Crónica de THYRFING, SURVAEL y HEID en Madrid

1

THYRFING es historia viva de lo que viene a llamarse “viking” Metal. Partiendo de la oscuridad del Black, los suecos cogieron el legado de BATHORY y lo llevaron un punto más en agresividad y épica al mismo tiempo. Junto a MANEGARM, probablemente sean o hayan sido los mejores exponentes de este estilo tan poco definido realmente salvo por la temática lírica. Curiosidades de la vida, ambos celebran veinte años de existencia y ambos vistan con relativa poca diferencia de tiempo la península.

La diferencia es que MANEGARM ya estuvo en España pero THYRFING no, y es una banda que salvo que te hayas ido de vacaciones a Suecia o hayas coincidido en algún festival, es difícil de ver. Por eso cabía esperar expectación ante la visita de THYFING por tierras ibéricas. No sé si en Vigo, Oviedo o Zaragoza esa expectativa se cumplió. En Madrid no. Eso sí, pese a ciertas “cositas” que no me terminaron de gustar, los que no fueran (al que probablemente fuera el primer y último concierto de THYRFING en Madrid), se perdieron un conciertazo. Será que es más auténtico ir a ver a MOONSORROW y sus eternos temas o a bailar con KORPIKLAANI… Que lo uno no quita lo otro, pero si solamente la mitad de la gente que fue a ver a aquellos hubiese ido a THYRFING…

 

HEID

Dos jóvenes grupos madrileños eran los encargados de abrir para los suecos y el primero de ellos en salir fue HEID, con diez minutos de retraso, a las ocho de la tarde dispuestos a presentar temas nuevos, los de su EP “Voces De La Tierra Dormida” y su demo. Durante los cincuenta minutos que estuvieron en el escenario dieron muestras de ser una banda interesante, por la voz de su vocalista Iván Herrero, muy profunda y poderosa, por las melodías de su flautista y violinista Noel y por unos temas bien construidos que combinan tanto partes rápidas como otras más épicas y bailables.

heid-2016-1

El único pero fue el sonido. La “lacra” a lo largo de toda la noche: buena ecualización pero un volumen excesivo que en una sala tan pequeña como la Sala Lemon hace que se pierdan muchos matices. No sé si motivado por esta razón o premeditadamente, el bajista Rubén me pareció excesivo… musicalmente aporta mucho, pero en la mezcla llegaba a tapar a las guitarras. El flautín que sacó Noel en el primer tema, “No Habrá Paz”, costaba escucharlo, pero poco a poco fue mejorando la mezcla y al final sin ser brillante, permitió disfrutar de la música de HEID.

heid-2016

Los cortes del grupo son más bien extensos, con estructuras variadas y ricas en matices y eso quedó claro desde que la intro dejó de sonar y el primer corte de “Voces De La Tierra Dormida” sonó. “La Mano Negra”, que fue el siguiente en caer, con un cariz más Black y rápido, palideció debido a que nuestros oídos aún no estaban acostumbrados y el sonido fue algo caótico.

heid-2016

Iván canta en castellano y aprovecha las letras para recrearse en la historia castellana (como en “Ruido De Batalla”, muy hímnico y donde nos dio una lección de historia del Cid Campeador), y aunque la ecualización no permitía distinguir todo lo que decía, su papel protagonista no quedó deslucido. Noel ya había dejado el flautín a estas alturas y hasta recuperarlo al final se centró en el violín, para mi gusto con resultados más variados y llamativos que no las típicas sonatinas Folk medievales.

