Entrevista a URIAH HEEP

0
uriah-heep-slide
Leyenda

Muchas veces sacamos este tema a colación. En la vida hay cosas que te llegan dentro de manera especial. El arte es el ejemplo típico de esto: un libro, una película, un cuadro, una canción… pero también sería posible extrapolar esta afirmación a personas, cosas, ciudades o situaciones. Mi historia de amor con URIAH HEEP se remonta a hace ya mucho tiempo pero no fue un flechazo. De inicio, sí, me gustó pero no caí rendido a sus encantos hasta después. Es como la chica que vas conociendo poco a poco, y cada vez descubres más cosas que aprecias en un proceso de enamoramiento que dura hasta la eternidad. Según me fui adentrando en la carrera del quinteto británico percibí la magia que desprendían sus composiciones. Repletas de fuerza, calidad y elegancia, hasta en los discos menores (que los tienen) adivinas pasajes o temas que merecen la pena. El proceso de querer a alguien supone aprender a tolerar sus defectos; ésa es la clave para que una pareja funcione. Pues bien, el binomio compuesto por URIAH HEEP y este redactor es perfecto porque hasta de discos “Equator” o “Conquest” he sacado conclusiones positivas. 

Podríais decir que eso es fanatismo. Tampoco. No considero que mi pasión por los HEEP esté en los niveles de, por ejemplo, SAVATAGE o RIOT, pero los lazos que me unen a la veterana banda inglesa son muy fuertes. Además, sobrevivir cuarenta años cuando prácticamente nunca has llegado a la élite (si bien en los setenta era un grupo bastante grande y con “Abominog” volvió al éxito) y has tenido una trayectoria convulsa con cambios de personal, fallecimientos, disputas discográficas y un extenso currículum de “sexo, drogas y rock and roll”, es meritorio. Sin embargo, entre las paradojas de esta mítica formación encontramos que llevan más de dos décadas en los que la única variación de componentes ha sido consecuencia de un problema de salud. Justo cuando se hacen más mayores y la gente lo deja con facilidad, consiguen la anhelada estabilidad. 

Más cosas extrañas. A día de hoy, lo que se espera de un conjunto tan longevo es que “justifique” su gira con un disco correcto, lo suficientemente bueno como para tener un par de temas que tocar en directo y el resto, dedicarlo a clásicos. Los HEEP se sacaron de la manga un álbum, “Wake The Sleeper”, que fue, en mi opinión, lo mejor del ejercicio 2008 junto al “Revelation” de JOURNEY. Además, en el subsiguiente tour lo interpretaron en su totalidad (o casi) dando una demostración de vigencia. Ahora, están a punto de regresar con “Into The Wild”, con el interludio de “Celebration” que es, como no podía ser de otra manera, una fiesta, un homenaje a una carrera extensa y prolífica. “Into The Wild” promete, y mucho, si bien el listón con “Wake The Sleeper” está tan alto que hay que reflexionar bastante antes de dar una opinión definitiva para no ser injusto. 

Esta entrevista que vamos a recuperar tuvo lugar en noviembre de 2009. Para mí, fue un placer poder entrevistar a Trevor Bolder, el bajista del grupo. Obviamente, hubiera sido increíble charlar con Mick Box, el único superviviente de la formación original, pero Trevor lleva en URIAH HEEP nada menos que treinta y dos años, con un pequeño break entre 1981 y 1983. Como todo profesional que sabe el negocio, se mostró como un tipo educado y amable, al principio con el “piloto automático” puesto para después, con la confianza, irse soltando y contando muchas grandes historias. Por su importancia, por lo interesante de la misma y por preparar el camino para “Into The Wild”, aquí la tenéis. Aunque alguna preguntada parecerá desfasada (coincidía la conversación con la edición de “Celebration”) se ha preferido mantener en su totalidad, salvo un par de cuestiones. 

¿Qué significa para ti estar en un grupo con una carrera de cuatro décadas? No hay muchas bandas que puedan presumir de ello, y encima, sin haber tenido separaciones temporales.
TREVOR BOLDER: Creo que hay algunas claves pero, sobre todo, pienso que eso solo pasa en la música Rock. Nos encanta tocar nuestras canciones y componer discos, en especial Mick y yo que somos los que más tiempo llevamos en URIAH HEEP. Nunca nos cansamos de pertenecer a esta banda. Jamás nos hemos planteado el parar, ni tan siquiera por unos años para luego volver. El llevar cuarenta años es algo que nunca imaginé. Si cuando tenía dieciséis años me dicen que aún estaría tocando con casi sesenta, me habría carcajeado. Vamos, no creía que llegara a ser profesional y vivir de esto. 

¿Cómo escogisteis las canciones que forman parte de “Celebration”?
Nos centramos, sobre todo, en las canciones que solemos tocar en directo. En realidad, prácticamente coinciden con nuestras favoritas por lo que la elección no resultó especialmente complicada. Por ejemplo, en la última gira algunas quedaron fuera pero siempre están en la rotación habitual. En disco, con esta formación o similar, solo quedaban reflejadas en álbumes en directo. Por eso, consideramos que estaría bien tocarlas todos juntos en un estudio. Digamos que los temas se eligieron ellos solos, excepto las dos canciones nuevas, claro está. 

Por supuesto, cada fan de URIAH HEEP elegiría sus preferidas pero, en términos históricos, solo una pregunta. ¿Por qué no hay canciones de “Abominog”? Lo digo porque creo que es un álbum muy importante en vuestra carrera y, además, la voz de Bernie es ideal para el estilo del disco.
Además de este disco, “Celebration”, vamos a hacer, posteriormente, otro en el que incluiremos regrabaciones de temas que nos gustan pero que, por minutaje, se han quedado fuera de “Celebration”. Ese futuro álbum cubrirá, básicamente, los ochenta y los noventa, por lo que “Abominog” estará bien representado, seguro. 

