DARK TRANQUILLITY - Construct

0

Olvidamos los momentos oscuros de nuestra historia para no emponzoñar la visión que tenemos de nuestra cultura como portadora de progreso. ¿Cuánto de nuestro pasado olvidamos de forma selectiva? ¿Cuántas verdades desagradables convertimos en mentiras retorcidas para calmar nuestra conciencia y justificar nuestros actos? Quizá en nuestra búsqueda constante e inacabable de progreso subyace la certeza de que todo, salvo precisamente ese turbio juego, carece de significado. En ese proceso construimos dioses y credos y nos ponemos al servicio de ellos, la mejor coartada para no enfrentarnos a nuestras miserias. No afrontamos, construimos: “Construct”. Eso es lo que subyace en el núcleo del nuevo disco de DARK TRANQUILLITY con un mensaje claro: deberíamos ser más honestos con nosotros mismos y, en un último momento, asumir que hemos fracasado como especie.

Ser más honestos: ese ha sido también el rumbo compositivo de este buque insignia del Death Melódico, que ha perdido por el camino al bajista Daniel Antonsson y que se ha reorganizado con la vuelta circunstancial a las cuatro cuerdas de Martin Henriksson, que además sigue formando dúo de guitarras con Niklas Sundin, otra vez encargado del artwork. Ser más honesto, decía, y componer sin ningún tipo de limitación ni predisposición. El resultado es un disco distinto aunque con la esencia de DARK TRANQUILLITY por los cuatro costados. Algo, cambiar todo para que nada cambie, que este grupo ha sabido hacer como pocos en un camino de más de dos décadas y ya diez discos de estudio.

En una primera aproximación se podría definir “Construct” como un cruce entre “Projector” y el anterior “We Are The Void”. Un punto de partida no muy halagüeño: un disco en su momento difícil de comprender y otro decepcionante, al menos en comparación con la trinidad pluscuamperfecta que le había precedido: “Damage Done”, “Character”, “Fiction”. Y un disco correcto pero plagado por una sensación de piloto automático que desaparece ahora en el trabajo más orgánico y esponjoso que ha grabado DARK TRANQUILLITY en mucho tiempo, un ejercicio arriesgado que quizá enfurruñe a algunos de sus seguidores, no a aquellos acostumbrados a los giros y variantes de un sonido finalmente reconocible y de una categoría superlativa. Esa es la cuestión: no soy a priori un defensor de las bajadas de decibelios y las sensibilizaciones excesivas, pero hay tanta clase y tanta emoción en “Construct” que he terminado rendido a sus pies. Después de un buen número de escuchas, eso sí.

Las canciones de "Construct" respiran con un ritmo casi nunca frenético y unas estructuras compositivas más livianas, menos sobrecargadas y en las que las atmósferas ganan terreno en la siempre difícil búsqueda de que menos sea más. Los teclados pesan más que unas desnudadas guitarras, las voces limpias de Mikael Stanne recuperan un protagonismo hace tiempo perdido y el Death Melódico marca de la casa se tiñe de un influjo Gótico que se desborda en algunas de las melodías más quebradizas y profundamente emocionales que DARK TRANQUILLITY haya creado jamás. Esas son las bazas de este disco. Distinto, para mí superior a “We Are The Void” y más maduro que “Projector”. Por debajo de “The Gallery” o “Damage Done” pero lo suficientemente distinto a ellos como para que no le escuezan las odiosas comparaciones.

"Construct" es un disco de inmersión, de emociones que fluyen en una fina lluvia que acaba empapando los huesos. ¿Se echa de menos algo más de energía? De entrada parece que sí, pero finalmente se asume que su delicado equilibrio compositivo es lo que hace especial a “Construct”. Es más honesto asumir que se atisba peligro en una futura profundización excesiva de esta tendencia y que es lícito esperar más voltaje metálico en futuras reinvenciones de DARK TRANQUILLITY, que inevitablemente las habrá. Aquí las cargas metálicas más intensas corresponden a “Apathetic” y el tono más purista a “The Silence In Between”, un Melodeath muy clásico que podría haber sido grabado en 1996 pero que suena arrebatador en manos de, no lo olvidemos, uno de los grandes padres del invento.

Pero la verdadera personalidad de “Construct”, su melancólico perfume a derrota y pérdida, está en esos reformulados ecos a “Projector” que encuentran perfecta forma en “Uniformity”, un himno frágil y oscuro, desde luego más gótico que extremo en cualquier sentido, como la desgarradora “What Only You Know” o “State Of Trust”, en la que triunfan los teclados y un Stanne en absoluto estado de gracia. Estas canciones conforman el verdadero núcleo del disco, precedidas por un arranque (“For Broken Words”, “The Science Of Noise”) que empieza donde lo dejó “We Are The Void” aunque por encima en producción, en dirección y en unas desbordantes melodías, extraordinarias a lo largo de todo el disco.

El salto adelante, o más bien a un lado, se profundiza en la arriesgada y especialmente aventurera “Endtime Hearts”, perfectamente bien saldada aunque flirtea con un terreno que deja sólo un pie en el pasado del grupo y se acerca a la etapa intermedia de PARADISE LOST o TO DIE FOR. Quizá a priori haga arquear cejas pero funciona en el engranaje de un disco que necesita tiempo, de impacto lento y retardado, y que se cierra de una manera más convencional con los toques clásicos de “Weight Of The End” y el paisaje lunar que recorre “None Becoming”, un erial de sensaciones que rozan el Doom y que no dejan de reinterpretar la estirpe ya habitual en los cierres de disco de DARK TRANQUILLITY: “The Mundane And The Magic”, “Iridium”…

“Construct” no es un paso sobre seguro del mismo modo que DARK TRANQUILLITY no es un grupo acomodado aunque personalmente percibí ese peligro en “We Are The Void”. Este es un disco que va a decepcionar a algunos y a encandilar a otros. Desde luego es honesto y emocionante si se profundiza en él lo suficiente. En el nicho que cava en la extraordinaria carrera de este grupo creo que es un gran disco, que escapa a comparaciones con predecesores imbatibles y supera a los que toma como referencia. Es personal para el grupo y aún más personal para el oyente. La decisión está en ti o en la forma en la que te moviliza, o no lo hace, esta reinterpretada plasticidad de la fórmula DARK TRANQUILLITY. A mí, paso a paso y escucha a escucha, canción a canción, me ha convencido de forma plena. Ahora la balanza la tienes tú y merece la pena que inviertas algo de tiempo en ver hacia qué lado se inclina.

Juanma Rubio

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here