dare-2017-1

Concierto de DARE y DEAF LEOPARD – 14 de enero de 2017, Madrid (sala Arena)

DARE es una banda peculiar en todos los sentidos. Surgió como un proyecto de Darren Wharton, teclista de THIN LIZZY, después de que la banda de Phil Lynott desapareciese por razones obvias, aunque con posterioridad volvió como teclista de la banda sin Lynott. En ella Darren se unió a un guitarrista que es artífice en gran medida del sonido DARE, Vinny Burns, que sin embargo pronto abandonó el barco y no volvió hasta hace un lustro. Finalmente, se le puede considerar un grupo de AOR pero atípico, porque es heredero directo de las melodías irlandesas de inspiración celta de Gary Moore y los propios THIN LIZZY siendo, sin embargo, ingleses. No obstante, a DARE se le tiene cariño en España y no es la primera vez que se dejan caer por aquí en sala o festivales, si bien es cierto que la última vez por Madrid en la extinta sala We Rock, según tengo entendido dejó bastante que desear. ¿Pasaría igual esta vez?

DEAF LEOPARD

deaf-leopard-2017-1

A priori, la selección de DEAF LEOPARD por mucho que su vocalista fuera el madrileño Ignacio Prieto de ATLAS, me daba mala espina. ¿Será por falta de bandas de repertorio propio locales que hay que tirar de un tributo a una banda que sigue en activo? El único aliciente era escuchar los temas clásicos de DEF LEPPARD como calentamiento, porque además el grupo es un tributo al uso, es decir que las versiones se ejecutan desde el respeto y la literalidad más absolutas. No obstante parecía que la gente también tenía ganas de escuchar estos clásicos aunque fuera en boca de otros, porque la sala Arena presentó una entrada más que decente mientras el grupo tributo llevó a cabo su actuación, con ciertos problemas que le añadieron honestidad aunque me siguió pareciendo su inclusión prescindible y poco acertada.

deaf-leopard-2017

deaf-leopard-2017

Salieron a las 20:15 y empezaron desde el principio con el mano a mano entre dos discos de la formación inglesa: “Hysteria” y “Pyromania”, al que sólo se añadió un corte de “Adrenalize” y otro del “High ‘n’ Dry”. El sonido inicial fue bastante caótico y a Ignacio apenas se le distinguía ni cuando hablaba. Afortunadamente se solucionó en el tercer tema. Por otro lado el más activo fue el propio Ignacio que no dejó de animar al público y provocar una reacción positiva que en la eterna comparativa con el público de Barcelona, hiciese que Madrid saliese victoriosa. El resto de los miembros estaban concentrados en su propia ejecución y sólo José Herranz, a pecho descubierto y con muchos clichés de sobreactuación ochentera, le daba el relevo a Ignacio, hasta que rompió una cuerda de su guitarra y parece que se moderó un poco.

deaf-leopard-2017

deaf-leopard-2017

Como aderezo, al bombo de la batería le habían puesto el logo del grupo y detrás, en la pantalla de leds, una serie de proyecciones bien con imágenes, bien con composiciones geométricas, iban lanzando pistas sobre las letras de los temas para que la gente no tuviese que esforzarse mucho en reconocerlos. Tiraron de repertorio bastante conocido, comenzando con “Stagefright” y continuando con “Let It Go”, muy propia para el directo. En “Gods Of War”, ya con mejor sonido y después de solucionar la rotura de la cuerda de la guitarra de José, utilizaron imágenes bélicas y de actualidad histórica para llamar la atención sobre la propia letra, siendo una de las mejores versiones que hizo DEAF LEOPARD para mi gusto.

deaf-leopard-2017

Desde ese momento “Hysteria” se convirtió en protagonista con “Animal” y la propia “Hysteria”, proyectando fotogramas de los auténticos DEF LEPPARD en las pantallas, hasta que “Let’s Get Rocket” hizo su aparición entre imágenes de cohetes espaciales. Ya en la parte final “Pour Some Sugar”, muy coreada y con ese aire tan Sleazy, puso el final al repaso a “Hysteria” y dejó espacio para la meta con “Pyromania”, en particular “Rock Of Ages” y “Photograph”. La gente pareció pasárselo bien, pero ¿de verdad había necesidad? Mi entusiasmo no pasó del correcto pues, por mucho que claves los temas, el espíritu no es el mismo y la energía tampoco. 45 minutos que podían haberse aprovechado por cualquier grupo local con repertorio propio de forma mucho más divertida.

DARE

dare-2017-2

El plato fuerte era DARE. Aunque parecía que la entrada no iba a ser de “sold out”, lo cierto es que Arena presentó un aforo de unos dos tercios, lo que daba sensación de lleno en la parte de la sala donde se ve. Había ganas por ver a los ingleses, aunque su actuación en el Leyendas del Rock estuviese cercana. La banda no trajo mucha parafernalia por no decir ninguna, e incluso utilizaron la misma batería base que DEAF LEOPARD, tapando el vinilo con el logo de la banda tributo con simples trozos de cinta adhesiva negra. Después de cambiar platos, caja y demás, fue el propio Vinny Burns el que salió a enchufar su guitarra sin apenas probar sonido y el otro miembro clásico de DARE, Nigel Clutterbuck el bajo. Mientras, el volumen físico de Marc Roberts quedó oculto detrás de sus propios teclados.

