todos recordamos ante un escenario sobre el que nuestros héroes eléctricos embrujaban nuestra alma ya para siempre. “El Despertar” es la síntesis pura de lo que es THE NAME: Metal melódico repleto de energía y emoción. El bajo de Andrey (reemplazado recientemente por Jorge Rodríguez) suena poderoso impulsando un tema corto, intenso y directo a la yugular. El solo de Greg es igualmente corto pero repleto de furia y pasión y la interpretación vocal de Guillermo vuelve a ser un mosaico de colores, matices y energía desbocada.

Un excelente cierre para un disco extraordinario que coloca a THE NAME como el grupo más excitante y sólido de la escena metalera vasca del momento, en mi humilde opinión. Ahora toca sacarlo a los escenarios y demostrar que este, ahora sí, es el momento de THE NAME. Ha llegado el final de la cuenta atrás.


Discográfica: Bad Death Records

Reseña Panorama
Nota
9.5
Compartir
Artículo anterior2017-11-23 PROCESSION + EPITAPH + PACTO DE SANGRE – Zaragoza Murcia Madrid Barcelona
Artículo siguienteENSLAVED: Vídeo de “The River’s Mouth”

Desde los 15 años enredo con las letras y las palabras para intentar describir la inmensa sensación de felicidad que me provoca el Rock. He hecho radio, fanzines en papel (sí, viejuno que es uno…) y desde hace unos años colaboro en esta apasionante aventura llamada HELLPRESS. El Hard Rock y el Heavy Metal clásico son mis pasiones aunque también me emociona el Progresivo y algunos sonidos extremos. Desde hace tres años canto en Electric Funeral-Black Sabbath Tribute y ahora también en Black Mamba. La Música es el Latido del Universo.

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here