Crítica de TOTENGOTT – Doppelgänger

0
TOTENGOTT - Doppelgänger

Cuando algo te gusta, y quiero decir que te gusta de verdad, lo quieres en su versión más pura. Sin aditivos, sin salsas, sin mierdas que enmascaren su sabor. Solo esa fruta, ese plato de pasta italiana, ese filete rojo y jugoso de buena carne. Poca elaboración, sólo un ingrediente principal, pero de calidad. A TOTENGOTT le gusta, y le gusta de verdad, CELTIC FROST, y así lo muestra en “Doppelgänger”.

Nació de hecho el trío asturiano como grupo tributo a las huestes de Tom G. Warrior, y el 2014 lanzaron una maqueta con versiones de cinco temas sacados del “Morbid Tales”, “To Mega Therion” y “Monotheist”. Tuvieron el buen tino de no quedarse en la triste copia y empezaron a componer sus propios temas, haciendo suya la esencia del grupo suizo.

“Doppelgänger” es su primer disco como tal, editado por Xtreem Music. Sólo tres temas, pero largos, en total casi tres cuartos de hora de un híbrido entre Doom, Black y Thrash Metal cuidadosamente sucio. El sonido es el perfecto para un disco de este tipo, todo suena clarísimo, pero no queda ningún hueco por rellenar. No hay nada que destaque por encima de lo demás porque todo está exactamente donde tiene que estar. Las guitarras de Chou Saavedra suenan graves y con grano en los riffs más Doom y limpias, aderezadas con una reverb preciosa, cuando tienen que serlo. El bajo de Nacho Void hace recordar con añoranza al difunto Martin Eric Ain, y la batería de José Mora es tremendamente flexible: va de las andanadas de Metal Extremo a los ritmos funerales con facilidad y fluidez. Los arreglos orquestales y teclados, añadidos con sutileza, terminan de crear la atmósfera general de mal rollo que impregna el disco. Como broche, la voz del propio Saavedra, más Tom G. Warrior que el propio Tom G. Warrior.

“Doppelgänger” crea el hipotético puente que habría construido CELTIC FROST entre el “To Mega Therion” y el “Monotheist”, cogiendo las partes más thrasher del primero y la profundidad y lentitud del segundo. También recuerda, obviamente, a TRIPTYKON, la otra criatura de Tom G. Warrior, sobre todo en las partes más doomies, pero esto suena algo más crudo y directo.

La primera pieza, “Delusions of Negation”, abre de manera espectacular, con una intro muy cuidada que explota en un riff de pesadísimo Doom Metal que también podría recordar a los fineses KYPCK. Tarda poco en convertirse en un trallazo: caña para los que añoran los tiempos del “Morbid Tales”.

El segundo tema, “Satan Beside You”, es mucho más lento y pesado, con una estructura bastante clásica. Muy buen tema de Doom Metal, con unos juegos de voces muy similares a los que hacían Warrior y Ain en “Monotheist”.

Cierra el disco “Doppelgänger”, una suite de más de veinte minutos. Aquí TOTENGOTT da todo lo que tiene. Riffs que pesan como montañas, arreglos sinfónicos, voces torturadas y ese perfecto equilibrio entre caña y atmósfera. Un tema que vale más que muchas discografías.

TOTENGOTT hace lo que le gusta, y bien, en “Doppelgänger”

Con su primer disco, TOTENGOTT coge una fórmula conocida, y la sublima para sacar lo mejor de ella, como unos Walter White del Doom guarro, afilado y agresivo. Tres tipos que tienen claro lo que les gusta y cómo hacerlo bien.


 

Discográfica: Xtreem Music

Más sobre TOTENGOTT en su página de Facebook.

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here