Aprovecharon así para presentar algunos cortes nuevos como “El Traidor”, precedida de moralina por parte de Iván o “Buenos Días”, que no hacía referencia precisamente a la frase de cortesía sino al Goedendag, un arma medio garrote, medio lanza que se utilizaba en la Edad Media y cuyo inicio Black y arengas de muerte a los opresores, dio vida al público.

heid-2016

En la parte final siguieron presentando temas nuevos, como era “Rumbo Al Sur”, de temática vikinga pero no exactamente de enaltecimiento de los mismos, tras lo cual volvieron al pasado con el tema de su demo, “Mortal Es El Hombre”, uno de los que más me gustaron y cerraron con la sobresaliente “Golpejar”, donde pidieron al público hacer un “Wall of Death”. Teniendo en cuenta que no llegaban a la veintena de personas, quedó un poco ridículo, pero al menos dio movimiento al respetable.

heid-2016

Sinceramente HEID me sorprendió gratamente. No dicen nada especial, pero tienen buenos temas y su personalidad lírica es digna de mención. Dejando a un lado los problemas con el sonido, un grupo a seguir en el futuro.

 

SURVAEL

La otra banda de apoyo a THYRFING también procedía de Madrid. Esto creo que influyó en que el público fuese más nutrido, obviamente, lo que hace aún más triste la pobre asistencia al concierto. La formación madrileña venía precedida de varios cambios en su seno. Con una historia que ya se remonta a casi ocho años y sólo una demo y un EP, “War Of The Wild” en el bolsillo (aunque un trabajo en largo gestándose hace tiempo), SURVAEL venía al concierto con la “novedad” del cambio de su frontman. Marco Ansón ha dejado el micro a su compañero, hasta entonces bajista, Miguel Jareño (como ya lo fuera en BELIAL), haciéndose con el bajo un jovencísimo (y tímido a lo largo de todo el concierto) Joaquín, que así se presentaba en sociedad. No obstante y como despedida de amigos, Marco saldría a cantar con SURVAEL al final del concierto.

survael-2016

El combo madrileño se acercaba más a THYRFING que HEID, pues perdía los toques Folk en favor de un cariz más Black y épico. Eso sí, debo decir que en disco SURVAEL no me llamaron mucho la atención. La producción (especialmente de la voz de Marco) me parece que les hace perder muchos enteros. En directo sin embargo dieron un concierto notable para seguir dándoles oportunidades en el futuro.

survael-2016

Manteniendo el retraso de HEID, SURVAEL salió a escena a las nueve y diez de la noche y se mantuvieron sobre las tablas escasos cuarenta minutos (menos si cabe, ya que repitieron un tema al final…). Empezaron fuerte, después de una intro en la que se fueron dando la vuelta los componentes, con “The Watcher”, el corte que cierra su EP, con esos ritmos Black tan agresivos que son la base del corte.

survael-2016

Y una vez más el volumen excesivo hizo perder enteros especialmente a las melodías de Alex, que es el que lleva el peso instrumental de los temas, quedando David como apoyo rítmico y doblando melodías ocasionalmente. Pero sin duda lo que más me gustó fue precisamente el elemento de cambio: la voz. Miguel tiene un registro menos Black, más gutural, pero combina todo tipo de voces y eso hace ganar en variedad a la música. Resta saber cómo sonará su voz en estudio, pero en directo me dio muy buena impresión, además de ser un frontman bastante carismático y con tablas.

survael-2016-4

De su demo no tocaron nada, y de hecho se dedicarían más a presentar temas nuevos, pues no volverían al EP hasta el final. Esto supongo que hizo también que variaran mis impresiones iniciales con el grupo, pues la música es diferente a la que había escuchado de ellos hasta ese momento.

De los nuevos cortes tocaron “Go Back Home” (donde hicieron mención a los retrasos para sacar nuevo material del grupo), “Place In The Earth”, que pese a su épica no hacía referencia a las hordas nórdicas como avisó Miguel (que por cierto tuvo que repasar disimuladamente la letra mientras cantaba) y sobre todo “Sand And Blood”, que enlazaron con la anterior y cuya estructura es de las más variadas de SURVAEL, aunque quizás por falta de rodaje me sonó algo caótica, si bien es un tema también muy épico y atractivo.

survael-2016

Entre medias y para no aburrir al personal con música no conocida o escuchada previamente, tocaron una versión habitual en SURVAEL, la de los carismáticos “cava tumbas”, es decir, GRAVE DIGGER y su “Rebellion” del “Tunes Of War”, himno donde los haya, aunque realmente solo el estribillo era reconocible, pues Miguel no abandonó la voz gutural en el resto.

