Crónica de BULLET, SCREAMER y REXORIA en Madrid

2
Bullet - Concierto en Madrid

Conciertos de BULLET, SCREAMER y REXORIA – 11 de mayo de 2018, Madrid (sala Caracol)

La escena metalera en España, de aquí a un tiempo atrás, viene mostrando síntomas de cansancio, de enfermedad, de decaimiento. La asistencia a los conciertos hace aguas por todos lados y no parece que, de momento, se haya encontrado solución factible para taponar la herida. Sobredosis de conciertos coincidiendo en el mismo día y poco o nulo interés en la audiencia por acudir a las salas a apoyar la causa que se tercie. Consecuencia de todo ello: los dos conciertos a los que acudí el pasado fin de semana, ambos con artistas internacionales a la cabeza, no lograron recopilar más de 70 entradas vendidas entre los dos. Triste, verdaderamente triste. Con mi aplauso de por medio, y reverencia si hace falta, para aquellos promotores que siguen apostando por el género contra viento y marea, vamos a centrarnos en uno de los citados shows, el que nos ofreció BULLET en la madrileña sala Caracol en compañía de otras dos bandas también suecas, SCREAMER y REXORIA. Artillería escandinava que, a pesar de la pobre expectación generada, funcionó a las mil maravillas de cara a los que sí nos acercamos hasta el barrio de Embajadores el pasado viernes.

REXORIA

Rexoria - Concierto en Madrid

Había visto un par de videoclips de REXORIA antes de acudir al concierto. Las pocas sensaciones que me produjo ese leve contacto con el cuarteto sueco se tradujeron en indiferencia y extrañeza. La propuesta, con voz femenina al frente, se me antojó un tanto melódica y pomposa con respecto al engranaje musical que presentan SCREAMER y BULLET. No obstante, la banda me acabó sonando algo más potente y enérgica en vivo.

Rexoria - Concierto en MadridUnos minutos por encima de las 20:00, se corría el telón de la Caracol y entraba una intro a la que acompañaba “Way To Die”, perteneciente a “Queen Of Light”, el último trabajo de la agrupación. Obviamente, con diez o quince personas que estábamos en aquel instante en el local y la gran cantidad de metros cuadrados vacíos que había, parecía una tarea difícil la de hacer que el asunto sonase en condiciones. A pesar de la chocante saturación en las guitarras, el sonido se fue ajustando con temas como “Soldier Of The Sun” y la más speedica “Hurricane”.

La banda, comandada por Frida Ohlin, salió con la mejor de las actitudes al escenario. Se podría decir que la principal referencia que descubre la música de REXORIA se halla en BATTLE BEAST, aunque la calidad de los aquí presentes diste bastante de la que atesora el grupo finlandés. De hecho, Frida me pareció una vocalista más bien flojita e insustancial, con poco gancho y alejada de la fortaleza de Noora Louhimo. Sinceramente, durante el show de los suecos me pareció más reseñable musicalmente hablando la labor de los dos guitarristas de la formación, ambos con bastante presencia escénica. Como detalle curioso, la banda no lleva bajista, con lo que es únicamente el baterista Martin Gustavsson el encargado de tirar del carro y hacer que la base rítmica suene en condiciones.

Rexoria - Concierto en Madrid“Valiance In War”, cuyo comienzo guitarrero me recordó al “Princess Of the Dawn” de ACCEPT, le dio continuidad al show, el cual echó el cerrojo con “The World Unknown”, otro tema excesivamente meloso y falto de garra. La banda demostró profesionalidad y buen hacer durante la media hora que estuvo tocando, de eso no cabe duda, pero su planteamiento musical me pareció que se quedaba en terreno de nadie, si bien los temas en sí, para más inri, tampoco me parecieron especialmente llamativos.

SCREAMER

Screamer - Concierto en MadridHará cuatro o cinco años de mi primer y único encuentro con SCREAMER. Fue en la ya extinta sala Excalibur. En aquella ocasión, la banda, en esos tiempos un cuarteto y no un quinteto como ahora, venía defendiendo “Phoenix”, su segundo trabajo, y su concierto me dejó buenas sensaciones, así que tenía ganas de volver a enfrentarme al combo sueco, y más teniendo en cuenta que Christoffer Svenson, el que fuera el vocalista, dejó la formación y su lugar lo ocupó hace un par de años Andreas Wikström, con lo que me picaba la curiosidad por ver cómo se las gastaba el nuevo fichaje, el cual ya ha dejado su impronta en estudio en el reciente “Hell Machine”.

Screamer - Concierto en MadridSobre las 20:45 arrancaba un refrito de melodías e hilillos musicales pertenecientes a los “Looney Tunes” como intro, detalle cachondo y peculiar, dada la nula conexión que la historia nos ha deparado entre el mundo del Heavy Metal y el de los cartoons. Sea como fuera, eso supuso el pistoletazo de salida. “Screamer”, la roquera y estilosa “On My Way” y “Hell Machine” demostraron que la banda salió a degüello. Andreas es un tipo con mucha presencia, un frontman que llena escenario, por momentos parecido a Oscar Carlquist de los también suecos RAM aunque con menos envergadura que este, pero algo más limitado vocalmente hablando que Christoffer, conclusión a la que llegué al finalizar el show. De todos modos, la banda creo que ha ganado enteros con la entrada de Andreas, ya que la diferencia cualitativa entre uno y otro no es que sea abismal y, sin embargo, el porte y la pegada visual que ostenta el último en llegar sí marca cierta distancia con el vocalista original de SCREAMER.

