Black Sabbath - The End - Birmingham
Foto de Juanma Villazán

Último concierto de BLACK SABBATH (gira The End) – Genting Arena de Birmingham, 4 de febrero de 2017

El pasado sábado 4 por la mañana, estando en la puerta de embarque del aeropuerto, muchos nos dimos cuenta de que íbamos a vivir algo histórico. Nada más llegar se cruzaron miradas de complicidad con otros pasajeros y es que muchos teníamos algo en común: íbamos a volar más de 1.700 Km para presenciar el último concierto de BLACK SABBATH, los padres del Heavy Metal.

Último concierto de Black Sabbath en Birminghan
Foto de Dawn Collins

En los aledaños del Genting Arena -un pabellón con capacidad para 16.000 personas que BLACK SABBATH consiguió llenar dos noches– se respiraba el ambiente de las grandes ocasiones. Se acercaba el final de una de las bandas más grandes de nuestro género y lo íbamos a vivir en vivo y en directo en la misma ciudad dónde se gestó todo. Ozzy Osbourne, Tony Iommi y Geezer Butler pondrían punto y final a casi 50 años de carrera esa misma noche, frente a varias generaciones de heavies llegados de diferentes partes del globo que abarrotaban el recinto.

RIVAL SONS

Los encargados del calentar el ambiente fueron los californianos RIVAL SONS, quienes han tenido el privilegio y el honor de girar con los de Birmingham durante este último tour.

Rival Sons Birmingham

Los americanos no tardaron mucho tiempo en meterse al público en el bolsillo a base de sus temazos de Rock con aires de Blues. Jay Buchanan con su imponente voz hizo de maestro de ceremonias, poniéndose al frente de la banda. Arrancaron potentes con “Electric Man” y para la siguiente canción Jay ya había decidido desprenderse de sus botines para moverse descalzo por el escenario.

El misticismo que envuelve al frontman es tremendo. Tiene una voz llena de colores con la que puede transmitir gran variedad de sentimientos. Así, la banda fue clavando temas como “Secret”, “Pressure And Time” o “Tied Up” a ritmo de los guitarrazos de Scott Holiday.

El público estaba de su parte, y ellos disfrutaron de un buen sonido que les hizo sentirse cómodos frente a la multitud. El show continuó con temas como “Fade Out”, “Open My Eyes” y “Torture”, donde Jay aprovechó para dar las gracias a BLACK SABBATH por haberles concedido el honor de abrir sus conciertos en la gira de despedida.

Finalmente, el show terminó a lo grande con “Keep On Swinging”, dejando claro que es una banda muy sólida con un directo potente a la que hay que tener muy en cuenta actualmente.

El último concierto de BLACK SABBATH

Black Sabbath - The End - Birmingham
Foto de Juanma Villazán

No pasó demasiado tiempo hasta que el Genting Arena volvió a quedarse a oscuras para que los primeros compases de “Black Sabbath” empezaran a sonar. Su canción homónima era la ideal para abrir el show. Lenta, pesada, oscura, con fuego a ambas partes de la batería de Tommy Clufetos, haciendo temblar los cimientos del pabellón.

Black Sabbath The End Birmingham
Foto de Theodosis Nikolopoulos

El Genting Arena rugió en el momento en que empezaron a tocar “Fairies Wear Boots” de su segundo disco, para seguir con “Under The Sun/Every Day Comes And Goes”.

Black Sabbath The End Birmingham
Foto de Theodosis Nikolopoulos

Estaban disfrutando de un sonido atronador y Ozzy Osbourne parecía estar pasándoselo en grande. Me sorprendió gratamente lo correcto que estuvo a nivel vocal durante casi todo el concierto, ya que tenía un mal recuerdo de la última vez que le pude ver en el Azkena Rock Festival en el 2012.

Black Sabbath The End Birmingham
Foto de Theodosis Nikolopoulos

El espectáculo continuó con “After Forever” e “Into The Void” del “Master Of Reality”, para dar paso a uno de los momentos estelares de la noche, que no fue otro que un brutal “Snowblind” donde Iommi miró hacía la grada lateral del escenario en busca de aprobación y la encontró.