Para la parte final del concierto ofrecieron otro corte del EP, “Desperta Ferro” y otra vez la interpretación de “The Watcher”, siendo ambos usados para que Marco Anson, que estaba entre el público, subiese al escenario y cantase para despedirse de amigos y compañeros de banda hasta ese momento, convirtiendo la descarga en algo entrañable, aunque eso supusiese que realmente SURVAEL solo tocaron 35 minutos, porque en vez de repetir un tema, podían haber tocado otro del EP o la demo, que seguro que Marco se conocía.

survael-2016

 

THYRFING

Llegaba el momento de los suecos, de THYRFING, uno de los combos pioneros del mal llamado Viking Metal, nunca antes por España, concierto de cierre de gira peninsular, en Madrid… y no seríamos ni cien personas, de los cuales excluyendo los que éramos prensa y los amigos y miembros de HEID y SURVAEL, ni cincuenta era público real asistente. Cosas que pasan… aunque según tengo entendido THYRFING no son profetas ni en su tierra pues un amigo les vio con su tercer trabajo, “Urkraft” recién editado, en Suecia, y había menos gente aún.

thyrfing-2016-2

Con algo del retraso recuperado, a las diez y cinco de la noche salieron, empezando por el batería que debería ser Dennis Ekdahl (un mercenario que cuenta por decenas sus bandas, destacando para mi gusto los primeramente copias de DISSECTION y luego otra cosa, RAISE HELL) pero o cambió mucho (no se le parecía) o no era él.

Impasibles como estuvieron casi todo el concierto, salieron pintados con manchones negros, camisetas rotas y chalecos con parches del logo del grupo y en medio de la oscuridad reinante, empezó a sonar el ritmo épico y marcial de “Mjölner” del “Urkraft”, momento en que salió el auténtico protagonista de la noche, Jens Rydén, pequeño vocalista si lo comparamos con la corpulencia de Fredrik Hernborg, pero que él solo se basta y se sobra para comerse el escenario.

thyrfing-2016

Algunos dirán que THYRFING perdió fuelle cuando Rydén (hasta entonces vocalista de NAGLFAR y padre de una de las joyas del Black Death melódico, “Vittra”) entró en la formación en detrimento de Thomas Väänänen, pero sin poder comparar, yo creo que aunque musicalmente el grupo ha perdido épica en favor de oscuridad, la voz de Rydén debe estar fuera de toda duda como ya demostró en NAGLFAR y en Madrid dejó claro en directo.

thyrfing-2016

Lo que sí que no me gustó nada es la falta de teclados. Vale que hace relativamente poco Peter Löf abandonara la banda, pero es que los teclados son esenciales en la mayoría de los temas de THYRFING (pues fundamentalmente en ellos reside la épica de sus temas) y llevarlos enlatados hacía que se restase naturalidad a lo que escuchábamos en el escenario. Afortunadamente Jens Rydén se encargó de que nos olvidáramos de todo lo demás y llenó las tablas con sus movimientos, sus ojos en blanco, su portentosa voz y su presencia. Los demás, salvo algún intercambio de posiciones entre Patrik Lindgren y el ya citado Hernborg, estaban quietos como estatuas dejando en el vocalista y en la música del grupo todo el protagonismo.

thyrfing-2016

Después del apoteósico inicio con “Mjölner” le llegaba el turno al disco que más presencia tuvo durante la noche y uno de mis preferidos (para muchos su último disco bueno), “Vansinnesvisor”, del que cayó “The Voyager”, donde se notó mucho la frialdad por la falta de teclados. Al igual que con los teloneros, el sonido estaba bien ecualizado pero se pasaba de decibelios, especialmente los propios teclados lo que hacía que tuviesen aún más protagonismo pese a su falta de presencia en directo.