¿Por qué habéis regrabado “Between Two Worlds”? Es una gran canción pero me chocó porque pertenece a “Sonic Origami”, un disco bastante reciente en el tiempo.
Fue una idea de Russell, el batería. Era el único que no había tocado esa canción y le encanta. Lo sugirió y lo que hicimos fue hacerla prácticamente en directo dentro del estudio, todos juntos. Por lo tanto, la “culpa” fue de Russell que se empeñó en que tenía que estar porque es uno de nuestros grandes temas de una etapa no tan reconocida pero sí brillante. 

Como antes hemos comentado, en “Celebration” hay dos canciones nuevas. La primera es “Only Human”, un tema ideal para corear en los conciertos.
Sí, como bien dices, no tiene mucho misterio. Es una canción de Rock simple pero con un coro potente y que puede enganchar a la gente. Fueron grabadas muy rápidamente. Las terminamos en el propio estudio, con un par de ideas que compartimos y Bernie escribió las letras. Fue todo espontáneo. 

Entonces, no eran composiciones de las sesiones de “Wake The Sleeper”, ¿no?
Son temas completamente nuevos. Ni tan siquiera había una idea preconcebida antes. A lo largo de la gira tuvimos un par de ideas que plasmamos en el estudio en que grabábamos “Celebration”. Así les dábamos algo más a los fans y no solo canciones antiguas con otra perspectiva. 

El otro corte, “Corridors Of Madness”, es un tema más introspectivo, oscuro y profundo que incluye buena parte del sinfonismo propio de URIAH HEEP.
Exacto. Creo que esa sensación se produce, fundamentalmente, por el riff de guitarra que crea una atmósfera bastante oscura al mezclarse con la base rítmica. No obstante, el estribillo sí que 100% típico HEEP. 

De los temas antiguos, quizá “The Wizard” y “Lady In Black”, los lentos, sean los que más matices nuevos añaden.
Hemos intentado que ninguna de las canciones sea exactamente igual a las originales. Sin embargo, creo que “The Wizard” sí es bastante similar, no estoy muy de acuerdo con lo que comentas. Quizá la producción la haga distinta pero poco más. “Lady In Black” sí que posee determinados arreglos nuevos. Además, hay que tener en cuenta que solo Mick repite de los que grabaron esos temas a comienzos de los setenta. Aunque seamos fieles a su concepción, somos diferentes personas los que tocamos, cada uno con su estilo. Además, a lo largo de los años, aunque de forma casi imperceptible para los fans, las canciones evolucionan y nos gusta meter aquí y allí algo que las haga, en nuestra opinión, más interesantes.

uriah-heep-1-entrevista-2011

Algo evidente es el hecho de que las regrabaciones tienen una producción actual, lo que supone que el sonido es más poderoso y potente que nunca.
Sí. Además hay otra cosa: nosotros mismos, la banda, tocamos las canciones de forma más heavy que su idea original. A esto contribuye el hecho de que en el estudio intentamos crear una sensación de directo, tocando todos juntos. Esto añade la energía necesaria. En las canciones originales había más trabajo de estudio, más artesanía. Hoy las técnicas de producción logran ese sonido cañero. 

Me gustaría señalar “Gypsy” porque la intro es genial pero es que el tema en sí parece como si hubiera sido compuesta hace unos cuantos meses. Es increíble.
(Risas). Sí, es que “Gypsy” es una de esas canciones… más bien, uno de esos clásicos atemporales. Es de esas canciones que como tampoco tienen un estilo definido ni se enmarcan en una época concretan, aguantan el paso del tiempo y siempre suenan frescas, novedosas. Sería imposible para nosotros dejar de tocarla porque cada vez encuentras un elemento distinto. 

Me encanta Bernie Shaw, y eso que pienso que David Byron es uno de los mejores cantantes de Rock de la historia, pero desde que escuché “Live In Moscow” y ahora, de nuevo, en “Celebration”, creo que nadie ha cantado “July Morning” de la forma en que Bernie lo hace.
Ha practicado mucho en estos veintidós años (risas) La habrá cantado dos mil veces o algo así. Su técnica es impresionante y es él quien ha llevado el grupo un paso más allá. Sin duda, David y Bernie son los mejores vocalistas que han pasado por URIAH HEEP. Con ello, no quiero menospreciar al resto porque todos los que han pasado han cantado muy bien, pero Bernie considero que es el mejor. 

Hay una edición especial con DVD que incluye siete canciones grabadas en el festival Sweden Rock. ¿No teníais el concierto entero o lo guardáis para sacar posteriormente?
No sé por qué han salido solo siete canciones. Tenemos el show completo grabado aunque no editado. Creo que fue una decisión del manager y la compañía el centrarnos en estas siete canciones. Estoy seguro que el resto saldrá, de una forma u otra, editado en DVD. 

Vamos con un poco de retrospectiva sobre vuestro último disco de estudio. Un año y medio después, ¿cómo ves “Wake The Sleeper”?
Pensaba que era bueno pero después de la excelente acogida que tuvo, tanto por la prensa como por los fans, me he dado cuenta que estaba en lo cierto. Todo el mundo parece amar el disco. Es uno de los mejores que hemos hecho. Creo que compusimos un álbum que sonaba a las raíces de URIAH HEEP pero no como algo desfasado sino muy del siglo XXI. Es como volver a la dirección original de la banda. Ha funcionado muy, muy bien. 

Personalmente opino que está en el top 3 o top 5 de vuestra carrera y, para mí, fue el mejor disco de 2008.
Otra de las cosas fundamentales es que en directo suena de vicio. Hemos estado tocando el disco entero y no hemos tenido ni una sola queja por interpretar demasiados temas nuevos. No hay dos o tres canciones que destaquen sobre el resto. Pienso que cada composición puede ser recordada individualmente como parte importante de nuestra carrera. Eso es difícil de conseguir. 

