Muchas ganas había de volver a encontrarse con los vascos VHÄLDEMAR, después de tantos años sin pasar por Madrid y, en general, dando pocas señales de vida. Aquel concierto en marzo de 2003 con los excelsos suecos LOST HORIZON marcó de algún modo a algunos de nosotros, al ser muy probablemente la primera y única vez que veríamos a una banda mágica sobre el escenario, y también porque finalmente supuso un intervalo de tiempo demasiado largo sin disfrutar de una de las mejores bandas del panorama español. Todo esto se podría resumir en “vive el momento”, no sabes cuándo estás asistiendo a un evento que resulta histórico a la postre. Por fortuna, no fue el caso para VHÄLDEMAR.

Empecemos de cualquier modo con el primer plato de la velada metálica. WILD, una banda que anteriormente había podido ver teloneando a VICIOUS RUMORS. Es probable que aquel no fuera su día (o quizá no era el mío), porque me resultó un grupo bastante flojo, especialmente en el aspecto vocal. En cambio, en esta noche (no sé si por tener más rodaje) el resultado fue bien distinto. Un grupo compenetrado, con un sonido compacto y con un vocalista mucho mejor preparado, aunque considero que aún tiene camino por recorrer en la vocalización de algunas estrofas.

wild-1-madrid-03-11

Su actuación arranco con “Salvaje”, de su EP “Calles De Fuego”, un magnífico tema para calentar rápidamente al público. El sonido de WILD entiendo que encaja perfectamente dentro de nuestra tradición, guardando cierto parecido con bandas como OBÚS o ÁNGELES DEL INFIERNO, y con las letras que pueden recordarte también a este tipo de grupos. Si le añades a unos músicos muy motivados (especialmente el bajista, ¡cómo lo vive!), pues no se puede pedir más.

“Nuevo Amanecer” y un tema del prometedor primer disco del grupo (aún en camino) titulado “Hijos Del Rock” fueron los siguientes en caer. Atención a cuando lo podamos escuchar en CD, porque en esta canción hay un buen duelo de guitarras solistas entre Javier Pastor y Jaime Núñez. A estas alturas de concierto, mi predisposición negativa al grupo, nacida de lo que había visto en otra ocasión, desapareció por completo. WILD es energía liberada en forma de Heavy Metal, pura pasión.

wild-2-madrid-03-11wild-3-madrid-03-11

Siguió combinando temas ya asentados como “En El Nombre De Nadie” con piezas destinadas a su próximo álbum como “Nunca Mires A Los Ojos De La Muerte”, y se atrevieron con una versión de MANOWAR ejecutada con atino, como fue “The Gods Made Heavy Metal”. Su paso por el escenario concluyó con una muy celebrada “Reina De La Noche”, “Calles De Fuego” y su himno “Heavy Metal”. La impresión final fue la de un concierto corto, intenso y con la idea de que hay futuro para WILD si se siguen haciendo las cosas con coherencia, y por ahora estos tipos están en el buen camino.

Le llegó el momento a VHÄLDEMAR, que no dio muestra alguna de nerviosismo en su vuelta a Madrid, un sitio que entendí como importante para ellos por sus palabras desde el escenario. El regreso con un álbum tan poderoso como “Metal Of The World” tiene que infundir seguridad a la banda, y el cariño que los asistentes tiene al grupo hizo el resto, animando para llevarles en volandas en un concierto con un nivel altísimo.

Con una pieza clásica como introducción, su descarga comenzó con dos temas del último álbum, “River Of Blood” y “Dusty Road”, con un volumen atronador y una fuerza aplastante. Desde un primer momento era consciente de la gran mejora que ha supuesto liberar a Carlos Escudero de su labor como guitarra rítmica, centrándose exclusivamente en las voces y cantando sensiblemente mejor que en aquel concierto que os recordaba en el primer párrafo. Imagino que con más años de práctica también habrá podido mejorar desde entonces a nivel vocal, y desde luego como frontman no tiene precio.

vhaldemar-madrid-1-03-11

El primer clásico rescatado fue “Feelings”, y vaya recuerdos nos trajo. Parece mentira, pero es que vamos camino del décimo aniversario de su primera obra “Fight To The End”. El buen humor que respira VHÄLDEMAR sobre el escenario, hace aún más entrañable al grupo. Volvió rápidamente a presentarse más material nuevo, eso sí, una canción dedicada “a mala hostia”. Con una bonita diatriba a “los hijos de puta, discográficas, ponebombas, chupasangres del pueblo llano…” (y creo que me dejo alguno), Carlos Escudero anunció “Bastards”. El sonido estaba resultando compacto y muy duro. A WILD y a ROAR (que no pudieron participar por problemas familiares, aunque había algunos miembros presentes entre el público) les dedicaron “Breaking All The Rules”, otro de sus himnos del pasado.

La mezcla entre la música antigua y la más reciente era perfecta, así hizo acto de presencia “Action” y “My Nightmare”. El show fue aderezado con un solo de guitarra de Pedro J. Monge. Su habilidad ya era conocida desde los comienzos del grupo y de nuevo se había hecho notar desde la primera canción. No podía ser menos, tratándose claramente de uno de los mejores guitarristas solistas de Heavy Metal que hay en nuestro país, aunque poco reconocido por desgracia. Se basó en un “refrito” de fragmentos de música clásica que fue más que suficiente para demostrar su maestría.

vhaldemar-madrid-2-03-11

De nuevo con toda la banda sobre el escenario, “Steamroller” y “Metal Of The World” caldearon tanto el ambiente que hicieron pedir aire fresco al entusiasta vocalista. Más calor aún debió pasar Álex de Benito en un solo de batería en el que demostró tener buena pegada, y durante todo el concierto dejó a las claras que su incorporación a VHÄLDEMAR fue un acierto rotundo.

Se retomó el concierto con “Old King´s Visions I”, “My Nightmare” y “Death Comes Tonight”, con un final desternillante gracias a que nunca parecía terminar. Carlos Escudero se fundió con el público y avanzó entre el personal, pillando por el cuello a la gente y cantando “Toooooonight!!!” en plan pesado, ya que lo repitió como muchas veces. Resultó muy gracioso. “Lost World” y “Old King´s Visions III” cerraron este bloque, antes de los bises.

vhaldemar-madrid-3-03-11

Quedaba ya por soltar otros cuántos clásicos de sus dos primeros álbumes para cerrar la velada, que fueron “Black Beast”, “I Made My Own Hell” y una coreada hasta la extenuación “Energy”. La única pena es que se dejaran en este set algunas cosas en el tintero como el clásico trallazo “Traitor” y especialmente “Saints Of Hell”, una de las mejores del último álbum, pero aún así fue un show largo, palpitante, de sonido aplastante y con una conexión fuerte entre banda y público.

vhaldemar-madrid-4-03-11

Con esta brillante demostración de poderío, los vascos se despidieron dejando muy claro que esta vez han vuelto con la intención de quedarse. Esperemos que no haya que esperar tantísimo tiempo para que se lance un nuevo disco de VHÄLDEMAR y se agradecerá que actúen de nuevo en sitios repartidos más allá de tierras vascas, que podría ser incluso internacionalmente dado su enorme potencial.

Nos quedó bien claro gracias a Carlos Escudero que si hay que resumir su impresionante show en solo dos palabras, sería algo así como… ¡¡¡A MUERTEEEEE!!!

 

Crónica: Carlos Herrero
Fotos: Enrique Herrero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here