Crítica de WOLFPAKK – Wolves Reign

0
Wolfpakk - Wolves Reign

WOLFPAKK es un proyecto musical arrancado en 2010 por el cantante Michael Voss (MAD MAX, MICHAEL SCHENKER, ex BONFIRE, ex CASANOVA) y el guitarra Mark Sweney (ex CRYSTAL BALL). En esta cuarta entrega discográfica, “Wolves Reign”, se arropan de casi treinta músicos invitados que van desde Brad Gillis (NIGHT RANGER), George Lynch (DOKKEN), Steve Grimmett (GRIM REAPER), Biff Byford (SAXON) o Tony Harnell (TNT) a Jen Majura (EVANESCENCE) o Timo Somers (DELAIN).  De este elenco de lujo se puede deducir que la propuesta musical tiene una base muy marcada de Heavy Metal clásico con una influencia importante de Hard Rock melódico o incluso del Metal Gótico más aterciopelado.

“Wolves Reign” comienza de manera prometedora con “Falling”, un tema de riff marcado con pausas que sostienen la tensión antes de los puentes y un estribillo con gancho, y un buen juego a dos voces. El nivel se sostiene de manera solvente con la siguiente “Run All Night”, una buena pieza de Heavy Metal melódico, que además goza del que probablemente sea el estribillo más pegadizo de todo el disco.

En el tercer corte nos encontramos con “Blood Brothers”, una canción de aires marciales y étnicos que recuerda los SAXON más experimentales de sus últimos trabajos, sobre todo por la participación de Biff Byfford.

Este buen sabor de boca inicial dura poco. Pronto nos topamos con las primeras señales de que algo falla en esta receta. El tema que da título al álbum, “Wolves Reign”, se construye sobre un medio tiempo de pretensión oscura y épica, como si de un “Egypt (The Chains Are On)” de DIO descafeinado se tratase. Y aquí el disco entra de lleno en su fase olvidable.

 

Canciones poco inspiradas en “Wolves Reign”

Es cierto que hay algunos temas con gancho, como “Inside The Animal Mind”, que vendría a ser una mezcla entre UDO, TWISTED SISTER y unas guitarras a lo LORDI; o “I’m Onto You”, que recuerda a los EDGUY de “Fucking With Fire” o a los POODLES más duros.

Pero otros temas suspenden sin piedad. “No Remorse” cae en un Power Metal melódico anodino sin apenas personalidad. Las líneas de guitarra y los coros se han oído mil veces. No es mala composición pero suena terriblemente gris y repetitivo. El tema transmite cierta intención de parecerse a AVANTASIA pero no consigue ni aproximarse. Algo similar ocurre en “Tomorrowland”, una apuesta por la epicidad pero que cae en un soporífero medio tiempo desganado. La sombra del proyecto de Tobias Sammett  vuelve a aparecer en “Scream Of The Hawk”, que pese a su contundente riff inicial se pierde en un estribillo mediocre que no acaba de encajar ni de funcionar.

Esa sensación de sopor de la que hablábamos se recrudece en “Mother Earth”, que recurre a unos riffs marcados y contundentes que podrían recordar a los ACCEPT clásicos pero se pierde en aditivos innecesarios, como ese interludio a lo DEEP PURPLE con voces sampleadas y teclados, un estribillo insulso en el que encima se recrean. El resultado es que acabas mirando el reloj para ver cuánto queda de disco y poder pasar a otra cosa.

El cuarto álbum de WOLFPAKK no consigue despegar pese a la deslumbrante corte de músicos invitados de  que se rodean. El principal problema de “Wolves Reign” es que según vas escuchando sus canciones te das cuenta de que hay muchos arreglos y frases inspirados, pero no consigue construir temas efectivos.


Discográfica: AFM Records

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here