Esa era mi siguiente pregunta. Habéis tocado el disco entero, pero claro, supongo que alguna duda os crearía porque ese supone dejar fuera muchísimos clásicos, salvo que estuvierais cuatro horas en el escenario.
¡Oh, no! ¡Cuatro horas! Nos sentimos jóvenes pero no tanto (risas). Teníamos la intención desde el principio de tocarlo porque no habíamos sacado disco en una década y confiábamos ciegamente en este material. Era una especie de renovación de las canciones en directo pero, en vez de rescatar temas oscuros del pasado, con cosas actuales. No obstante, también hay bastantes clásicos en el repertorio, pero queríamos compartir con la gente “Wake The Sleeper” y mostrarles lo que nos divierte tocarlo. Creo que ha sido un acierto.

 ¿Hay alguna canción de esas que llamas clásicas que os aburra tocar?
No, para nada. Ninguna. Pienso que todas son muy buenas y ocupan un lugar en la historia del grupo. No tocaríamos nada de lo que no estuviéramos seguros que fuera a gustar a la gente o a la propia banda. 

Lo digo porque con veintiún discos y montones de bonus tracks supongo que existirán una trescientas canciones de URIAH HEEP. ¿Qué piensas acerca de recuperar cortes no tan típicos para los directos?
Personalmente, prefiero elegir las canciones que los seguidores nos piden más. Si lo hacen supongo que será por algo. No me gusta en exceso profundizar en el pasado más oscuro del grupo para buscar una canción que quizá merecería ser más recordada pero, por diversos motivos, ha quedado atrás. En serio, casi todo el mundo quiere oír “July Morning”, “Easy Living” o “Lady In Black”, por lo que no encuentro razón suficiente para quitarlas del repertorio. 

Ahora es bastante habitual que los grupos toquen un disco entero sea nuevo, como por ejemplo habéis hecho vosotros con “Wake the sleeper”, o antiguo de entre su material más celebrado. ¿Habéis tenido ofertas para interpretar alguno de vuestros álbumes míticos?
Creo que vamos a hacer algo así el año que viene en un gran festival británico donde nos han contratado para tocar “Demons And wizards”, si mal no recuerdo. En realidad, querían que lo tocáramos hasta con las caras B de los singles, es decir, que no hiciéramos nada más, pero creo que, al final, será una combinación de dos discos o algo parecido. (N. de R: Finalmente, tocaron el álbum entero en el festival High Voltage del Reino Unido, en julio de 2010)  Nunca me he planteado eso de hacer un álbum entero, salvo que sea tu material nuevo. La verdad es que no soy muy partidario de ello, salvo circunstancias muy especiales. Si tuviera que salir exclusivamente de mí y nadie nos lo pidiera, no creo que sucediera. 

Habéis sido pioneros en tocar en sitios realmente atípicos dentro del Rock. ¿Cuál es el lugar más raro en el que habéis dado un concierto?
¿El lugar más extraño? Seguramente, la gira más rara fue la primera que hicimos a través de la antigua Unión Soviética. Fuimos por Siberia y resultó una odisea. Estábamos acostumbrados a buenos hoteles, buenos transportes, tiempo aceptable, y nos topamos con un mundo completamente distinto. Además del más extraño fue el más duro. Era viajar en la máquina del tiempo. 

Luego, habéis vuelto bastantes veces por ahí. Tengo curiosidad por saber cómo es el público en sitios como Samara o Vladivostok.
Es muy bueno y entusiasta. La primera vez fue tremenda porque jamás habían tenido ocasión de ver a una banda de Rock internacional allí. Cuando salimos al escenario se volvieron locos pero no podían expresarlo moviéndose porque estaban rodeados de soldados. Les obligaban a estar sentados viendo el concierto. Podíamos ver que querían levantarse y montar una fiesta pero hubiera sido peligroso. Recuerda que era 1989 y no les permitían hacer muchas cosas en el régimen comunista. Era un hito que un grupo como URIAH HEEP hubiera llegado hasta allí pero las libertades no se podían adquirir todas de un plumazo. 

Desde aquellos shows en Moscú en 1987 tenéis una especial relación con Rusia. Supongo que esos conciertos los recordarás como algo muy grande en la carrera de URIAH HEEP.
Sin duda, Para ser sincero contigo, a nosotros también nos supuso mucho desde el punto de vista personal. Es una experiencia única tener la ocasión de conocer Rusia cuando aún era un país comunista. Lógicamente, no nos enseñaban el lado malo del régimen pero sí te dabas cuenta andando por las calles de cómo se vivía. Darles un poco de felicidad a esa gente fue muy grande. No muchos pueden decir lo mismo. Los conciertos fueron increíbles, setenta mil personas, algo alucinante. Un honor que nos invitaran.

Supongo que también habréis vivido momentos bajos.
Mmm… ¿Los peores?… (Se ríe y calla)… 

Bueno, a lo mejor no habéis tenido ninguno.
Siempre ha habido altibajos, en cuarenta años es imposible no tenerlos pero momentos malos de verdad no recuerdo. Cuando se empezó a dar la espalda al Rock fue malo para todos, algún concierto que no te haya salido bien,… pero cuando algo ha salido mal nos las hemos ingeniado para refortalecernos y continuar. Si alguien en concreto se ha sentido mal, todos le hemos arropado porque somos buenos amigos. URIAH HEEP es como una familia. Es una parte esencial de nuestras vidas y todos estamos muy unidos, sean los miembros del grupo o la gente que trabajo con nosotros en giras. 

¿Y algún sitio en el que te gustaría tocar pero no habéis podido hacerlo?
Hemos tocado en casi todo el mundo pero en algunos países de Sudamérica, no sé por qué, no ha habido ocasión o no ha cuajado, como Argentina. También tengo curiosidad por tocar en Arabia Saudí. 

