Crónica de THE QUIREBOYS y THE WILD ONES en Madrid

0

Un año más THE QUIREBOYS visita España, con un clima inusualmente cálido para estas fechas. La temperatura de la capital se elevó todavía más con un conciertazo de Hard Rock de los que no se hacen, a continuación os ofrecemos unas palabras que esperamos que hagan justicia a lo que vivimos.

THE WILD ONES

the-wild-ones-madrid-2016

A las ocho menos cuarto comenzaban los madrileños THE WILD ONES, formación de Rock Clásico, de ese que gusta de vaqueros, playeras, gomina y tupé y, sobre todo, mucho ritmo sobre el escenario. Una formación muy joven por lo que choca el estilo que practican, hace preguntarse de dónde lo habrán bebido, pero oigan, ellos se lo pasaron bien, calentaron el ambiente y consiguieron que el escaso público que estaba reunido (principalmente amigos de la banda) y que iba creciendo con cuentagotas también se divirtiera.

the-wild-ones-madrid-2016

Las influencias de THE WILD BOYS, desde ELVIS PRESLEY y CHUCK BERRY a THE ROLLING STONES, quedan claras y se hacen notar en su ritmo sobre el escenario y el vocalista, Hugo Ventura, que demostró tener buen dominio del inglés y una capacidad asombrosa para moverse a imagen y semejanza de sus más que evidentes ídolos.

the-wild-ones-madrid-2016

the-wild-ones-madrid-2016

Si bien es cierto que es un estilo que no entraba a parte del público ya reunido (Hugo no pudo evitar hacer un chiste respecto de los heavys de pelo largo y tatuajes que estaban impasibles, esperando al grupo principal), hay que reconocer que le echaron muchas ganas. Antes de la actuación ya había escuchado algo de su música gracias a las redes sociales, pero no me atrevería a destacar un tema por encima de otro ya que, francamente, no fueron muy fáciles de distinguir.

the-wild-ones-madrid-2016

A nivel técnico tampoco es que se quedasen cortos, con Joss Cortez a la guitarra y a los coros (se encargó de la presentación de la banda y de la entrada en escena de Hugo Ventura), Javier Cosín al bajo, Juan Carlos Román a la batería, Luke Blanco al teclado y Jaime Oliveros al saxo. Incluso hubo un momento en que el propio Spike, de THE QUIREBOYS, subió al escenario para acompañar a la harmónica.

Una banda curiosa, efectiva y resultona.

THE QUIREBOYS

the-quireboys-madrid-2016

Eran aproximadamente las 21:00 horas, con apenas unos minutos de retraso respecto a la hora marcada para el comienzo de la actuación de THE QUIREBOYS, el plato fuerte de la noche y una banda a la que, por diversas circunstancias, no había tenido ocasión de ver todavía. No habrá sido por falta de oportunidades, porque los ingleses son unos fijos en nuestro país con visitas prácticamente cada año y siempre con varios elementos en común: el éxito de público y la diversión garantizada.

the-quireboys-madrid-2016

Aunque no pudo notarse en el setlist, que apenas sufre modificaciones de una gira a otra, THE QUIREBOYS venía a presentar “St. Cecilia And The Gipsy Soul”, uno de los trabajos de su discografía más completos y variados. Sin embargo, como hemos mencionado, la banda acabó tocando lo de siempre (y no me quejo, porque lo disfruté mucho), con especial atención a su mítico LP “A Bit of What You Fancy”.

the-quireboys-madrid-2016

Desde el primer acorde y en cuanto Spike apareció sobre el escenario, la sala Copérnico se convirtió en una auténtica fiesta, una comunión casi perfecta entre banda, público y un puñado de himnos que tocaron sin apenas descanso entre canciones. Comenzando con “Black Mariah”, un tema bastante inusual por lo que he podido comprobar gracias a la expectación del público, THE QUIREBOYS demostró que es una banda en forma con el mencionado Spike a la cabeza, la gran labor de Paul Guerin y Guy Griffin a las guitarras, Keith Weir a los teclados (que en algún tema no sonaron todo lo que debían), Matt Goom a la batería y, finalmente, Dave Boyce al bajo, que se mostró sobrio y profesional sin apenas moverse sobre las tablas.

the-quireboys-madrid-2016

Si el comienzo no fue para menos, en consonancia estuvo su continuación, “Too Much Of a Good Thing”, que invitaba a moverse y cantar a todo el respetable que abarrotaba la sala de fiestas. Spike no paraba de moverse, de saltar, de cantar de ir de un lado para otro y de posar para los fotógrafos de las primeras filas, todo mientras iba regalando temazo tras temazo, ya fuera “Misled” del mencionado “A Bit of What You Fancy” o la más cañera “The Winner Stuff”.

the-quireboys-madrid-2016

THE QUIREBOYS estaba dando el que para muchos sería su mejor concierto en la capital en muchos años (a tenor de los comentarios recogidos nada más terminar la función), tras apenas unos temas llegó uno de los momentos álgidos de la actuación con la ejecución perfecta de la emblemática “There She Goes Again”, que hizo aflorar alguna lagrimilla que otra y es que, señores, qué concierto nos estaban ofreciendo estos pedazos de músicos, uno casi no tenía tiempo de tomar notas porque las ganas de darlo todo escuchando “Roses & Rings” o “Gracie B” no eran pocas, precisamente.

the-quireboys-madrid-2016

Tras este pequeño interludio de temas algo más lentos para recobrar las necesarias fuerzas (no olvidemos que esta gente ya no son unos chavales y que su concierto fue intenso y largo), pudimos disfrutar de esa declaración de intenciones llamada “This Is Rock and Roll”. Un perfecto punto y seguido para volver a golpearnos en la patata con “Mona Lisa Smiled”, donde se alcanzaron grandes momentos de complicidad con los músicos y la sala era una sola voz al ritmo de la melodía. THE QUIREBOYS iba alternando temas de todo tipo: los míticos, alguno más desconocido y otros extremadamente originales como “Whippin Boy”, con esos dejes de country que tan bien maneja la banda.

the-quireboys-madrid-2016

Spike y su troupe querían que nos fuésemos a casa con un grato recuerdo, por lo que la fiesta no decaía ni un instante, incluso llegaba a límites insospechados con la interpretación de “Tramps and Thieves” y “Hey You”. Fue entonces cuando hasta el que no conocía el tema (alguno había) se lanzó a cantarla como buenamente pudo. Se acercaban los bises pero aún había lugar para canciones como “Sweet Mary Ann”, con sus rompedores cambios de ritmo e intensidad, y la no menos legendaria “7 O´clock”.

the-quireboys-madrid-2016

Y sí, en algún momento debía llegar el broche final. A continuación de los consabidos momentos en los que la gente pedía más y más, THE QUIREBOYS volvió al escenario para despedirse de nosotros con la triste “I Don´t Love You Anymore” y “Don´t Bite the Hand”… Sin embargo, aún quedaba una sorpresa en forma de segundo bis donde contaron con la colaboración de Jaime, el saxofonista de THE WILD ONES, que, junto a los británicos, demostró pasárselo de fábula y dio más ritmo si cabe a “Sex Party”.

Una noche para el recuerdo, quiero más así.

 

Redacción: Txema Sáez y Miguel Sanz

Fotos: Txema Sáez

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here