Crítica de DEMONIK - Rise From Chaos

0
DEMONIC - Rise From Chaos

Si existe una disciplina artística en la que sus seguidores sean especialmente duros y exigentes con los creadores es la nuestra, la del Rock Duro y Heavy Metal. Todas esas virtudes que, de un modo positivo, nos han perseguido siempre como verdaderos hooligans de nuestra música, chocan frontalmente con nuestra difícil o casi nula capacidad para aceptar los cambios. Aquí, quien más y quien menos, se ha llevado una sonora decepción – justificada o no ya sería desviar demasiado el tema- por la conversión que, en un momento dado, equis banda ha manifestado de un disco a otro. DEMONIK ha cambiado, eso es algo innegable. Con este nuevo trabajo que nos llega a la redacción, "Rise From Chaos", el cuarteto madrileño se distancia ostensiblemente de sus dos anteriores largos.

En "Las Cenizas De La Tierra" la banda se prodigó en el terreno del Thrash Metal de corte noventero cantado en castellano. En el caso presente, no solo ha habido cambio de idioma e incluso de vocalista, con la incorporación de David, sino que DEMONIK ha reestructurado su naturaleza musical. El lavado de cara que se atisba en las nuevas composiciones es tan sorprendente que no podía dejar pasar la oportunidad que lanzar toda esta parrafada acerca de ‘los cambios’, esos cambios con los que no hay vuelta atrás una vez que se acometen.

Probablemente, más de uno se llevará las manos a la cabeza y rechazará los nuevos derroteros que esgrime el combo madrileño, aunque la causa, casi como por efecto rebote, podría captar a otro tipo de seguidores, estoy convencido. Los tiempos cambian y las bandas, a veces, también, pero nuestro público sigue mirando a nuestros músicos y sus trayectorias con lupa. Solo el tiempo dirá lo que le deparará a DEMONIK esta versión renovada de la agrupación.

Lo primero que podría y que debería llamar la atención de este tercer trabajo es su duración, algo más de setenta minutos de material repartidos a lo largo de ocho piezas. “¿En estos tiempos? ¡Qué locura!”, podrás pensar. Pues sí, lo es, pero, al final, el haber construido una obra donde hay un tema de veinticuatro minutos y otro de casi catorce es una decisión que, por desorbitada que parezca, compete solo a la banda. Yo no entraré a juzgar la decisión de marras, sino más bien el cómputo global de todas las pistas que conforman "Rise From Chaos" y que le dan sentido como obra.

DEMONIK retuerce la complejidad de su propuesta musical

Para mí, no ha sido fácil digerir "Rise From Chaos", apreciarlo como se merece y asumirlo, lo cual tampoco es que me haya supuesto un problema. Lejos de abrumarme, cada nueva oportunidad que le he ido dando me ha ido ofreciendo nuevos detalles y mostrando matices encubiertos en anteriores escuchas, además de acrecentarme, sobre todo, la sensación de que la banda se ha dejado el alma en la composición de "Rise From Chaos". El metódico mimo que hay detrás de cada canción y la cuidadosa presentación de cada una de las mismas son fiel reflejo de la valentía y de la capacidad de aceptar nuevos retos que refleja el quinteto en la actualidad.

Como pega principal, puede que la banda haya creado un concepto un poco disgregado como obra artística, donde la multitud de influencias que se advierten le dan, sin duda, mucha personalidad a cada pieza individualmente, pero quizá no tanto a la identidad global que, creo, todo disco ha de tener.  Supongo que este asunto le vendrá de perlas a los seguidores metaleros más heterogéneos y partidarios de la experimentación, ya que la disparidad musical que atesora "Rise From Chaos", sin que en ningún momento sobrepase el límite de lo caótico, es fácilmente perceptible.

Este viaje que, como ya comenté, supera la hora de duración, nos ubica en parajes de lo más variopintos. Thrash Metal moderno, Groove Metal, ramalazos de Power/Symphonic Metal, una minúscula dosis de Death Metal Melódico y unos livianos flirteos con el Metal Extremo son algunas de las vertientes que confluyen en un compacto vertiginoso que, con toda su anárquica apariencia, me resulta tremendamente atractivo por ese componente sorpresivo, revoltoso y rompedor que presentan muchas de las canciones aquí presentes. MACHINE HEAD, ANNIHILATOR, TRIVIUM, KAMELOT,  TESTAMENT o DEATH ANGEL podrían ser algunas de las referencias musicales que se divisan en el lanzamiento, como veremos a continuación.

La maquinaria se pone en marcha con “Burning My Soul”, un tema enclaustrado en un Thrash-Death vigente donde ya se puede intuir esta amplitud de horizontes que ha experimentado la banda, especialmente atendiendo a la combinación de voces guturales y rasgadas que ofrece David. En el último tercio del tema, irrumpe con fuerza una bofetada repleta de velocidad thrasher algo más estándar que llega a recordarme al material más reciente de agrupaciones como DEATH ANGEL.