Seguro que no sois la banda más famosa y rica del mundo pero vuestros fans son de los que más se hacen notar.
Todos los grupos dirán lo mismo pero tenemos algunos de los mejores fans en el mundo del Rock, te lo puedo asegurar. Saben todo sobre nosotros, tanto que hay cosas que hasta nosotros desconocíamos. Siempre intentan expandir el conocimiento de URIAH HEEP entre sus allegados, familiares, amigos, Internet, etc. Además, muchos han hecho una gran cantidad de kilómetros para vernos tocar y es impresionante oír esas historias, ver que han gastado una enorme suma de dinero para vernos tocar. Sin ellos hubiera sido imposible mantenernos cuarenta años en este negocio. Ellos son parte fundamental de esta celebración. 

Por ejemplo, habéis sacado un montón de DVDs. Yo tengo siete pero no me saturan porque no es la típica grabación de un grupo en directo tocando los mismos temas solo que en diferentes ciudades sino que cada uno ofrece algo distinto y especial. Están muy cuidados.
Todos son diferentes, es verdad. Por ejemplo, hay shows “normales”, está el DVD de Moscú, uno grabado en Sofía, luego tienes los de “The Magician Birthday Party” que son como una fiesta de cumpleaños con nuestros fans y amigos, el acústico,… En cada uno intentamos meter canciones distintas, además de los clásicos, para que la gente tenga alicientes para comprar el producto. Así la gente no se aburre. 

Otro aspecto interesante del grupo es que seguís siendo amigos de vuestros antiguos compañeros. Habéis tocado con Ken Hensley o John Lawton.
Si hay oportunidad nos gusta llamarles para que se toquen un par de temas con nosotros. Actualmente no están en el grupo pero han sido parte fundamental de la carrera, especialmente Ken que es el compositor de muchos de nuestros mayores hits. Si hubo algún mal rollo en el pasado, es cosa menor, porque lo importante son los momentos que hemos compartido juntos, nuestras vivencias. 

La última incorporación es Russell Gilbrook que sustituyó al gran Lee Kerslake.
Conocía de antes a Russell porque solía hacer clinics de batería en la ciudad donde vivo, Hull. Cuando Lee decidió retirarse, sugerí que hiciéramos una prueba a Russell porque me encantaba su estilo. Hubo audiciones con seis baterías antes que Russell pero él fue el mejor, sin duda. Había gente brillante pero no congenié tanto con ellos a nivel artístico como con Russell. Tiene mucha energía pero, al mismo tiempo, posee gran técnica. Su estilo es ideal para el Rock porque combina los principales elementos que hacen bueno a un baterista. Además, es un tío muy majo. 

Cuando vi a URIAH HEEP en el pasado, me quedé impresionado de lo bueno que es Lee Kerslake haciendo coros. ¿También contribuye Russell en esa faceta?
Algunos coros sí que hace pero no tantos como Lee. Tienes razón en lo que dices de Lee, posee una voz extraordinaria. Es en lo que más le echamos, bueno, en lo único que le echamos de menos en el escenario, era una cantante soberbio. Mick intenta cubrir las partes del Lee pero reconozco que es difícil hacerlo.

Por cierto, ¿sabes qué tal está de salud?
Creo que anda bien porque Mick habló con él hace un par de semanas y nos comentó que estaba sano. No sé si alguna vez volverá a tocar la batería porque necesita mucha energía para hacerlo en su potente estilo y no sé si podría afrontar un show de dos horas pero lo importante es que se encuentre bien.

uriah-heep-2-entrevista-2011

 En veintidós años, el cambio de Russell por Lee es el único que habéis hecho. Es increíble mantener casi la misma formación todo ese tiempo. ¿Cuál es el secreto? ¿Quizá la amistad de la que antes hablabas?

Creo que hemos sido unos tipos tranquilos, que nos gustan nuestro trabajo y hemos sabido crear equipo para que las cosas funcionen. La razón por la que una persona abandona un grupo es porque piensa que le van a ir mejor las cosas por sí mismo o en otras formaciones. Nosotros sentimos que nuestra mejor opción es siempre URIAH HEEP, nos encanta tocar juntos esta música. Nadie tiene dudas al respecto, incluso Lee que se marchó más por sus problemas de su salud que por otra cosa. Somos una familia y disfrutamos con URIAH HEEP como si fuera el primer día. 

Paradójicamente, y como contraposición, en vuestra carrera habéis tenido quince formaciones distintas, siete baterías, seis cantantes, seis bajistas y cinco teclistas. Alucinante.
(Risas). Sí, aunque casi todos los cambios fueron a comienzos de los setenta cuando aún el grupo no estaba consolidado y había que encontrar los músicos adecuados.

También influyó que en la primera parte de vuestra carrera, en los setenta, vivisteis de forma intensa el tópico “sexo, drogas y rock and roll”.
… Errrr… bueno… ¿qué puedo decir?… (risas)… sí, lo pasamos bien… 

Sin embargo, me perecible increíble que con todo las cosas que os pasaban fuerais capaces de sacar vuestros primeros doce discos en ocho años y tres meses. Tú entraste en el grupo en 1976 pero ¿has hablado alguna vez con Mick sobre esto?
No, la verdad es que nunca se lo he preguntado pero imagino que cuando tienes un éxito moderado y estás en el filo de romper hacia el estrellato, por un lado sucede que el mercado y la gente compra tus discos y, por otro, la compañía te pide que des un paso más por si terminas de consolidarte. Nosotros llegábamos a sacar dos discos en un año que hoy se ve como imposible de hacer. Bronze, nuestro sello, gustaba mucho de sacar dinero a la gente y rentabilizar la inversión. Afortunadamente, esto ha cambiado.

Debía ser estresante estar girando, grabando, girando, grabando,… ¡Un no parar!
No teníamos vida social ni familiar. Solo conocíamos hoteles, autocares, pabellones y estudio de grabación. Ni pude hacer turismo por los sitios a donde íbamos. Era tremendo, igual que en mi etapa con THE SPIDERS FROM MARS y DAVID BOWIE.

