D-A-D y PAÑA RADIOSTATION: Crónica del concierto en Madrid

0

Con la excusa de la celebración de su 30º aniversario, los peculiares daneses D-A-D se han embarcado en una gira en la que se dedican a repasar algunos de los temas, y no necesariamente los mejores por desgracia (aunque sí varios de ellos obviamente), de su longeva trayectoria. La gira recalaba en Madrid con el calor primaveral que tanto gusta a los foráneos pegando de lo lindo pero, al llegar a la sala minutos antes de la apertura de puertas (que se retrasó levemente), apenas diez personas esperaban para entrar.

No es que esto me sorprendiera demasiado ya que D-A-D no es un grupo demasiado popular por estos lares y el recuerdo de su último concierto en Madrid en la extinta Ritmo & Compás donde no éramos ni 150 almas me vino a la memoria. Finalmente, por suerte, no fue tan floja la entrada como cabría haber esperado viendo el panorama inicial y la sala fue cogiendo algo de “color” con el transcurso de los minutos.

PAÑA RADIOSTATION

Hay cosas que no logro entender. Con la cantidad de buenos grupos, con mayor o menor repercusión, que hay en el panorama del Hard Rock patrio cómo es posible que un grupo como PAÑA RADIOSTATION, con todo el respeto del mundo hacia ellos, sean los encargados de abrir para una banda como la de los hermanos Binzer. No me entra en la cabeza y flaco favor se les hace tanto a la banda como al público porque, por momentos, su actuación me dio hasta penilla. Y no porque ellos lo hicieran mal sino porque a prácticamente a nadie le interesaba lo más mínimo su actuación ni despertó ningún interés su música entre los escasos presentes.

pana_radiostation_madrid_2014_1

Apenas media hora fue el tiempo de que dispusieron dedicado a presentar un puñado de temas pertenecientes a su segundo trabajo, “Resurrección”, en el que su cantante, bajista y líder Alejandro Martín “Paña” ha endurecido su sonido respecto a su primer trabajo al no contar con el teclado de Tiri en sus filas, como quedó patente desde la inicial “La Princesa Y El Sapo” hasta su despedida con “Nada Que Perder”.

pana_radiostation_madrid_2014_2

PAÑA RADIOSTATION, intentando mantenerse ajeno aunque siendo conscientes del nulo interés de los presentes, siguió a los suyo con “Efectos Secundarios”, “Philetas”, la que menos me desagradó, y “Karma” ante el asombro de algunos y el pasotismo de otros aunque, eso sí, tras cada tema recibieron unos tímidos aplausos que Paña agradeció diciendo que por lo menos nosotros aplaudíamos, no como en Barcelona el día anterior debido a la derrota del Barça, arrancando alguna sonrisa al respetable.

pana_radiostation_madrid_2014_3

“Nadie Te Quiere” y “Vendetta” completaron el repertorio de los madrileños que, con cara de circunstancias, y no era para menos, se marcharon como comentaba con “Nada Que Perder” dejando paso a D-A-D. Ya digo, no es que lo hicieran mal pero estaba más claro que el agua que no éramos “su público”, más allá de sus riffs de guitarra, y las condiciones fueron más que adversas para ellos.

pana_radiostation_madrid_2014_4

D-A-D

El efecto llamada que se produce cada vez que D-A-D actúan en Madrid es de lo más curioso ya que, poco a poco, durante la actuación de PAÑA RADIOSTATION y el posterior descanso, la sala se fue plagando de compatriotas del cabeza de cartel que fueron, en realidad, los que evitaron una asistencia paupérrima. Vamos, que todos los daneses residentes en Madrid estaban en la Shoko porque no eran ni uno ni dos, sino casi eran la mitad de los presentes.

dad_madrid_2014_1

Además, no es que fueran “melenudos” precisamente sino que me atrevería a decir que debían ser de la embajada de Dinamarca en España, toda al completo, que pusieron la nota de color animando y cantando todas las canciones cerveza en mano. ¿Alguien se imagina a la embajada española en Dinamarca yendo a ver en bloque a OBÚS cantando sus canciones si tocaran allí? Yo desde luego no, aunque a Bisbal lo mismo sí…

dad_madrid_2014_2

Pasadas las nueve de la noche aparecían Jesper, Cobber, Stig y Laust para interpretar prácticamente en penumbra “RinTin Tin”, el tema instrumental con el que están abriendo sus conciertos, que seguidamente daría paso al primer trallazo de la noche, “Jihad”, que puso al rojo vivo la sala. Y es que los temas de “No Fuel Left For The Pilgrims” fueron, junto con los de “Riskn´ It All”, los que mejor funcionaron en directo sin duda.