“Adrenaline Distractions”, “Can You Hear Me” y la coreada “Demon Rider”, este último de los mejores temas que tiene el quinteto nórdico, entraron en escena a la par que, de vez en cuando, salía humo disparado verticalmente de los laterales del escenario creando un efecto óptico capaz de trasladarte a los shows de los años 80.

Screamer - Concierto en Madrid“Keep On Walking”, la pegadiza “Monte Carlo Nights” y “Rock Bottom”, nada que ver con el clásico de UFO, clausuraron una buena y solvente actuación de otra banda de Heavy Metal adherida a la nueva hornada retro europea que tan bien parece funcionar entre los circuitos más underground del género.

BULLET

Bullet - Concierto en Madrid La apisonadora BULLET volvía a la capital. Los ojos de loco paranoico del singular vocalista Dag Hell Hofer volvían a posarse sobre nosotros. El quinteto, con nuevo bajista al frente, regresaba para no dejar títere con cabeza. Las referencias a sus buenos directos se las han ganado con creces y, en esta ocasión, no fallaron, volvieron a ser implacables y a acrecentar su historia, la historia de una banda que sigue moviéndose desgraciadamente en circuitos inferiores a los que le correspondería por derecho propio. Con respecto a esto último, me gustaría echar la vista atrás y rememorar la última vez que me topé con BULLET en directo. Fue en el 2013, en la sala Sol, evento en el que también participó la banda catalana ’77. En dicha ocasión, la asistencia rondaría las doscientas personas, motivo por el cual, y tampoco quiero insistir mucho más en el asunto, sigo sin explicarme la causa del nefasto recibimiento que el público madrileño le hizo a la banda sueca. Tan injusto como reprobable, y es que esta agrupación, sabedora de que se mueve bien en ese terreno de Hard N’ Heavy rocanrolero macarra que lo mismo bebe de los primeros ACCEPT como lo hace de los AC/DC más contundentes y noventeros, no solo no se ha estancado, sino que ha ido añadiendo elementos a sus shows. Buen reflejo de ello fueron las numerosas bombillas que conformaban el logo de BULLET detrás de la batería o las máquinas de humo laterales que comenté en líneas anteriores y de las que también hicieron uso momentáneamente SCREAMER.

La banda, desde su inicio, sonó como un cañón. Con fuerza, gancho y con ese rollito magnético que se te impregna con cada rasgado de cuerda, con cada alarido de Hell Hofer. “Speed And Attack”, “Ain´t Enough”, “Rogue Soldier” o “Wildfire” llenaron de humo el campo de batalla. Los guitarristas Hampus Klang y Alexander Lyrbo se intercambiaban sus posiciones, llegándose a subir en ocasiones a la tarima de la batería, mientras que Hell Hofer hacía gala una vez más de ese atípico pero resultón frontman que es. Puede que siga pasado de peso, aunque diría que se ha desprendido de unos cuantos kilos, pero el tipo va sobrado de actitud y de Rock intravenoso. Eso es indiscutible.

Otros temas en caer fueron “Riding High”, “Rolling Home” o “Storm Of Blades”, con los que la banda decidió aparcar su reciente “Dust To Gold” para bucear un poco entre sus anteriores lanzamientos.

Bullet - Concierto en MadridEl concierto parecía perfectamente encarrilado. BULLET enlazaba un tema tras otro, con dinamismo y con el ritmo idóneo que han de tener este tipo de conciertos, donde ni siquiera hay hueco para los manidos solos de batería o de guitarra que cada vez aportan menos y acaban saturando al personal. La eléctrica y atolondrada “Stay Wild”, “Dusk Til Dawn” y “Fuel The Fire” sacaron a la palestra lo bien que se ha compenetrado el bajista Gustav Hector con sus compañeros de viaje y la tremenda facilidad que tiene la banda para crear estribillos hechos para corear puño en alto.

En el tramo final, en el que tocaron “Bang Your Head” ante la insistencia del público, “Dust To Gold”, y el ya mítico y siempre infalible “Bite The Bullet” acabaron de rubricar un magnífico concierto. Algo corto quizá, rondando la hora de duración, pero indudablemente enérgico, movidito, eficaz y, lo más importante, sin pérdidas de tiempo entre tema y tema. Heavy Rock a degüello que sigue funcionando tan bien como hace quince años, cuando BULLET comenzó su andadura. Esperemos que en su próxima visita, la banda se encuentre con una recepción bastante más cálida de cara a la buena salud de nuestra escena, la cual debemos esforzarnos en cuidar absolutamente todos los que de algún modo estemos implicados.


Fotos: Gema Gómez, por cortesía de Metaltrip.com

Promotora: Noise On Tour.

Madness Live!

2 Comentarios

  1. Los temas “Dust To Gold”, “Turn It Up Load” no los tocaron, y en su lugar tocaron “bang your head” por aclamación de respetable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here