¿Cómo cambió tu vida al entrar en URIAH HEEP en relación a la época con BOWIE?
Bueno, yo estaba, como te he dicho, con DAVID BOWIE AND THE SPIDERS FROM MARS por lo que conocía bien el mundo profesional del Rock. En ese momento éramos muy grandes y había otros grupos por ahí muy importantes. Llegó un momento en que Bowie directamente nos ignoraba, solo compartíamos con él escenario cuando, al principio, éramos DAVID BOWIE AND THE SPIDERS FROM MARS o ZIGGY STARDUST AND THE SPIDERS FROM MARS. Entonces, grabó un disco y no nos llamó; además quería despedir a Mick “Woodie” Woodmansey, el batería. Ni Mick Ronson ni yo estábamos dispuestos a eso, con lo que decidimos que hasta aquí habíamos llegado. Luego me enrolé en la banda de Mick Ronson en su aventura solista. Cuando eso acabó, quería montar mi propia banda pero surgió la posibilidad de tocar con URIAH HEEP, hice una audición y entré en el grupo.

La diferencia con David Bowie es que aquí en URIAH HEEP formamos una familia y tanto con Mick Box como con Lee podíamos ir a tomar unas cervezas, cenar y demás. Ken era otra cosa, un tío más introspectivo y que se relacionaba poco con el resto del grupo fuera del contexto de URIAH HEEP. Eso jamás sucedía con Bowie donde por un lado iba él y su séquito y, por otro, Ronson, Woodie y yo.

¿Esperabas sobrevivir treinta y dos años en el grupo, dada la vida licenciosa que llevabais?
(Entre risas). No, nunca jamás. Lee me dijo hace unos años que todavía quedaba dos décadas de URIAH HEEP. No sé si tanto pero, desde luego, ahora estamos a tope de adrenalina. Hemos sacado un gran disco y los conciertos son fantásticos. No tenemos ninguna intención de retirarnos porque mientras la salud nos respete y la gente venga a vernos y nos felicite por nuestras actuaciones, seguiremos luchando.

¿Qué ocurrió entre 1981 y 1983 para que dejaras el grupo?
Como bien sabes, estuve en WISHBONE ASH. Noté cierta desilusión y desencanto en URIAH HEEP, con los managers en concreto. Llegó un punto en que dije que había tenido suficiente y me largué. Con WISHBONE ASH no estuve mal pero no era la banda en la quería estar, no poseía el mismo grado de química que con URIAH HEEP. Dos años más tarde, Mick Box me pidió que regresara. Bob Daisley, que había estado con Lee Kerslake en la banda de Ozzy, entró para sustituirme pero se marchó. En ese momento, las cosas eran diferentes en URIAH HEEP. Se había vuelto al camino correcto y “Abominog” había sido un éxito. Acababan de sacar su continuación, “Head First”, que musicalmente no era tan brillante. URIAH HEEP era la banda a la quería pertenecer por lo que inmediatamente dije sí. 

Supongo que trabajar con tipos como John Sloman, notable cantante pero complicada personalidad, debió influir en tu partida.
John buscaba algo distinto, ese fue el principal problema. El usó, o intentó usar URIAH HEEP como un vehículo para ir hacia otro sitio. Si hubiera puesto todo su corazón en el grupo, las cosas habrían salido mejor tanto para nosotros como para él. Estaba claro que su objetivo era promocionarse para después construir una carrera en solitario. Abandonó el grupo y, desgraciadamente, su trayectoria no prosperó.

Para terminar y enlazando con lo que antes comentabas. Ya no sois jóvenes, ¿ves cerca el final?
Definitivamente, no. Haremos Rock hasta el final. No pararemos. Todos intentamos mantenernos sanos y vivir de forma equilibrada para que cuando salgamos al escenario no demos la sensación de ser una banda de vejestorios. Nosotros tenemos la obligación de ser tan enérgicos como los chicos de veinte o treinta años que intentan abrirse paso en la música.

Y es que, en el fondo, URIAH HEEP es una parte de tu vida. Has tocado con Bowie, Mick Ronson, WISHBONE ASH, gente importante en la historia del Rock, pero nada te ha enganchado tanto como URIAH HEEP.
Seguro. Todos los que has nombrado son grandes y me siento orgulloso de haber compartido cosas con ellos, pero HEEP estaba por encima. Sin URIAH HEEP no sería nada de lo que hoy soy. Además, tenemos que seguir tocando porque hemos de volver a España (risas).

 

Marco-Antonio Romero

desde-el-otro-lado

DESDE EL OTRO LADO: ENTREVISTAS “APÓCRIFAS” I

 

URIAH HEEP: LA LEYENDA DEL INDOMABLE

 

 

Muchas veces sacamos este tema a colación. En la vida hay cosas que te llegan dentro de manera especial. El arte es el ejemplo típico de esto: un libro, una película, un cuadro, una canción… pero también sería posible extrapolar esta afirmación a personas, cosas, ciudades o situaciones. Mi historia de amor con URIAH HEEP se remonta a hace ya mucho tiempo pero no fue un flechazo. De inicio, sí, me gustó pero no caí rendido a sus encantos hasta después. Es como la chica que vas conociendo poco a poco, y cada vez descubres más cosas que aprecias en un proceso de enamoramiento que dura hasta la eternidad. Según me fui adentrando en la carrera del quinteto británico percibí la magia que desprendían sus composiciones. Repletas de fuerza, calidad y elegancia, hasta en los discos menores (que los tienen) adivinas pasajes o temas que merecen la pena. El proceso de querer a alguien supone aprender a tolerar sus defectos; ésa es la clave para que una pareja funcione. Pues bien, el binomio compuesto por URIAH HEEP y este redactor es perfecto porque hasta de discos “Equator” o “Conquest” he sacado conclusiones positivas.