dad_madrid_2014_3

Desde este momento, sabiamente, fueron intercalando temas de sus dos mejores discos con otros de su carrera que, aún siendo “clásicos” o “singles” algunos de ellos, no son tan buenos de manera que no hubiera momentos que aburrieran al personal. Así, a la rockera “Evil Twin” de “Everything Glows” le siguió “Overmuch” para desembocar en la primera referencia a su debut de 1986, “Call Of The Wild”, con “Jackie O”, que sonó mejor que en disco y fue celebrada con entusiasmo por sus incondicionales. Aunque no tan aplaudida como “Point Of View”, otro tema fundamental en la discografía del combo que cantó hasta el apuntador, conformando una primera parte muy buena y entretenida.

dad_madrid_2014_4

Con buen sonido, buenas luces, buena actitud por parte del grupo y entusiasta respuesta del público a Jesper Binzer se le veía encantado y estuvo muy activo, tanto entre canciones como durante las mismas, arengando a la gente y bromeando con diversos chascarrillos con sus típicas caras de “loco”, además de conservar un estado vocal más que aceptable. Su hermano Cobber, con rictus serio y ataviado con una chistera que no se quitó en ningún momento (ya eran ganas), clavó tanto los solos como los coros y me encantó la manera de tocar de Laust Sonne, quien también hacía sus buenas aportaciones vocales al conjunto.

dad_madrid_2014_5

Pero, sin duda, el que más juego volvió a dar una vez más fue Stig Pedersen con su ropa habitual de concierto y su delirante colección de bajos de dos cuerdas que fue mostrando según iban cayendo las canciones. Además de los habituales bajos transparentes y fluorescentes color rojo y azul sacó uno con forma de misil, de parte trasera de un Cadillac, de mástil de guitarra, de una calavera,… No sacó ninguno “normal”. Por supuesto no paró de moverse por todo el escenario y se subió encima del bombo de la batería de Laust cuando le vino en gana, o encima de un bafle, vamos, lo que se dice un auténtico personaje.

dad_madrid_2014_6

“Cloudy Hours” bajó algo la intensidad del concierto porque “Simpatico” no es que sea un “must have” del grupo precisamente, pero en seguida se recuperó el ritmo con la preciosa balada “Grow Or Pay” con unos tremendos coros por parte de los compañeros de Jesper y un solo magistral de Jacob, que también se explayó al final del tema alargándolo.

Aquí se marcó un punto de inflexión porque le llegaba el turno a temas de discos menores que, con mayor o menor acierto, incluyeron en el repertorio como “Reconstrucdead”, “Monster Philosophy”, “Everything Glows”, de lo mejor de esta segunda parte y no es un tema muy bueno en mi opinión, “I Want What She´s Got”, alargada con un solo de Laust y donde Jesper nos hizo corear hasta el hastío “I Want What Laust´s Got” a modo de broma para abandonar las tablas con su hit “Sleeping My Day Away” con la sala botando y cantando a rabiar.

dad_madrid_2014_7

Como llevaban una hora de concierto todos esperábamos que volvieran a salir para ofrecernos más canciones y, lógicamente, así fue. Lo hicieron además con otro clásico como “Bad Craziness” que arrancó los aplausos de la sala para atacar, a su conclusión, el único tema de “Draws A Circle” que sonó, la declaración de intenciones “I Won´t Cut My Hair” que no todos han podido o podremos cumplir volviéndose a marchar en medio de una ovación.

Como no se habían encendido las luces de la sala sus compatriotas volvieron a pedir en danés que salieran al escenario (tiene narices que se les oyera más a ellos que a los propios madrileños pero así fue, nos ganaron la “partida”) y aparecieron solamente los hermanos Binzer para tocar la genial acústica “Laugh´n´A ½”, que cantamos el público a petición de Jesper en varios momentos, cerrando tras 90 minutos, con la inevitable “It´s After Dark” cosechando unos merecidos aplausos.

dad_madrid_2014_8

Personalmente me lo pasé muy bien y D-A-D me gustó más que en su anterior visita pero eché en falta más canciones clásicas, alguna rareza más y, tal vez, que no alargaran tanto las canciones innecesariamente (esto no parece posible me temo) porque en esta gira esperaba un repertorio más largo que el que ofrecieron, más o menos como el que se han marcado en su país o Escandinavia, por ejemplo. De cualquier modo hubo momentos brillantes y canciones que siempre agrada escuchar. Con eso me quedo.

 

Crónica y fotos: David Ortego

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here