Crónica de CANNIBAL CORPSE, THE BLACK DAHLIA MURDER e IN ARKADIA

0
Cannibal Corpse - Concierto en Madrid

Conciertos de CANNIBAL CORPSE, THE BLACK DAHLIA MURDER e IN ARKADIA – 4 de marzo de 2018, Madrid (sala Mon)

CANNIBAL CORPSE lleva 30 años en activo. No ha tenido idas y venidas, no ha dado giros musicales de cara a la galería y no ha dejado de hacer lo que le ha dado la real gana. Con, eso sí, toneladas de trabajo como cimientos de una carrera a la que tampoco se le recuerda mayor drama que la (bendita) salida de Chris Barnes en 1995. Y ya han pasado (por increíble que pueda parecernos a los que lo vivimos) 23 años. Mientras Barnes se ha dedicado revolcarse en su lodazal de mediocridad (y puede que esté siendo incluso generoso) con SIX FEET UNDER, CANNIBAL CORPSE ha vivido en saludable trance creativo.

Asumiendo lo que son y significan los discos clásicos, me gusta más en conjunto la etapa George Corpsegrinder Fisher. Lleva más de veinte años en el grupo, ha grabado maravillas como “Kill”, “Bloodthirst” o “Torture” y es, a estas alturas no hay duda, el cantante de CANNIBAL CORPSE. Con todas las de la ley y mientras Barnes acapara titulares por enzarzarse en las redes con los supervivientes del tiroteo de Florida. Moraleja: siempre se puede caer un poco más bajo cuando parece que se ha tocado fondo.

CANNIBAL CORPSE llenó la sala Mon, antigua Penélope y no el lugar soñado para ver un concierto, tampoco sin las antiguas columnas que daban guerra a base de bien. Es el legado de un grupo que ha trascendido los límites del Metal Extremo sin dejar de liderarlo, que ha vendido discos como churros y con un seguimiento en países como España que deja muy lejos a otros clásicos del género que suelen tocar entre amigos. En su día convencieron a Brian Slagel, que tardó en tragar con el Death Metal, y entraron en Metal Blade. Después tuvieron mucha publicidad gracias a sus cuitas con la censura y a su cameo en Ace Ventura. Todo ayudó, pero por delante está la música. Lo que separa el polvo de la paja. Lo pensaba viendo este concierto en el que arrasaron sin miramientos ni adornos. Con poco movimiento en el escenario, sin más luces que unos focos rojos fijos y sin más decoración que el logo del grupo proyectado sobre el fondo negro. Música, música y música. Metal. Barbarie. Profesionalidad intachable y carisma. Una gran tarde noche de domingo.

IN ARKADIA

In Arkadia - Concierto en Madrid

Aquello empezó con IN ARKADIA (ya con bastante gente la sala), un grupo al que no conocía en absoluto y del que vi la parte final de una actuación física y energética.

In Arkadia - Concierto en Madrid

In Arkadia - Concierto en MadridSonido americano y moderno: bruto, con Metalcore y escapadas melódicas para una banda francesa que ha editado ya cinco discos y que dejó buen sabor de boca como aperitivo mientras la sala se llenaba para ver a THE BLACK DAHILA MURDER.

THE BLACK DAHLIA MURDER

The Black Dahlia Murder - Concierto en MadridTHE BLACK DAHILA MURDER es uno de los niños bonitos del actual Metal americano (y del roster de Metal Blade). Con mucho seguidor en las primeras filas, largaron una docena de canciones de su especie de Death Metal Melódico a caballo entre lo actual y lo clásico.

The Black Dahlia Murder - Concierto en MadridThe Black Dahlia Murder - Concierto en MadridY ni siquiera sé si la definición es la mejor porque este grupo para mí sería agua si mi piel fuera un chubasquero: no cala. No me llega. Ni en el primer contacto en directo ni en este segundo, en el que presté más atención y acabé más aburrido que otra cosa. Tampoco en disco: lo he intentado con los tres últimos sin suerte, aunque con el más reciente (“Nightbringers”) le cogí el punto a “Jars” (que sonó muy bien en directo) y al tema título. Pero muy poco más.

