Crónica del THRASH NIGHT: AGRESIVA, STILLNES y ROAR

0

El pasado día 17 de septiembre pudimos disfrutar de una noche de Thrash Metal con tres bandas nacionales, todas del entorno madrileño, y que además coinciden de alguna manera en un punto común, y es la corta trayectoria que llevan a día de hoy. El poco tiempo que llevan editando material y tocando en directo son causas claras de unas consecuencias también evidentes.

La primera de estas consecuencias es la ilusión (fácilmente apreciable) que les supone subirse a un escenario, lo cual es muy positivo. Las ganas de comerte el mundo cada vez que vas a actuar son una inyección de energía adicional que el público percibe y resulta en una mayor conexión entre los músicos y los que quedan frente al escenario. La segunda consecuencia, que es la negativa, es la falta de práctica que se gana ensayando y subiéndose más veces a tocar, y ahí sí aprecié algunas carencias en las bandas.

Abrió la noche AGRESIVA, que tuvo que superar el inconveniente de un sábado por la noche para la primera banda de la velada. Ese inconveniente no es otro que la jornada liguera. La gente fue saliendo de los bares y accediendo al Excalibur, así que el grupo pudo congregar a un buen puñado de personas a partir del segundo tema. Su Thrash Metal, muy en la onda americana, próximo en las líneas y melodías vocales a ANTHRAX (gracias a las rimas encadenadas en cada estrofa) y con toques de Heavy Metal tiene momentos realmente brillantes. Lo que más disfruté son algunos cambios que meten, parando la velocidad, metiendo una parte más melódica y lenta para luego volver a arrancar, por ejemplo en “Eternal Foe”.

agresiva-madrid-09-11

El show empezó con “The End Of The Game” y “The G. Revolution”, pero un problema en la batería durante el tercer tema “The Grand Illusion” sirvió para hacer un pequeño descanso, cortando levemente el ritmo que estaba cogiendo la actuación. Se solucionó más o menos con presteza, y no distrajo a AGRESIVA de su misión, aunque esta igualmente resultó incompleta frente a un público que se mostró distante.

La escena del Thrash Metal madrileña es una pequeña gran familia, colmada de grupos sacando la cabeza, así que aprovechando la presencia de varios miembros de otras bandas, subió el vocalista de RANCOR para hacer un dueto junto a Samuel. La elección para trabajar juntos fue el clásico “The Preacher” de TESTAMENT, que fue ejecutado con mucha fidelidad y gustó bastante.

Otro tema destinado al próximo disco, titulado “Pale Horse”, me sorprendió gracias un pasaje un tanto Doom que tiene hacia la mitad, añadiendo más variedad al repertorio. Su última dosis fue “Sent To War”, despidiéndose del público a lo grande con el tema más conocido de su homónimo debut.

Como sensación final, considero que AGRESIVA se ha superado respecto al primer contacto que tuve con ellos en febrero como teloneros de ELIXIR y BROCAS HELM, pero aún le queda bastante margen para mejorar en su presencia escénica. Un poco más de movimiento por parte de los guitarristas y bajista ayudarían a Samuel a calentar el concierto, que fue acogido con algo de frialdad por los asistentes. Lo mejor de todo es que en esta ocasión sí demostraron tener buenas canciones, y debo señalar con especial atención a los nuevos temas que presentaron y que plasmarán en un nuevo álbum a partir de diciembre.

stillnes-madrid-1-08-11

Luego le llegó la hora de dar la cara a STILLNES. Y vaya fuerza. Estos chicos sí que estaban dispuestos a contagiar su motivación, moviéndose como posesos por todo el escenario, intercambiando posiciones… y recibiendo los “impactos” de la ropa interior que les lanzaban desde el foso. Todo esto (bueno, lo de los tangas no) fomentó la aparición de moshpits, al transmitir bastante bien (ahora sí) la energía de su música a los asistentes.

Su actuación se basó, como no podía ser de otra forma, en su primer álbum. Empezando con “Blasfemo” y terminando con la que da título al trabajo, “Prisión Del Miedo”, exprimieron al máximo su debut, que acompañaron con una versión de XENTRIX, “No Compromise”.

La principal pega que se les puede poner (y me atrevo a decir que hubo cierta falta de previsión por su parte) fue el problema con una de las guitarras, que dejó bastante hueco su sonido en la última fase del concierto. En una o dos ocasiones el guitarrista salió fuera del escenario para intentar solventar el problema, pero simplemente su guitarra no sonaba, así que decidió quedarse fuera y dejó a sus compañeros apañarse lo mejor que pudieron.

stillnes-madrid-2-08-11

Pasando por alto esto, STILLNES fue una representación de lo que debe ser el Thrash Metal: agresión sonora, intensidad y diversión arriba y abajo. Eso sí, para la próxima espero que lleve equipo de repuesto o en mejores condiciones.

Para cerrar la velada, ROAR pondría la nota más sucia y blasfema de la noche. Con su sonido enraizando en grupos legendarios como HELLHAMMER o los primeros SODOM, realizaró un asalto sin descanso con un montón de temas propios y un par de versiones destacables.

roar-madrid-1-09-11

Fue un ataque frenético, casi sin presentar los temas. Vamos, lo que se viene llamando “tocar a piñón”, y esta forma de afrontar sus directos va a ser una de sus grandes bazas. Entre los pocos paréntesis que hubo, los chicos se tomaron un respiro para dejar sitio a Samuel de AGRESIVA como invitado para hacer “Prowler” de IRON MAIDEN junto al carismático Kaiser, comos segundo dueto de la noche. Hubo también tiempo para otra versión, aún más celebrada, que fue “Rock´n´Roll” de MOTÖRHEAD. Como material original suyo tocaron su EP al completo, y canciones que aún están esperando a ver la luz en una grabación, como “Die With Dishonor”, “Sleeping Giant” o “We Are Roar”. El cierre del show lo puso “Seeds Of Hate”, que ya me resultó un tanto monótono al ser ROAR una banda de estilo tan cerrado y, especialmente, a mi desconocimiento por no haber escuchado su material de antemano. En cualquier caso, hay buenos mimbres en esta banda y es de agradecer que este palo del Thrash europeo, más extremo, tenga un representante más en nuestro país.

roar-madrid-2-09-11

Y aquí, dado que a cada grupo considero que le he soltado algún palo (una pequeña crítica, y espero que constructiva), debo hablar del castigo que sufrió la voz. Hacia el final del concierto, se notaba degradada la capacidad de Kaiser. Supongo que no es nada grave si uno aprende a administrarse mejor, pero el caso es que hay que hacerlo para mejorar, al igual le ha sucedido a otro icono del Thrash madrileño (de corte similar a ROAR) como es OMISSION en el apartado vocal.

Para aquellos que no tienen ni idea de qué va esto y creen que solo es ruido y gritos (y que seguramente no están leyendo esto ahora mismo), ahí queda eso. Da igual que se intente explicar, esto por ahora seguirá siendo del gusto de unos pocos, pero fieles. Esperemos al menos que AGRESIVA, STILLNES y ROAR puedan seguir defendiendo, y cada vez mejor, una forma de entender la música en otras noches como esta.

 

Crónica: Carlos Herrero
Fotos: Álex González

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here