Crítica de WOLFHEART – Constellation Of The Black Light

0
Wolfheart - Constellation Of The Black Light

La prolífica banda finlandesa WOLFHEART regresa al panorama musical con un nuevo disco, “Constellation Of The Black Light”. Con el buen sabor de boca que nos dejó su actuación hace algo más de un año presentando su último larga duración, “Tyhjyys”, y casi sin dar respiro, lanza al mercado este nuevo álbum y vuelve a hacernos una visita durante el frío mes de noviembre junto a OMNIUM GATHERUM y NOTHGARD.

“Constellation Of The Black Light” se nos presenta con una portada de lo más turbia: una calavera de chivo franqueada por dos árboles muertos rodeados de nieve. Inquietante pero bella al mismo tiempo. En su interior, el álbum nos ofrece 7 temas cargados de fuerza y energía, de rabia y melancolía, con una producción muy cuidada y épica, en los que dan buena muestra de lo que ellos mismos denominan “Winter Metal“: una combinación de elementos del Death Metal Melódico y del Black Metal Noruego, así como algunos toques de Doom Metal (pero solo algunos, sin predominar).

WOLFHEART se deleita en oscuros paisajes con “Constellation Of The Black Light”

En este disco cobran sobre todo protagonismo los teclados. Es un disco, en ese sentido, más ambiental, que evoca directamente los bosques oscuros y frondosos de su país: Finlandia. Asimismo, ha de destacarse la capacidad del álbum de imbuirte dentro del paisaje que recrea, consiguiendo que los 40 minutos aproximados de duración del álbum se pasen volando, como en un suspiro.

El disco se inicia con “Everlasting Fall”, tema de más de 10 minutos de duración, que resulta ser el más complejo y de mayor calidad. Apuesta arriesgada de WOLFHEART, pues no es común iniciar un álbum de esta forma. Sin embargo, consigue facturarlo de manera perfecta, comenzando con una intro a base de punteos de guitarra que poco a poco nos va metiendo el el universo épico y tenebroso de los bosques de Finlandia. Después cambia radicalmente a un Black Metal más puro e intenso, con riffs continuos propios del estilo y la voz de Tuomas Saukkonen alternando entre los agudos y los graves de manera perfecta. Asimismo, no se olvida en este tema de la base melódica, que da un aire al tema mucho más oscuro, y que será la tónica general del disco.

Riffs potentes de guitarra dan paso a “Breakwater“, que, con una báse rítmica de fondo y una batería enloquecida, nos muestra el potencial de la banda. Tema duro, cañero, con momentos de pausa y más melódicos en el estribillo, pero sin perder los tintes de Black Metal. A destacar el solo de guitarra de Mika Lammassaari, breve pero intenso.

“The Saw” es quizá el corte más flojo del disco, aunque no por ello deja de ser un temazo, lleno de matices, cambios de ritmo y estructuras. Comienza con lento, constante, tirando ligeramente al Doom que conocemos (salvando las distancias), al que en seguida se unen los riffs de guitarra, y la voz gutural de Tuomas. Por su parte, “Forge With Fire” se inicia con una cadencia poderosa, ideal para hacer un poquito de “headbanging”, para en seguida continuar con esa base black metalera y esos teclados que tanta épica otorgan, resultando más rítmico, mucho más estructurado.

Y para terminar, tres temas que no tienen desperdicio. “Defender” se presenta ante el oyente de manera grandiosa y siniestra, gracias al ambiente de fondo creado por los teclados, al que se unen de nuevo los riffs de guitarra pesados. A continuación, “Warfare” nos da muestras de la garra de los finlandeses, pues es un corte ideal para romper las cervicales a más de uno. Se inicia con riffs más propios del Black, con esa cadencia constante, para luego cambiar a un ritmo más pausado, característico de la banda. Ha de destacarse en este tema el toque de órgano en el puente, más propio de una pelicula de terror, que, junto con el aporte melódico y triste al final, da un punto de alivio dentro de la maraña de rabia que nos muestran.

Por último, un ritmo marcial cierra el álbum. “Valkyrie” es otra de las grandes canciones del disco, potente, contundente, con las guitarras generando ambiente. Un gran cierre.

WOLFHEART ha regresado por la puerta grande. Siguiendo la estela de su anterior disco, “Constellation Of The Black Light” aparece en el panorama musical para consolidar a la banda finlandesa como una formación fuerte, enérgica y digna representante de su país. Solo resta ahora ver la presentación del disco en directo.


 

Discográfica: Napalm Records

Más información sobre WOLFHEART en su página de Facebook.

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here