dare-2017

Empezó a sonar la intro ambiental e híminica de “Sea Of Roses” del “Beneath The Shining Water” y fue en ese momento cuando salió Darren, con unas gafas de sol que no se quitó hasta el final. Aunque estuvo rodeado de cervezas todo el rato, fue dueño de sí mismo, no como me dijeron que salió la última vez en la sala We Rock. El prolegómeno fue mínimo, una simple presentación por parte del road manager de la banda y desde el principio el sonido fue de notable a sobresaliente, y eso que el técnico era el propio de la sala. La continuación recaería en el mismo disco de DARE, con esa particular forma de ordenar el setlist en donde salvo por una breve referencia a “Belief” y la versión del “Emerald” de THIN LIZZY que grabaran en el “Arc Of The Dawn”, el resto se ordenaba por discos, dividiendo la velada en bloques.

dare-2017

La segunda en caer del “Beneath The Shining Water” fue “Storm Wind”, previo agradecimiento a la ciudad de Madrid y siendo más coreada por sus formas más directas y pegadizas. La flauta y el mar tempestuoso de “Silent Thunder” fue la referencia a “Belief”, en donde Darren bromeó con la ola de frío que asolaba esos días España y la sorpresa que le debió dar el ver la mitad del país con nevadas. Hasta ese momento el trasfondo de la banda había sido el logo del “Sacred Heart” y en este tema se superpusieron imágenes de montañas y naturaleza que ahondaban en el carácter naturalista y épico de algunos cortes de DARE, contagiando al público que no dejaba de dar palmas incluso pese a los pequeños acoples que sufrió Darren con su micrófono.

dare-2017

El siguiente bloque se dedicaría al nuevo y fantástico disco de DARE, “Sacred Ground”, para lo cual se cambió el fondo de la pantalla por la portada del citado trabajo. Los ingleses comenzaron con “Home”, single del mismo, y me sorprendí a mí mismo y a gran parte de la sala coreándolo como si fuera un clásico, muestra de que DARE se ha sacado uno de sus mejores discos 30 años después de su debut. Siguieron con “I’ll Hear You Pray”, muy emotiva y cuyas guitarras acústicas se trajeron enlatadas; “Every Time We Say Goodbye”, en formato balada relajada y para dejarse llevar; y “Days Of Summer”, tema en el que Darren hizo referencia a España como fuente de inspiración. Para cerrar el bloque del nuevo trabajo interpretaron “On My Own” también muy coreada, volviendo así a la segunda parte del bloque de “Beneath The Shining Water”.

dare-2017

En esta ocasión cayó la sentida “Where Darkness Ends” y su particular forma de ver la recuperación del amor perdido; mientras que la propia “Beneath The Shining Water” fue vehículo de lucimiento para Vinny Burns, que derrochó épica y melodía a lo largo de todo el concierto y era el segundo foco de atención de la banda después de Darren. El “interludio” y primer recuerdo a Phil Lynnot fue “Emerald”, otro himno que acaba por arrancar las lágrimas hasta del más duro, lo que abrió la traca final del concierto y el mano a mano entre los clásicos de DARE, “Blood From Stone” y “Out Of The Silence”, joyas del AOR y el Hard Rock Melódico, aunque siempre con la particular épica y sentido de la melodía que tiene DARE.

dare-2017

dare-2017

La primera de “Blood From Stone” sería “Wings Of Fire”, presentada entre bromas porque Darren se equivocó y no miró el setlist y pensó que ya empezarían a desgranar el primer disco del grupo. No fue así y las melodías coreables y el buenísimo solo de Vinny en el tema puso a todos los allí presentes una sonrisa en la cara. Al igual que “We Don’t Need A Reason”, usando Darren el título como proclama para animar a la gente. Desde este momento y hasta el final el protagonista fue ya “Out Of The Silence”, para muchos el disco insuperable de DARE, tanto por himnos AOR como por las propias ambientaciones y melodías épicas que contiene. Obviamente los dos primeros cortes en caer hicieron cantar a todos: “Abandon” e “Into The Fire”, cuyos teclados ochenteros se quedan también grabados a fuego.

dare-2017

Antes de decir brevemente adiós entre los gritos del público para que volviesen, descargaron “The Raindance”, haciendo referencia a la eterna lluvia que cae casi eternamente en Inglaterra y donde por fin pudimos ver los ojos a Darren ya que se le habían ensuciado las gafas y quería limpiarlas. Volviendo al escenario, descargaron “King Of Spades”, nueva dedicatoria a Phil Lynnot y la gran “Return The Heart”, en parte también epílogo para volver en otra ocasión a los escenarios españoles, poniendo así punto y final a 95 minutos de actuación.

dare-2017

La sensación con la que todos salimos de allí fue de conciertazo, dicho pronto y de forma gráfica. Sonido, ejecución, actitud y la sensación de estar pasándolo bien tanto la banda como el público hicieron que 95 minutos se pasaran en un suspiro y ya estemos deseando volver a ver a DARE entre las bandas a ver sobre las tablas. Acabamos de empezar el 2017 pero DARE ya tiene una posición aventajada entre los mejores directos de este año.

Crónica: Raúl Ureña

Fotos: Laura Ruiz

Promotora: Sun ON Concert

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here