 

Podríais decir que eso es fanatismo. Tampoco. No considero que mi pasión por los HEEP esté en los niveles de, por ejemplo, SAVATAGE o RIOT, pero los lazos que me unen a la veterana banda inglesa son muy fuertes. Además, sobrevivir cuarenta años cuando prácticamente nunca has llegado a la élite (si bien en los setenta era un grupo bastante grande y con “Abominog” volvió al éxito) y has tenido una trayectoria convulsa con cambios de personal, fallecimientos, disputas discográficas y un extenso currículum de “sexo, drogas y rock and roll”, es meritorio. Sin embargo, entre las paradojas de esta mítica formación encontramos que llevan más de dos décadas en los que la única variación de componentes ha sido consecuencia de un problema de salud. Justo cuando se hacen más mayores y la gente lo deja con facilidad, consiguen la anhelada estabilidad.

 

Más cosas extrañas. A día de hoy, lo que se espera de un conjunto tan longevo es que “justifiquen” su gira con un disco correcto, lo suficientemente bueno como para tener un par de temas que tocar en directo y el resto, dedicarlo a clásicos. Los HEEP se sacaron de la manga un álbum, “Wake The Sleeper”, que fue, en mi opinión, lo mejor del ejercicio 2008 junto al “Revelation” de JOURNEY. Además, en el subsiguiente tour lo interpretaron en su totalidad (o casi) dando una demostración de vigencia. Ahora, están a punto de regresar con “Into The Wild”, con el interludio de “Celebration” que es, como no podía ser de otra manera, una fiesta, un homenaje a una carrera extensa y prolífica. “Into The Wild” promete, y mucho, si bien el listón con “Wake The Sleeper” está tan alto que hay que reflexionar bastante antes de dar una opinión definitiva para no ser injusto.

 

Esta entrevista que vamos a recuperar tuvo lugar en noviembre de 2009. Para mí, fue un placer poder entrevistar a Trevor Bolder, el bajista del grupo. Obviamente, hubiera sido increíble charlar con Mick Box, el único superviviente de la formación original, pero Trevor lleva en URIAH HEEP nada menos que treinta y dos años, con un pequeño break entre 1981 y 1983. Como todo profesional que sabe el negocio, se mostró como un tipo educado y amable, al principio con el “piloto automático” puesto para después, con la confianza, irse soltando y contando muchas grandes historias. Por su importancia, por lo interesante de la misma y por preparar el camino para “Into The Wild”, aquí la tenéis. Aunque alguna preguntada parecerá desfasada (coincidía la conversación con la edición de “Celebration”) se ha preferido mantener en su totalidad, salvo un par de cuestiones.

 

¿Qué significa para ti estar en un grupo con una carrera de cuatro décadas? No hay muchas bandas que puedan presumir de ello, y encima, sin haber tenido separaciones temporales.

TREVOR BOLDER: Creo que hay algunas claves pero, sobre todo, pienso que eso solo pasa en la música Rock. Nos encanta tocar nuestras canciones y componer discos, en especial Mick y yo que somos los que más tiempo llevamos en URIAH HEEP. Nunca nos cansamos de pertenecer a esta banda. Jamás nos hemos planteado el parar, ni tan siquiera por unos años para luego volver. El llevar cuarenta años es algo que nunca imaginé. Si cuando tenía dieciséis años me dicen que aún estaría tocando con casi sesenta, me habría carcajeado. Vamos, no creía que llegara a ser profesional y vivir de esto.

 

¿Cómo escogisteis las canciones que forman parte de “Celebration”?

Nos centramos, sobre todo, en las canciones que solemos tocar en directo. En realidad, prácticamente coinciden con nuestras favoritas por lo que la elección no resultó especialmente complicada. Por ejemplo, en la última gira algunas quedaron fuera pero siempre están en la rotación habitual. En disco, con esta formación o similar, solo quedaban reflejadas en álbumes en directo. Por eso, consideramos que estaría bien tocarlas todos juntos en un estudio. Digamos que los temas se eligieron ellos solos, excepto las dos canciones nuevas, claro está.

 

Por supuesto, cada fan de URIAH HEEP elegiría sus preferidas pero, en términos históricos, solo una pregunta. ¿Por qué no hay canciones de “Abominog”? Lo digo porque creo que es un álbum muy importante en vuestra carrera y, además, la voz de Bernie es ideal para el estilo del disco.

Además de este disco, “Celebration”, vamos a hacer, posteriormente, otro en el que incluiremos regrabaciones de temas que nos gustan pero que, por minutaje, se han quedado fuera de “Celebration”. Ese futuro álbum cubrirá, básicamente, los ochenta y los noventa, por lo que “Abominog” estará bien representado, seguro.

 

¿Por qué habéis regrabado “Between Two Worlds”? Es una gran canción pero me chocó porque pertenece a “Sonic Origami”, un disco bastante reciente en el tiempo.

Fue una idea de Russell, el batería. Era el único que no había tocado esa canción y le encanta. Lo sugirió y lo que hicimos fue hacerla prácticamente en directo dentro del estudio, todos juntos. Por lo tanto, la “culpa” fue de Russell que se empeñó en que tenía que estar porque es uno de nuestros grandes temas de una etapa no tan reconocida pero sí brillante.

 

Como antes hemos comentado, en “Celebration” hay dos canciones nuevas. La primera es “Only Human”, un tema ideal para corear en los conciertos.

Sí, como bien dices, no tiene mucho misterio. Es una canción de Rock simple pero con un coro potente y que puede enganchar a la gente. Fueron grabadas muy rápidamente. Las terminamos en el propio estudio, con un par de ideas que compartimos y Bernie escribió las letras. Fue todo espontáneo.

 

Entonces, no eran composiciones de las sesiones de “Wake The Sleeper”, ¿no?

Son temas completamente nuevos. Ni tan siquiera había una idea preconcebida antes. A lo largo de la gira tuvimos un par de ideas que plasmamos en el estudio en que grabábamos “Celebration”. Así les dábamos algo más a los fans y no solo canciones antiguas con otra perspectiva.