Black Sabbath The End Birmingham
Foto de Theodosis Nikolopoulos

En esta canción Ozzy aprovechó para presentar a la banda. Entre ellos a los últimos en llegar, Tommy Clufetos y Adam Wakeman, quienes ya llevan años acompañándoles. Clufetos estuvo espectacular tras su batería, cumpliendo sobradamente, mientras que el teclista estuvo todo el show escondido y no apareció en ningún momento en la pantalla gigante del fondo del escenario. Algo bastante curioso, ya que le dejaron salir a saludar de nuevo en el final del concierto. Siempre le podrá contar a sus nietos que tocó con los de Birmingham, aunque nadie le viera.

Black Sabbath The End Birmingham
Foto de Theodosis Nikolopoulos

16.000 almas aplaudían al unísono después del primer guitarrazo de Iommi durante la descarga de “War Pigs”. Ozzy dejó cantar al público a pleno pulmón algunos de sus versos como viene siendo una tradición desde 1970.

Black Sabbath The End Birmingham
Foto de Theodosis Nikolopoulos

Con la multitud rozando el clímax decidieron marcarse un enorme “Behind The Wall Of Sleep”, seguido de “N.I.B”. Las líneas de bajo del maestro Geezer hicieron enloquecer Birmingham y todo el mundo gritó “Oh yeah!” al final de la primera estrofa.

“Hand Of Doom” se le hizo bastante cuesta arriba a Ozzy. Después tuvo tiempo para ir a coger oxígeno mientras la banda interpretaba un majestuoso medley instrumental dónde sonaron fragmentos de “Supernaut”, “Sabbath Bloody Sabbath” y “Megalomania”. Les siguieron “Rat Salad” y el solo de batería del señor Clufetos, dónde no tuvo piedad de sus timbales.

Black Sabbath The End Birmingham
Foto de Theodosis Nikolopoulos

La recta final del concierto se acercaba de las manos de un clásico inmortal como es “Iron Man”, en la que Ozzy volvió a estar más que correcto. El riff de Iommi sonó poderoso y es que es un lujo ver tocar al zurdo la guitarra. Sin apenas descanso continuaron con una monumental “Dirty Women” del disco “Technical Ecstasy”. El solo y el riff hacía el final de la canción hizo poner al Genting Arena de pie, mientras Ozzy hacía de las suyas por el escenario.

Black Sabbath The End Birmingham
Foto de Theodosis Nikolopoulos

El riff de “Children Of The Grave” hizo botar de nuevo al pabellón. Cientos de globos de color negro y lila invadieron la pista y los asistentes hicieron crowdsurfing hasta el foso. Por lo tanto, aquello se estaba convirtiendo en un final de fiesta espectacular, aunque Ozzy volvía a sufrir de nuevo para sacar el tema adelante.

Black Sabbath The End Birmingham
Foto de Theodosis Nikolopoulos

Sin apenas respiro, Iommi disparó el riff de “Paranoid” y una explosión llenó el Genting Arena de confeti personalizado con el logo de la banda. Fue el broche de oro a una grandísima actuación de los de Birmingham y también el punto y final a la carrera de los pioneros del Heavy Metal. La banda que ha influenciado a cientos de formaciones del planeta.

Se despidieron sin hacer demasiado ruido tras casi dos horas de show. Primero abrazados con Tommy y Adam, luego estos se retiraron y dejaron a solas con el público a Ozzy, Toni y Geezer, quienes saludaron de nuevo, se hicieron la foto de rigor y abandonaron el escenario como si fuese una noche más. Desde nuestra posición pudimos ver a Kelly Osbourne llorando en el foso. Cosa que hace presagiar que quizás se trate de “The End” de verdad.

Black Sabbath The End Birmingham
Foto de Theodosis Nikolopoulos

Un mundo sin BLACK SABBATH

Que en pleno 2017 hayamos podido disfrutar de un concierto de BLACK SABBATH de este nivel no tiene precio. Hubiese sido genial haber podido contar con Bill Ward tras los parches y tan solo les hubiese pedido que tocaran “Sweet Leaf” o “Symptom Of The Universe“, aunque si llegan a tocar esta última quizás hubiésemos asistido también al entierro de Ozzy…

Black Sabbath The End Birmingham
Foto de Theodosis Nikolopoulos

Este fue mi primer y último concierto de BLACK SABBATH. Tres días después todavía sigo con una sonrisa de oreja a oreja y no me lo puedo sacar de la cabeza. Es una verdadera lástima que sus giras no hayan pasado por nuestra tierra con asiduidad como sucede con otras bandas, porque nos hemos estado perdiendo un gran pedazo de historia del Heavy Metal todos estos años.

En estos momentos vivimos en un mundo sin BLACK SABBATH y no es nada fácil de asimilar.

David Aguilar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here