thyrfing-2016

La primera referencia a uno de los dos discos que de momento lleva grabados Rydén con THYRFING fue “Griftefrid”, del “Hels Vite”, una de las más agresivas del disco y que contrastó un poco con los ritmos más a medio tiempo de los dos temas iniciales. A todo esto, poco más que un par de palabras habían interactuado con el público, el grupo prefería seguir a piñón fijo y recreando unas veces el aire épico bélico de las historias vikingas y otras veces la oscuridad moribunda de sus últimos trabajos, pero con poca relación con lo que tenían enfrente, lo que no restaba espectáculo visual gracias al propio Rydén, al corpsepainting que llevaban y a los tonos de luz que combinaron desde la sala Lemon a lo largo de su actuación.

thyrfing-2016

Uno de los mejores momentos vino con la única referencia a su homónimo debut en largo, “Thyrfing” que ya va caminando para los 20 años, de la mano de un “Raven Eyes”, que aunque tuviese protagonista a los teclados, por su aire aún más vikingo desató al público congregado. De esa manera todos los asistentes estaban calentitos para, tras la intro de rigor, descargar dos temas seguidos del último trabajo de THYRFING, el que más desapercibido ha pasado hasta el momento, “De Ödeslösa”, que con ya tres años de vida empieza a necesitar relevo. Ambos cortes tienen más melodía que los temas de “Hels Vite” y “Farsotstider” (el disco negro…), no siendo un trabajo tan oscuro, pero sí menos épico que los primeros discos de THYRFING.

Rydén aprovechó este momento para agradecer por primera vez la presencia del respetable y para autopresentarse y volvieron a tirar de archivo para regocijo del público con la bailable “Sweoland Conqueror” del “Urkraft”, muy celebrada por todos.

thyrfing-2016

La oscuridad volvió con la infernal “Far åt helvete” del “Farsotstider”, muy mórbida por el uso constante de doble bombo y la extensa y variada “Från stormens öga” del “Hels Vite”, donde tuvieron pequeños problemas con el sonido acoplándose en un par de ocasiones. Con esta situación abandonaron el escenario, aunque para el final se habían dejado unos cuantos cortes clásicos, destacando el corto “… Ty Mörkret Skall Falla”, que se puede encontrar en su primera demo de 1995 y que como bien dijo Rydén fue la primera canción en la historia de THYRFING y sobre todo la única referencia a “Valdr Galga”, la genial “Storms Of Asgard”, que fue de lo mejor de la noche pese a la falta de teclados en directo.

thyrfing-2016

El broche lo pusieron otros dos cortes del “Vansinnesvisor”, la agresiva “Digerdöden”, donde Rydén no dejó de animar al público a moverse y la también extensa “Kaos återkomst”, una de las pocas veces donde la épica vikinga se reproduce por las guitarras y no por los teclados con lo que era un final perfecto para el concierto.

thyrfing-2016

Creo que THYRFING se quedó corto. Eso sí, fue muy intenso, sin paradas, pero para ser tu primera (y probablemente última) visita a España sólo 70 minutos me parece poco. Podían haber insistido un poco más con “Valdr Galga” para equilibrar el setlist en los temas de sus discos más clásicos. No obstante y dejando a un lado el tema de los teclados, THYRFING dio para mi gusto un conciertazo, eso sí, en familia, pero el que no quiso ir él se lo perdió. Que luego no vaya diciendo que le gusta el Viking y demás… Memorable y con ganas de más, aunque nos quedaremos con esas ganas supongo…

thyrfing-2016

 

Promotora: Kivents

Crónica: Raúl Ureña

Fotos: Laura Ruiz

Madness Live!

1 Comentario

  1. De los mejores conciertos a los que he asistido, eso sí, echando de menos temas de sus dos primeros discos.
    Pero en general, un 10

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here