Crítica de TSJUDER – Throne Of The Goat

0
TSJUDER - Throne Of The Goat

El mundo necesita un montón de cosas. Depende de a quién le preguntes, unas u otras. Pero para la mayoría de la gente (supongo), muchas. Necesita más humanidad. Y tal vez menos seres humanos, aunque suene paradójico. Necesita más empatía y repensar, de paso, las redes sociales: no se trata de para qué nos sirven sino de para qué les servimos. Tachán. Bienvenidos al siglo XXI. Y después de una buena sesión de informativos (por no hablar de una sesión de lectura de comentarios en páginas web etc.) es probable que se concluya que lo que hace falta es fuego redentor. Un cataclismo. El ascenso de Skynet, que ya lo vamos mereciendo y ya está tardando. Se supone que en agosto se cumplirán 21 años desde que tomaste conciencia: haz algo, puto ordenador. El mundo necesita muchas cosas, pero no me parecía una de ellas una reedición de “Throne Of The Goat”.

“Throne Of The Goat”, regrabado

El EP de TSJUDER, por cierto, también cumple 21 años. No al menos en este formato que presenta Season Of Mist: sencillamente el material original y la regrabación de las mismas canciones por parte de la formación actual del grupo de Oslo. En versión limitada y, supongo, interesante para los muy seguidores del grupo y muy coleccionistas de la escena Black Metal. No mucho más, creo. No hay más material adicional, rarezas, versiones, demos rescatadas de catacumbas sepultadas bajo otras catacumbas… Intro, outro y dos canciones, todo en la versión original y ultra cruda y repetido en la nueva con sonido actual. Y ya.

No hay mucho más que decir y como todo buen crítico musical cobro por palabras (y un auténtico dineral), así que hablemos de TSJUDER. Tengo a su tercer disco, “Desert Northern Hell”, por una verdadera obra maestra de Black Metal noruego absolutamente puro y sin ningún asomo de adulteración. Cuando aparece este grupo, de hecho, los grandes trabajos de la segunda ola ya son clásicos y los referentes están metidos en asuntos cada vez más variopintos (Euronymous no, ya se sabe). En aquel 2004 SATYRICON está entre “Volcano” y “Now, Diabolical” (ay), EMPEROR había editado lo que sigue siendo su último disco e IMMORTAL ya era un hito de Nuclear Blast con “Sons Of Northern Darkness” (qué temazo es “Beyond The North Waves”, por cierto). Quiero decir que había que rascar más que un puñado de años antes para encontrar vetas puras de Black Metal nórdico, y TSJUDER irrumpió como una de las mejores y más auténticas. La tercera ola llegó a tiempo cuando ya era momento de reverenciar lo que no volvería de la segunda. Es un ciclo sin fin, diría que por suerte.

 

Después escuché los dos discos anteriores y me gustaron, pero menos. Y después de una separación y reencuentro llegaron otros dos, el notable “Legion Helvete” en 2011 y el poco más que correcto “Antiliv” hace un par de años. Instalado en la ortodoxia, uno sabe qué esperar y cómo esperarlo con TSJUDER, un nombre que deriva de tribus ancestrales que pululaban con un pie en las leyendas nórdicas y otro en tierras entre las actuales Rusia y Estonia, y que aparecían en la aventura ochentera noruega “Pathfinder”. Este grupo ya es lo que es a estas alturas, creo que en el buen sentido de la palabra. Ninguna sorpresa, un lugar seguro en el que disfrutar de la norma de un sonido y su gran disco ya muchos años atrás. De la formación que grabó el EP que nos ocupa siguen Nag y Draugluin, y TSJUDER es lo mismo… pero con dos décadas más de experiencia y música encima. Y se nota, igual que en sus últimos discos. Sin salirse del Black Metal noruego más prototípico, el sonido es más moderno y los riffs algo más intrincados.

Ese sonido y el poso, un obvio aroma a profesionalidad, son lo que separa, claro, ambas grabaciones con dos correctas canciones marca de la casa como “Throne Of The Goat” y Dying Spirits”. Correctas y poco más. Las originales, por su parte, tienen ese sabor horrible y añejo del Black Metal de garaje y maqueta, un descacharre gozoso que se abre con una intro que es tal amalgama de sonidos cacofónicos y rugidos inhumanos que uno llega a pensar que un demonio andaba de verdad suelto, y lanzando bocados, durante la sesión de grabación. 21 años después, insisto, resulta entrañablemente divertido.

Insisto: un poco más de sustancia (más material) habría dado más interés a este trabajo. Ni el estatus actual de TSJUDER ni la valía de estas dos canciones dan para grandes exhortaciones. Este es un buen grupo, “Desert Northern Hell” sigue siendo un discazo… y ya. Esta nueva versión de “Throne Of The Goat” es solo para seguidores acérrimos.


Discográfica: Season Of Mist

 

Reseña Panorama
Nota
4
Compartir
Artículo anteriorSchmier abandona las filas de PÄNZER para centrarse en DESTRUCTION
Artículo siguienteLa escuela de RIFF & ROLL ofrece su primer Rock Camp urbano
De la vieja guardia a base de cumplir años, y ya van suficientes como para que cumplirlos sea una putada. Me gano la vida escribiendo y llevo más de un cuarto de siglo escuchando Metal. La gran constante de una vida que me paso intentando cumplir aquello de que hay que ser de los buenos porque ya hay demasiados de los malos en el mundo.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here