Crítica de U.D.O. – Steelfactory

0
UDO - Steelfactory

Ya iba siendo hora de que el Sr. Udo Dirkschneider decidiera poner en marcha de nuevo la maquinaria de U.D.O. para presentarnos este nuevo “Steelfactory”. Lo esperábamos más todavía después de haber pasado un par de largos años girando alrededor del mundo acompañado por los mismos músicos que le suelen acompañar, pero presentándose ante los fans como DIRKSCHNEIDER e interpretando sets basados íntegramente en temas de ACCEPT. Este período le sirvió para recuperar muchas canciones olvidadas por los actuales ACCEPT, rendir su propio homenaje y jurar que esta iba a ser la última oportunidad que tendríamos sus seguidores para poder disfrutar de esos temas cantados por él mismo en directo. Ya veremos si lo cumple.

A pesar de que guardo un gran recuerdo de las dos veces que le vi en directo como DIRKSCHNEIDER, mis ganas de volver a escuchar los clásicos de U.D.O. en vivo se han ido acrecentando a medida que pasaban estos años, así que tres años después de su último trabajo de estudio vuelve a la carga con las baterías más que cargadas de la mano de “Steelfactory”.

El disco tiene un comienzo directo y poderoso con “Tongue Ripper”, un tema potente y poseedor de un estribillo que sin ser nada del otro jueves cumple a la perfección con la misión de arrancar el trabajo con poderío y que muy seguramente también le sirva para dar el pistoletazo de salida en los conciertos de su próxima gira.

U.D.O. se ha visto más influenciado que nunca por el sonido clásico de ACCEPT en esta ocasión

La cosa se calienta con “Make The Move”, que atesora un riff que huele intensamente a “Living For Tonite”, algo que de primeras me pareció muy descarado por parte del teutón pero que a la vez le he ido cogiendo un cariño tremendo al tema a medida que las escuchas del álbum se iban sucediendo. Puedo llegar a entender que pasar tanto tiempo tocando solo temas de ACCEPT ha tenido que influir de sobremanera en el proceso de composición de “Steelfactory”.

En contraposición a los dos primeros temas, nos encontramos con la pesada “Keeper Of My Soul”. Esta canción posee un ritmo más lento y grueso donde Udo comienza cantando con voz limpia y sugerente, haciendo que nos sumerjamos a la perfección en la profundidad del corte.

En “In The Heat Of The Night” nos damos de frente con la faceta más melódica de la banda, en un tema en el que brilla por encima de todo la guitarra majestuosa de Andrey Smirnov. Se ha convertido en uno de los mejores aliados de Udo y está a un gran nivel durante todo el álbum, destacando su buen hacer en el conjunto del trabajo convirtiéndolo en uno de los más frescos y brillantes en mucho tiempo de U.D.O.

De momento el disco no decae a medida que el tiempo transcurre, manteniendo el gran nivel con canciones como “Raise The Game”, la potentísima a la vez que melódica “Blood On Fire” o la veloz “Rising High” en la que no puedo evitar que me recuerde fuertemente a “Aming High”.

La guitarra de Andrey sigue sonando poderosa en “The Devil Is An Angel” y es que el ruso se ha encargado de todas las pistas de guitarra del trabajo después de la marcha de la marcha de Kasperi Heikkinen, el que era su pareja a las seis cuerdas en la banda y que hoy en día milita en BEAST IN BLACK. El finlandés ya fue sustituido en directo por Bill Hudson, quien también terminó abandonando la banda, y tras contar con la colaboración de un viejo conocido como es Stefan Kaufmann para tirar adelante los compromisos veraniegos, finalmente Dee Dammers ha sido el elegido como guitarrista permanente.

La vacilona “Hungry And Angry” es una de las canciones más simples y olvidadizas del trabajo, pero afortunadamente no tardan en recuperar el pulso del trabajo con “One Heart One Soul” , pieza elegida como uno de los singles de “Steelfactory” y que posee un estribillo de esos que se cantan con el puño en alto en los conciertos.

“Pictures In My Dreams” atesora unas buenas melodías vocales por parte del vocalista alemán, mientras que la socarrona “A Bite Of Evil” da síntomas de agotamiento. La canción aparece justo en un punto en que el trabajo empieza a hacerse algo pesado debido a la cantidad de material que lo compone y la duración de este tema, nada más y nada menos que una hora y ocho minutos. Justo nos encontramos en la canción número doce y todavía nos quedan tres por delante, cosa que hace que el disco termine haciéndose un poco largo de escuchar.

U.D.O. mantiene el nivel tras acabar con sus versiones de ACCEPT

U.D.O. llega a levantar tímidamente el vuelo con “Eraser” y “Rose In The Desert”. Los alemanes marcan el final del trabajo de manera más pausada con la electroacústica “The Way”, tema que va ganando intensidad a medida que va avanzando y en dónde nuevamente Andrey se sale por todos lados en el momento del solo de guitarra.

Las ganas de escuchar nuevo material de U.D.O se ven saciadas ampliamente con “Steelfactory”, un disco notable que atesora un puñado de buenos temas que harán disfrutar a los fans acérrimos de la carrera en solitario del vocalista teutón pero que podía haber llegado hasta el excelente si no fuera por la duración excesiva del trabajo.

Por cierto, U.D.O estará presentando “Steelfactory” en el próximo festival “Rock The Coast”.


Discográfica: AFM Records

 

Reseña Panorama
NOTA
8
Compartir
Artículo anteriorMASTERS OF CEREMONY contará con Adrienne Cowan como vocalista
Artículo siguienteROTTING CHRIST: Lyric video de “Fire, God And Fear”
Pasé mi infancia en la habitación de mis hermanos mayores, quedándome boquiabierto admirando los posters de bandas de los 80 que empapelaban sus paredes. Poco a poco fui creciendo y empecé a desempolvar sus vinilos, quedándome impresionado con esos nuevos sonidos y portadas que hoy en día siguen emocionándome como entonces.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here