 

El otro corte, “Corridors Of Madness”, es un tema más introspectivo, oscuro y profundo que incluye buena parte del sinfonismo propio de URIAH HEEP.

Exacto. Creo que esa sensación se produce, fundamentalmente, por el riff de guitarra que crea una atmósfera bastante oscura al mezclarse con la base rítmica. No obstante, el estribillo sí que 100% típico HEEP.

 

De los temas antiguos, quizá “The Wizard” y “Lady In Black”, los lentos, sean los que más matices nuevos añaden.

Hemos intentado que ninguna de las canciones sea exactamente igual a las originales. Sin embargo, creo que “The Wizard” sí es bastante similar, no estoy muy de acuerdo con lo que comentas. Quizá la producción la haga distinta pero poco más. “Lady In Black” sí que posee determinados arreglos nuevos. Además, hay que tener en cuenta que solo Mick repite de los que grabaron esos temas a comienzos de los setenta. Aunque seamos fieles a su concepción, somos diferentes personas los que tocamos, cada uno con su estilo. Además, a lo largo de los años, aunque de forma casi imperceptible para los fans, las canciones evolucionan y nos gusta meter aquí y allí algo que las haga, en nuestra opinión, más interesantes.

 

Algo evidente es el hecho de que las regrabaciones tienen una producción actual, lo que supone que el sonido es más poderoso y potente que nunca.

Sí. Además hay otra cosa: nosotros mismos, la banda, tocamos las canciones de forma más heavy que su idea original. A esto contribuye el hecho de que en el estudio intentamos crear una sensación de directo, tocando todos juntos. Esto añade la energía necesaria. En las canciones originales había más trabajo de estudio, más artesanía. Hoy las técnicas de producción logran ese sonido cañero.

 

Me gustaría señalar “Gypsy” porque la intro es genial pero es que el tema en sí parece como si hubiera sido compuesta hace unos cuantos meses. Es increíble.

(Risas). Sí, es que “Gypsy” es una de esas canciones… más bien, uno de esos clásicos atemporales. Es de esas canciones que como tampoco tienen un estilo definido ni se enmarcan en una época concretan, aguantan el paso del tiempo y siempre suenan frescas, novedosas. Sería imposible para nosotros dejar de tocarla porque cada vez encuentras un elemento distinto.

 

Me encanta Bernie Shaw, y eso que pienso que David Byron es uno de los mejores cantantes de Rock de la historia, pero desde que escuché “Live In Moscow” y ahora, de nuevo, en “Celebration”, creo que nadie ha cantado “July Morning” de la forma en que Bernie lo hace.

Ha practicado mucho en estos veintidós años (risas) La habrá cantado dos mil veces o algo así. Su técnica es impresionante y es él quien ha llevado el grupo un paso más allá. Sin duda, David y Bernie son los mejores vocalistas que han pasado por URIAH HEEP. Con ello, no quiero menospreciar al resto porque todos los que han pasado han cantado muy bien, pero Bernie considero que es el mejor.

 

Hay una edición especial con DVD que incluye siete canciones grabadas en el festival Sweden Rock. ¿No teníais el concierto entero o lo guardáis para sacar posteriormente?

No sé por qué han salido solo siete canciones. Tenemos el show completo grabado aunque no editado. Creo que fue una decisión del manager y la compañía el centrarnos en estas siete canciones. Estoy seguro que el resto saldrá, de una forma u otra, editado en DVD.

 

Vamos con un poco de retrospectiva sobre vuestro último disco de estudio. Un año y medio después, ¿cómo ves “Wake The Sleeper”?

Pensaba que era bueno pero después de la excelente acogida que tuvo, tanto por la prensa como por los fans, me he dado cuenta que estaba en lo cierto. Todo el mundo parece amar el disco. Es uno de los mejores que hemos hecho. Creo que compusimos un álbum que sonaba a las raíces de URIAH HEEP pero no como algo desfasado sino muy del siglo XXI. Es como volver a la dirección original de la banda. Ha funcionado muy, muy bien.

 

Personalmente opino que está en el top 3 o top 5 de vuestra carrera y, para mí, fue el mejor disco de 2008.

Otra de las cosas fundamentales es que en directo suena de vicio. Hemos estado tocando el disco entero y no hemos tenido ni una sola queja por interpretar demasiados temas nuevos. No hay dos o tres canciones que destaquen sobre el resto. Pienso que cada composición puede ser recordada individualmente como parte importante de nuestra carrera. Eso es difícil de conseguir.

 

Esa era mi siguiente pregunta. Habéis tocado el disco entero, pero claro, supongo que alguna duda os crearía porque ese supone dejar fuera muchísimos clásicos, salvo que estuvierais cuatro horas en el escenario.

¡Oh, no! ¡Cuatro horas! Nos sentimos jóvenes pero no tanto (risas). Teníamos la intención desde el principio de tocarlo porque no habíamos sacado disco en una década y confiábamos ciegamente en este material. Era una especie de renovación de las canciones en directo pero, en vez de rescatar temas oscuros del pasado, con cosas actuales. No obstante, también hay bastantes clásicos en el repertorio, pero queríamos compartir con la gente “Wake The Sleeper” y mostrarles lo que nos divierte tocarlo. Creo que ha sido un acierto.

 

¿Hay alguna canción de esas que llamas clásicas que os aburra tocar?

No, para nada. Ninguna. Pienso que todas son muy buenas y ocupan un lugar en la historia del grupo. No tocaríamos nada de lo que no estuviéramos seguros que fuera a gustar a la gente o a la propia banda.

 

Lo digo porque con veintiún discos y montones de bonus tracks supongo que existirán una trescientas canciones de URIAH HEEP. ¿Qué piensas acerca de recuperar cortes no tan típicos para los directos?

Personalmente, prefiero elegir las canciones que los seguidores nos piden más. Si lo hacen supongo que será por algo. No me gusta en exceso profundizar en el pasado más oscuro del grupo para buscar una canción que quizá merecería ser más recordada pero, por diversos motivos, ha quedado atrás. En serio, casi todo el mundo quiere oír “July Morning”, “Easy Living” o “Lady In Black”, por lo que no encuentro razón suficiente para quitarlas del repertorio.

