Crónica de ORANSSI PAZUZU y COBALT en Madrid

0
Oranssi Pazuzu - Concierto en Madrid

Conciertos de ORANSSI PAZUZU y COBALT - 1 de mayo de 2017, Madrid (sala Caracol)

El 1 de mayo es el día del trabajador, pero en Madrid se une a las fiestas del 2 de mayo y eso es sinónimo, si además cae después de un fin de semana, de que la mitad de los madrileños se marchan de puente. Por esa razón andaba yo un poco escéptico sobre la asistencia a este concierto de dos bandas tan “atípicas” como propias y sugerentes, COBALT y ORANSSI PAZUZU. Me sorprendió sin embargo ver los alrededores de la sala Caracol con bastante gente y eso sí, un altísimo porcentaje, músicos de bandas madrileñas conocidas (WORMED, HUMAN MINCER, HIPOXIA, AS LIGHT DIES, AVERSIO HUMANITATIS...). Eso demuestra que ciertos grupos avanzados en todos los sentidos suscitan más interés entre los que se meten en la intrahistoria del pentagrama…

Eso sí, a punto estuvo el concierto por no celebrarse, no se sabe exáctamente por qué causas. Según avisó la promotora Madness Live! en el último momento los finlandeses ORANSSI PAZUZU habían tenido un retraso en su viaje (tanto COBALT como los finlandeses venían del Barroselas portugués). Eso obligó a retrasar el inicio del concierto una hora, pero además se vio claramente que ORANSSI PAZUZU no habían ni llegado a la sala al abrir las puertas porque no había nada del backline del grupo escandinavo colocado cuando COBALT salió a escena. Esto hizo que posteriormente la espera entre los americanos y los finlandeses fuese eterna, porque había que colocar todo y probar el sonido… En cualquier caso, y pese a las adversidades, al final todo acabó por salir de una forma aceptable.

COBALT

Cobalt - Concierto en Madrid A las 21:00, una hora después de lo previsto inicialmente pero puntuales a lo indicado por la promotora tras las incidencias de ORANSSI PAZUZU, salió a escena el dúo (aumentado en directo a cuarteto), COBALT. Los de Colorado son de ese tipo de combos que partiendo de algo primigenio, le han ido dando forma hacia sonoridades cada vez más opresivas y claustrofóbicas. Se me vienen a la cabeza PORN, UNEARTHLY TRANCE… pero COBALT aún mantiene esos toques Black, sólo que trufados del feedback y la distorsión propia del Sludge americano más enfermizo. Además, vocalmente hablando, son aberrantes, sin llegar a los límites de TODAY IS THE DAY pero quedándose muy cerca.

Cobalt - Concierto en MadridEl enorme bajista negro Jerome les acompañaba con un aspecto tan amenazante como estático, mientras que el habitual Shane McCarthy se encargaba de las guitarras. Por su parte, el núcleo duro de la banda, Erik Wunder, metido en su camiseta de AMEBIX y realmente el creador de COBALT y el “nuevo” cantante, Charlie Fell, ambos los creadores de “Slow Forever”, el fantástico último disco del grupo, salieron bastante obtusos por el alcohol, pero se dejaron la piel.

Cobalt - Concierto en MadridDesde que se fue del dúo Phil McSorley, el elemento Sludge se ha incrementado en COBALT y eso se nota en la presencia en directo de “Slow Forever”. Bien es cierto que el disco doble es uno de los mejores de 2016, pero también incluyen temas de la etapa McSorley y ahí es donde Fell falla un poco. Afortunadamente los temas escogidos podrían entrar como cortes de “Slow Forever”, con lo que en líneas generales el concierto de COBALT, dejando a un lado las posturas de Fell y su obcecación con echarse litros de agua encima entre tema y tema, fue casi lo mejor de la noche, incluso por sonido, como luego se comprobaría. Se notaba que ellos sí pudieron probar antes de empezar y no fue todo tan improvisado en el último momento.

