Crónica de DIRKSCHNEIDER, ANVIL y PALACE en Madrid

0

El pasado martes día cinco de abril se celebró en Madrid la segunda jornada del festival “Madness In The Veins”, en esta ocasión, vendría marcada por la actuación estelar de U.D.O. (bajo el nombre de DIRKSCHNEIDER), tocando temas de su etapa en ACCEPT, pero no lo haría solo, porque estaría acompañado de los canadienses, ANVIL (en su segunda visita a la capital) y de los también alemanes PALACE. Pero mejor vamos con lo que nos deparó el concierto.

PALACE

palace-2016

palace-2016

A las 19:00 daban el pistoletazo de salida los teutones, ante un ambiente muy pobre, pues apenas había unas 150 personas en La Riviera (recordemos que el aforo es de 2.800), algo lógico si tenemos en cuenta que era entre semana y muy pronto, lo que la gente con horario de oficina lo tenía complicado para llegar a la sala, el desconocimiento sobre la banda también hacía mucho, pues este grupo de Heavy Metal no es lo que se dice conocido.

palace-2016

palace-2016

Fuera como fuese, la formación liderada por el cantante y guitarrista, Harald Piller, dio un espectáculo más que decente en los apenas treinta minutos que tocaron, apenas seis cortes para demostrar la caña que son capaces de dar sobre el escenario, con un temas machacones y ágiles, muy en la línea de VICIOUS RUMOURS, por poner un ejemplo.

palace-2016

Comenzaron el concierto con “Rot In Hell” de su álbum “The 7th Steel”, guitarras ágiles y una batería que no dejaba un momento a la respiración, buenas señas de identidad para PALACE que convencieron al público que iba entrando con cuenta gotas poco a poco. Su concierto continuó con “Iron Horde” del mismo disco y siguiendo las bases ya presentadas. Sin duda la canción que más me gustó fue “Between Heaven & Hell”, un tema largo con un buen par de cambios de ritmo. Tampoco sonaron nada mal, la pegadiza, “The Healer” con una gran línea de bajo de Tom Mayer, o “Dark Prophecies” con un estupendo solo de guitarra de Jason Mathias.

palace-2016

Buena toma de contacto con una banda que desconocía hasta el momento y que me ha dejado con ganas de más.

Crónica: Txema Sáez

ANVIL

anvil-2016

Con casi 40 años a sus espaldas, ANVIL sigue siendo una apisonadora sobre el escenario. Durante toda su actuación los canadienses sonaron potentes y sin fisuras, desde la inicial “March Of The Crabs” hasta el cierre con “Metal On Metal”, como no podía ser de otro modo.

anvil-2016

anvil-2016

Resulta difícil encontrar una banda tan veterana y que siga transmitiendo esa sensación de frescura y de estar disfrutando sobre el escenario. Sin lugar a dudas ayuda mucho la cara de loco feliz de Steve “Lips” Kudlow y la actitud hiperactiva y espídica de su actual bajista Chris Robertson. Ambos músicos recorrieron de arriba abajo y sin parar el escenario de La Riviera sin que ello mermase la contundencia de su sonido. Con solo tres instrumentos (la guitarra de Lips, la batería de Robb Rener y el bajo de Robertson).

anvil-2016

Los canadienses dedicaron un amplio espacio de su setlist a temas de su última etapa, a canciones incluidas en los discos que han visto la luz tras esa peculiar resurrección de popularidad que deben al documental “The Story Of Anvil”. Pudimos escuchar temas como “Badass Rock ‘N’ Roll”, “Die For A Lie”, “Swing Thing” o “Daggers And Rum”, que fueron recibidas con entusiasmo por el público.

anvil-2016

Sin embargo, el mayor peso del concierto cayó sobre temas de la etapa clásica del grupo como “666”, “Ooh Baby”, “Winged Assassins” o un “Free Like The Wind” que sonó dedicada al añorado Lemmy Kilminster. El momento más icónico de la banda llegó precisamente con “Mothra”, que incluyó el característico solo de Lips ayudado por un consolador eléctrico.