The Black Dahlia Murder - Concierto en MadridThe Black Dahlia Murder - Concierto en MadridSerá cosa mía, porque no sonaron mal y a sus seguidores se les veía contentos después de un concierto marcado por la idiosincrasia de un frontman como Trevor Strnad, un cantante de Death Metal con gafas, la melena peinada con una perfecta raya a un lado y movimientos de mano de director de orquesta. Ni él y sus circunstancias pudieron evitar que mi relación con este grupo quemara otro cartucho sin brotes verdes. Nada.

CANNIBAL CORPSE

Cannibal Corpse - Concierto en Madrid Tocar justo antes de CANNIBAL CORPSE tiene la ventaja de que te va a ver mucha gente. Y la desventaja de que lo tienes crudo. Lo bueno que (objetivamente) pudo hacer TBDM quedó barrido por la comparación con la carnicería que se desató a continuación: CANNIBAL CORPSE, 17 canciones a cuchillo sin interrupciones ni aspavientos. Sin tiempo para respirar y con las primeras filas convertidas en una licuadora. Todo como tiene que ser, todo al gusto de cualquier seguidor del grupo, del más casual al más comprometido. Corpsegrinder, con el pelo por la cara y esos trapecios trasplantados de un rinoceronte, estuvo imponente con ese aura tan suya entre el psicópata de serie B y la leyenda del Metal entrañable (Youtube está lleno de muestras) con la que te irías a tomar cervezas cualquier día de la semana. Nadie bajó el nivel, con un Mazurkiewicz (un batería algo infravalorado) preciso, un Alex Webster que aprovechó sus momentos de protagonismo y un Pat O’Brien sensacional y bien acompañado por Rob Barrett, un último en llegar que lleva ya trece años a bordo. La máquina está perfectamente engrasada, hasta los topes de gasolina y armada hasta los dientes. Tres décadas después.

Cannibal Corpse - Concierto en MadridEl setlist me pareció intachable aunque, catorce discos después y la mayoría tan buenos, las combinaciones son infinitas: se podía echar en falta más clásicos, se podía añorar este o aquel representante de los últimos lustros. Pero no caben todas ni un repertorio largo y con cinco balas del último disco, un Red Before Black del que “Code Of The Slashers” es la que más papeletas tiene de perpetuarse y del que yo habría rescatado “Shedding My Human Skin” antes que “Corpus Delicti” o “Scavenger Consuming Death”.

Cannibal Corpse - Concierto en MadridDe nueva generación, aunque van acumulando años, resultan incontestables y cada vez más infaltables “Kill Or Become”, “Make Them Suffer” y “Scourge Of Iron”, y para mí uno de los grandes momentos de la noche fue “Pounded Into Dust”. Recuerdo a “Bloodthirst”, el disco que revitalizó al grupo después de “Gallery Of Suicide” y sentó las bases de lo que han sido después casi dos décadas sin bajar el listón con Corpsegrinder. En cualquier caso, las mayores cotas de locura colectiva llegaron, cómo no, con la acumulación en la parte final (antes había caído como regalito “Gutted”) de “Devoured By Vermin”, “A Skull Full Of Maggotts”, “I Cum Blood”, “Stripped, Raped And Strangled” y “Hammer Smashed Face”. Apabullante, frenético: imponente.

Cannibal Corpse - Concierto en MadridUna demostración de Death Metal en la que yo habría preferido otros teloneros. Y la cerveza más barata. Pero no se puede tener todo. En lo que respecta a CANNIBAL CORPSE, sello de garantía de calidad de un grupo que lleva treinta años haciendo precisamente esto: grandes canciones y grandes conciertos. Así, por encima de muchas otras cosas, se forjan las leyendas. Siendo siempre uno de los mejores en lo suyo, que es en realidad lo nuestro. Puro CANNIBAL CORPSE, puro Death Metal. Salud y hasta la próxima.


Fotos: Michelle Mateos

Promotora: Resurrection Fest

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here