Cobalt - Concierto en MadridAbrieron con la habitual “Hunt The Buffalo” que enlazaron con “Beast Whip”, ambas del último y entre las dos yéndose casi a los 20 minutos de concierto. Desde el inicio el sonido fue bastante nítido y alto, pero notablemente ecualizado. Sólo la caja de la batería sonaba un poco descontrolada. El volumen aumentó en “Beast Whip”, pero sin tampoco necesidad de taparse los oídos incluso estando en segunda fila. Eso sí, la escenografía nula desde el principio y el juego de luces pobre y estático, hacía que uno sólo se centrara en los movimientos espasmódicos de Charlie Fell, que no paró de poner caras, moverse como si tuviera un caballo entre las piernas, sin complejos por su estado de forma, y escenografiar un suicidio en escena cortándose las venas.

Cobalt - Concierto en MadridSe presentaron ante el público (aunque la vocalización de Fell no era precisamente la mejor en ese momento, como luego comprobé en el puesto de merchandising, que sólo estaba nutrido por COBALT pues ORANSSI PAZUZU no tuvo tiempo de poner nada) con “Cold Breaker”, uno de los temas más pegadizos de “Slow Forever” y con una guitarra cargada de feedback y efectos en bucle. Fell no paraba ni un segundo y hasta tiraba el micro de mala manera al suelo. Eso sí, su ejecución fue perfecta, o al menos ideal para la claustrofóbica y agónica música de COBALT que incitó a más de uno en el público a no parar de mover la cabeza.

El pasado de COBALT se representó con dos cortes. El primero, “Gin”, con Fell sin camiseta ya, era el que mejor enlazaba con el pasado reciente de COBALT y su propia presencia en la banda. El segundo, “Witherer”, aún con mucho predominio de elementos Black fue donde el cantante más hizo aguas, aunque musicalmente fue un tema necesario en el setlist.

Cobalt - Concierto en MadridLa parte final estaba reservada nuevamente a “Slow Forever”, con el tema título, en cuya parte instrumental Fell desapareció de escena, y con la genial “Elephant Graveyard”, que incluye partes Crust que hicieron las delicias de los presentes que se animaron hasta a hacer un pogo. Presentaba entonces la Caracol una media entrada (250 personas aproximadamente), lo que superaba mis expectativas para este día y circunstancias. En total fueron 65 minutos (casi tanto como ORANSSI PAZUZU de hecho) que fueron lo mejor de la noche, y eso que la actitud de Fell en escena puede resultar un poco excesiva. Está claro que la visceralidad si se entiende bien, da buenos resultados.

ORANSSI PAZUZU

Oranssi Pazuzu - Concierto en Madrid Tenía muchas ganas de ver por primera vez al avanzado grupo finlandés. Pero dadas todas las circunstancias, tenía muchas dudas de cómo sería la experiencia. Si tuviese que resumir sería de aprobado rozando el notable. Pero para mi necesitan una reválida. ORANSSI PAZUZU es para mi el Kraut Rock del Black Metal. Suena raro, pero es así. Es capaz de reproducir las atmósferas hipnóticas y estructuras machaconas de los grupos alemanes de los setenta, llevándolos al Drone y al Black Metal y en el camino no pierde la esencia de ninguno de los tres géneros. Todo con la libertad armónica del Free Jazz y un sonido exacerbante que a veces roza lo humanamente audible. Dentro de este tipo de combos de Post Black es el que más tira de esa tradición progresiva y eso es lo que más me atrae. El problema, como siempre… ¿cómo sonará en directo?

Estaba claro que el cambio de escenario iba a ser largo pero era lo que había. Cuando COBALT se fue de escena no había nada de ORANSSI PAZUZU preparado, ni sus amplis Orange, ni sus pedaleras kilométricas, ni la batería… por supuesto tampoco la microfonía y la prueba de sonido había brillado por su ausencia. Esto suponía un trabajo de mucho tiempo y así pasó que durante casi una hora tuvimos que ver el proceso de preparación del escenario de Caracol para el grupo finlandés. Supongo que para desesperación de alguno en una sala en donde no se puede salir una vez que has entrado a ver el concierto. La propia gente de Madness Live! estuvo haciendo lo que pudo, aunque fuera tapar el logo de la sala Caracol con un trapo negro para lograr un poco de ambiente hipnótico en la actuación de ORANSSI PAZUZU.

Oranssi Pazuzu - Concierto en MadridYo tenía mis serias dudas: por un lado el setlist tendría que ser acortado o al menos concentrado. Es raro ver un concierto en la sala Caracol que se vaya más allá de las 12 de la noche y cuando ORANSSI PAZUZU salió faltaban tres minutos para las 11. Al final optó por hacer un “show festivalero” con la inclusión de un tema adicional, pero mi duda es si podrían haber metido algo más de no tener esas restricciones horarias.