anvil-2016

Tras el himno “Metal On Metal” los canadienses se retiraron del escenario aplaudidos a rabiar por una audiencia que no paró de saltar, agitar la cabeza y practicar air guitar. Lo de ANVIL fue una gozada de actuación para cualquiera al que le guste mínimamente el Heavy Metal. Ojalá se dejase ver más por aquí.

anvil-2016

Crónica: Sir Brave Robin

DIRKSCHNEIDER

udo-dirkscheider-2016

Asegurar que es la última vez que haces algo es algo bastante arriesgado, como bien sabe todo aquel ha tenido una resaca y ha jurado no volver a beber en la vida. No sabemos si a Udo Dirkschneider le pasará lo mismo y de aquí a unos años se comerá sus palabras, pero en principio ha anunciado esta gira como la última en la que tocará temas de su antigua banda, ACCEPT.

udo-dirkscheider-2016

Un repertorio compuesto en exclusiva por clásicos de los alemanes es una apuesta bastante segura y, como se pudo ver por el éxito de gente, que duplicaba al público de ANVIL, consiguió su objetivo de congregar a un buen número de amantes del Metal.

Tras dos introducciones (el “Just A Gigolo/Ain’t Got nobody” que cantara David Lee Roth en “Crazy From the Heat” y otra especie de medley de frases de clásicos de ACCEPT con efectos de sonido que intentaban transportar al oyente a una batalla) el cantante teutón saltó al escenario para atacar “Starlight”, “Living For Tonite” y “Flash Rockin’ Man”.

udo-dirkscheider-2016

Hay que reconocer que Udo mantiene su particular voz con bastante dignidad. Salvo en algún momento que recurre a algún efecto de sonido para alargar algunos gritos, en general su estado de forma vocal es envidiable.

udo-dirkscheider-2016

El resto de la banda cumple con creces, sobre todo el batería Sven Dirkschneider (sí, es hijo de Udo). Sin embargo, la pregunta morbosa de “¿se echa de menos a Wolf Hoffman?” solo puede contestarse con un “sí”. Ese “sí” es más o menos rotundo según la canción. En ocasiones Fitty Wienhold y Andrey Smirnov reinterpretaban y adaptaban el sonido del guitarrista de ACCEPT pero esa labor en temas como “Midnight Highway” o “Metal Heart” resulta casi imposible.

udo-dirkscheider-2016

La primera tanda de temas (“London Leatherboys”, “Midnight Mover”, “Breaker”, “Head Over Heels” y “Neon Nights”) me hizo temerme un concierto lleno de altibajos debido a algún nubarrón breve. Hubo dos o tres solos que cortaron el ritmo del concierto y que me hicieron pensar que esta iba a ser la tónica de todo el concierto. Afortunadamente me equivoqué.

udo-dirkscheider-2016

udo-dirkscheider-2016

A partir de “Princess Of The Dawn” los germanos pisaron a fondo el acelerador y los temas fueron cayendo casi sin descanso ni interrupción. Tras “Winterdreams”, “Restless And Wild”, y “Son Of A Bitch” cayeron “Up To The Limit”, “Wrong Is Right” y “Midnight Highway”. El bloque final estuvo compuesto por “Screaming For A Love Bite”, “Monsterman”, “TV War” y “Losers And Winners”, con la que la banda dio paso a los bises.

udo-dirkscheider-2016

Desde que empezó a sonar la introducción de “Metal Heart” el entusiasmo del público alcanzó ya la estratósfera y siguió ascendiendo con un “I’m A Rebel” que, por cierto, sonó tan acelerado que casi pudiese haber sido un tema de los RAMONES.

udo-dirkscheider-2016

A continuación Udo puso al público a cantar la intro de un “Fast As A Shark” que sonó lo suficientemente rápida y contundente como para dislocar algún cuello que otro. Un “Balls to The Wall” que resistió la tentación de abusar del público haciéndole cantar el estribillo hasta el infinito y un “Burning” espectacular cerraron un gran concierto que demuestra que Udo Dirkschneider está lejos de vivir única y exclusivamente de la nostalgia.

udo-dirkscheider-2016

 

Crónica: Sir Brave Robin

Fotos: Txema Sáez

Promotora: Madness Live! Prods.

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here