“Rise”, por su parte, enciende motores con un alarido gutural y unos riffs pesados que acaban estallando en un pegadizo estribillo que se me antoja como una aleación entre los ANNIHILATOR de la etapa Padden y los MACHINE HEAD de sus últimos compactos. Precisamente, la sombra de estos últimos se vuelve a proyectar sobre “Insomnia”, una pieza de esencia noventera, revestida con diversas subidas y bajadas de intensidad y en la que, incluso, David nos ofrece algunas estrofas pseudorapeadas que me llevan a anclar la mirada en trabajos de Flynn y cía como “The Burning Red”.

Poco después, con “Chaos” aterriza una canción de Thrash moderno de manual, un corte potente y desbocado que, una vez más, me retrotrae a esos alocados e inquietos ANNIHILATOR de mediados de los noventa, especialmente al llegar al esmerado estribillo, que logra convertir a la pieza en una de mis favoritas de todo el compacto.

A continuación, nos topamos con uno de los puntos álgidos del lanzamiento, “Voices From Hell”, una composición de temática tortuosa que nos abre sus puertas con un inicio espectral que me llega a dibujar algunos pasajes de bandas como DIMMU BORGIR en sus últimas grabaciones debido a la aportación que le da el violín de Roberto Jabonero como colaborador externo y la batuta de Pepe Herrero (STRAVAGANZZA) empastando adecuadamente la orquestación utilizada.

Partiendo de esa dinámica apesadumbrada con la que nace el tema, este va in crescendo conforme pasan los minutos, que no son pocos, y en torno a la mitad se vuelve a anclar en la más absoluta calma, instante en que aparece como de la nada la voz angelical y nebulosa de May Lucas para regalarnos la secuencia melódica por excelencia del disco. Se podría decir que este corte ofrece dos canciones en una, siendo la segunda parte, a raíz de la voz de femenina de marras, la más recargada y monótona. A pesar de lo temerario que me pueda parecer facturar un tema con estas connotaciones, no me queda otra que aplaudir la idea por la perseverancia que transmite la pieza y la magnífica relación que, en este caso, mantienen los apesadumbrados textos con los distintos pasajes musicales.

Por su parte, la uniformidad musical retorna con “Monster”, otro tema de Thrash Metal actual y propio del siglo XXI en el que el camino viene marcado por la sucesión de riffs entrecortados que nos ofrecen Hugo y Víctor.

"Rise From Chaos" es un álbum arriesgado para una banda con espíritu renovado

En el tramo final, aparece “To Live”, el segundo corte más largo de "Rise From Chaos", con casi catorce minutos de duración. Se trata de un tema vanguardista y contemporáneo donde el estilo de los últimos TESTAMENT se entiende a la perfección  con el de bandas como TRIVIUM en su faceta más melódica, aunque tampoco negaría que el gran y épico estribillo que nos deja David, haciendo exclusivamente uso de voces limpias, posee algo más que un simple regustillo a Heavy-Power Melódico europeo. Del ecuador en adelante, la pieza nos somete a otro arduo trabajo al servicio de la experimentación, donde llego a acordarme de las chifladuras y desvaríos de DEVIN TOWNSEND. Tema idóneo para los amantes de la guitarra debido a la versatilidad y sutileza que hallamos en los cuantiosos riffs y punteos que rellenan la pieza. Como colofón, “Legion”, otra canción de Thrash embravecido con sus leves pinceladas de Metal Extremo nos indica que esta aventura llamada "Rise From Chaos" ha llegado a su fin.

Tras rebuscar en las entrañas de este singular y atípico lanzamiento, me he dado cuenta del correoso y exigente trabajo que la banda se ha autoimpuesto en todas y cada una de las canciones, llegando a realizar casi una labor de puntillosa artesanía en algunas de ellas. Por otra parte, la valentía, así como el ánimo de innovar y de querer explorar, no es algo que esté a la orden del día en una era, la actual, en que nuestra escena luce más por la cantidad de grupos que intentan adherirse con exactitud a la fórmula que le ha funcionado a su vecino o por los que intentan recuperar  y avivar tendencias del pasado, en muchos casos, haciéndolo con una pasmosa carencia de personalidad.

Puede que en esta nueva andadura queden cosas por pulir y conceptos que aunar y definir mejor, pero me quedo con la inventiva y creatividad que exhiben este trabajo y, por encima de todo, con la actitud de DEMONIK a la hora de arriesgar reformulando su planteamiento musical primigenio, del que sigue quedando su buena porción de Thrash Metal, e intentando buscar más allá de lo que marcan los cánones del género.


 

Más información sobre DEMONIK en su Facebook.

Reseña Panorama
Nota
7.5
Compartir
Artículo anteriorCrítica de GAMA BOMB - Speed Between The Lines
Artículo siguienteCrítica de ANAAL NATHRAKH - A New Kind Of Horror
Licenciado en Comunicación y redactor en varias webs especializadas en Rock y Metal desde hace más de una década, plataformas que me han servido, al igual que el actualmente aparcado mundo radiofónico, para darle rienda suelta a mi creatividad enfocada a una de mis grandes pasiones: la música. A su vez, soy un gran entusiasta del cine en todas sus vertientes, especialmente en la rama dedicada al terror, fantasía y ciencia-ficción.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here