Por otro lado, la música de ORANSSI PAZUZU depende sobremanera de cómo se ecualice. La banda y los técnicos propios y de la sala se tomaron su tiempo, aunque eso rompiera el ritmo del concierto, pero aún así se notó que al final quisieron tapar las posibles carencias a base de volumen y eso fue en detrimento del detallismo lo que hizo que la descarga del grupo resultara más repetitiva de lo que debería. Si añadimos su nulo carisma finlandés con un simple “thanks” antes del bis… pues tenemos un concierto frío, sólo correcto en sonido y destinado, creo, sólo a fans o conocedores de la música de ORANSSI PAZUZU. Dudo mucho que ganaran acólitos a la causa.

La excusa mercantil de la gira, además de la reedición de los discos de ORANSSI PAZUZU por Svart Records, era un 10” EP con dos temas nuevos que sólo se podía adquirir, al menos de momento, en la gira. Yo iba con la seria intención de adquirirlo, pero no había en el merchandising ni una mísera camiseta. Suficiente tendrían con estar ellos presentes.

Oranssi Pazuzu - Concierto en MadridPor esta razón el tema de apertura sería “Kevät”, primero y más corto de los dos temas nuevos con un cariz atmosférico y decadente que no es muy apto para una apertura pero si les sirvió para terminar de definir un sonido que de inicio nos hizo sangrar los oídos por el volumen. El más activo fue el más reciente en incorporarse, Ikon, que parecía un componente de THE DILLINGER ESCAPE PLAN con cada guitarrazo. El resto bastante estáticos y obviamente nada comunicativos. Aunque sí que lograban entrar en trance como sus largos, hipnóticos y repetitivos desarrollos buscan. El resto del concierto se concentró, como era de esperar, en sus últimas y más avanzadas obras: “Valonielu” y sobre todo “Värähtelijä”.

“Saturaatio” fue la siguiente y aunque sí lograban ensimismar en su tunel decibélico, no transmitían todo el detallismo atmosférico y sobre todo de teclados que tienen los temas. “Lahja”, más condescendiente con sus ritmos tribales (y donde Korjak hizo su primer cambio de plato que se repetiría un par de veces más en los temas más rítmicos y Kraut), sonó mejor hasta su parte final. La hipnosis de “Havuluu” fue la siguiente, para así dar paso a la primera referencia a su anterior plástico con “Vino Versu” y su cósmico inicio que logró que Jun-His hiciese una reverencia final al público, que en general respondía bastante bien, aunque menos efusivo que con COBALT.

Oranssi Pazuzu - Concierto en MadridPasaban las once y media de la noche y lo siguiente que encararon hizo que se me arqueasen las cejas pues sabía que se quedarían sin tiempo. Los casi 20 minutos de “Vasemman Käden Hierarkia”, con esa orgía de feedback, acoples y atmósferas contrapuntísticas cayeron a continuación y sorprendentemente, y pese al sonido falto de detalles, se me hicieron cortísimos. La parte más atmosférica sonó casi como si de una jam se tratase y para mi gusto fue lo mejor de toda la noche, aunque era evidente y cristalino que no tendrían tiempo para mucho más pues ya estábamos al borde de la media noche. Y así fue, al acabar dejaron sus instrumentos y sin mediar palabra se fueron. Algo del todo innecesario si piensas volver a salir.

Y volvieron, después de hacerse de rogar un poco, para atacar “Valveavaruus” con ese ritmo totalmente Kraut que acaba casi como si fuera un tema electrónico y que me recuerda totalmente a los mejores tiempos de NEU!, añadiendo capas de forma progresiva hasta llegar al éxtasis. Además fue el único momento en que Jun-His se dirigió al público con un lacónico “thanks”. A su término, casi con 70 minutos de concierto y entre acoples eternos, teníamos la sensación de haber asistido a un concierto in extremis, en donde se salvaron los trastos pero que para ajenos y casuales, habría sido difícilmente penetrable. Espero que vuelvan y que lo hagan sin imprevistos de última hora. La música se merece grupos como ORANSSI PAZUZU.

 


 

Promotora: Madness Live! Productions

Crónica: Raúl Ureña

Fotos: Laura Ruiz

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here