 

Ahora es bastante habitual que los grupos toquen un disco entero sea nuevo, como por ejemplo habéis hecho vosotros con “Wake the sleeper”, o antiguo de entre su material más celebrado. ¿Habéis tenido ofertas para interpretar alguno de vuestros álbumes míticos?

Creo que vamos a hacer algo así el año que viene en un gran festival británico donde nos han contratado para tocar “Demons And wizards”, si mal no recuerdo. En realidad, querían que lo tocáramos hasta con las caras B de los singles, es decir, que no hiciéramos nada más, pero creo que, al final, será una combinación de dos discos o algo parecido. (N. de R: Finalmente, tocaron el álbum entero en el festival High Voltage del Reino Unido, en julio de 2010)  Nunca me he planteado eso de hacer un álbum entero, salvo que sea tu material nuevo. La verdad es que no soy muy partidario de ello, salvo circunstancias muy especiales. Si tuviera que salir exclusivamente de mí y nadie nos lo pidiera, no creo que sucediera.

 

Habéis sido pioneros en tocar en sitios realmente atípicos dentro del Rock. ¿Cuál es el lugar más raro en el que habéis dado un concierto?

¿El lugar más extraño? Seguramente, la gira más rara fue la primera que hicimos a través de la antigua Unión Soviética. Fuimos por Siberia y resultó una odisea. Estábamos acostumbrados a buenos hoteles, buenos transportes, tiempo aceptable, y nos topamos con un mundo completamente distinto. Además del más extraño fue el más duro. Era viajar en la máquina del tiempo.

 

Luego, habéis vuelto bastantes veces por ahí. Tengo curiosidad por saber cómo es el público en sitios como Samara o Vladivostok.

Es muy bueno y entusiasta. La primera vez fue tremenda porque jamás habían tenido ocasión de ver a una banda de Rock internacional allí. Cuando salimos al escenario se volvieron locos pero no podían expresarlo moviéndose porque estaban rodeados de soldados. Les obligaban a estar sentados viendo el concierto. Podíamos ver que querían levantarse y montar una fiesta pero hubiera sido peligroso. Recuerda que era 1989 y no les permitían hacer muchas cosas en el régimen comunista. Era un hito que un grupo como URIAH HEEP hubiera llegado hasta allí pero las libertades no se podían adquirir todas de un plumazo.

 

Desde aquellos shows en Moscú en 1987 tenéis una especial relación con Rusia. Supongo que esos conciertos los recordarás como algo muy grande en la carrera de URIAH HEEP. 

Sin duda, Para ser sincero contigo, a nosotros también nos supuso mucho desde el punto de vista personal. Es una experiencia única tener la ocasión de conocer Rusia cuando aún era un país comunista. Lógicamente, no nos enseñaban el lado malo del régimen pero sí te dabas cuenta andando por las calles de cómo se vivía. Darles un poco de felicidad a esa gente fue muy grande. No muchos pueden decir lo mismo. Los conciertos fueron increíbles, setenta mil personas, algo alucinante. Un honor que nos invitaran.

 

Supongo que también habréis vivido momentos bajos.

Mmm… ¿los peores?… (se ríe y calla)…

 

… Bueno, a lo mejor no habéis tenido ninguno.

Siempre ha habido altibajos, en cuarenta años es imposible no tenerlos pero momentos malos de verdad no recuerdo. Cuando se empezó a dar la espalda al Rock fue malo para todos, algún concierto que no te haya salido bien,… pero cuando algo ha salido mal nos las hemos ingeniado para refortalecernos y continuar. Si alguien en concreto se ha sentido mal, todos le hemos arropado porque somos buenos amigos. URIAH HEEP es como una familia. Es una parte esencial de nuestras vidas y todos estamos muy unidos, sean los miembros del grupo o la gente que trabajo con nosotros en giras.

 

¿Y algún sitio en el que te gustaría tocar pero no habéis podido hacerlo?

Hemos tocado en casi todo el mundo pero en algunos países de Sudamérica, no sé por qué, no ha habido ocasión o no ha cuajado, como Argentina. También tengo curiosidad por tocar en Arabia Saudí.

 

Seguro que no sois la banda más famosa y rica del mundo pero vuestros fans son de los que más se hacen notar.

Todos los grupos dirán lo mismo pero tenemos algunos de los mejores fans en el mundo del Rock, te lo puedo asegurar. Saben todo sobre nosotros, tanto que hay cosas que hasta nosotros desconocíamos. Siempre intentan expandir el conocimiento de URIAH HEEP entre sus allegados, familiares, amigos, Internet, etc. Además, muchos han hecho una gran cantidad de kilómetros para vernos tocar y es impresionante oír esas historias, ver que han gastado una enorme suma de dinero para vernos tocar. Sin ellos hubiera sido imposible mantenernos cuarenta años en este negocio. Ellos son parte fundamental de esta celebración.

 

Por ejemplo, habéis sacado un montón de DVDs. Yo tengo siete pero no me saturan porque no es la típica grabación de un grupo en directo tocando los mismos temas solo que en diferentes ciudades sino que cada uno ofrece algo distinto y especial. Están muy cuidados. 

Todos son diferentes, es verdad. Por ejemplo, hay shows “normales”, está el DVD de Moscú, uno grabado en Sofía, luego tienes los de “The Magician Birthday Party” que son como una fiesta de cumpleaños con nuestros fans y amigos, el acústico,… En cada uno intentamos meter canciones distintas, además de los clásicos, para que la gente tenga alicientes para comprar el producto. Así la gente no se aburre.

 

Otro aspecto interesante del grupo es que seguís siendo amigos de vuestros antiguos compañeros. Habéis tocado con Ken Hensley o John Lawton.

Si hay oportunidad nos gusta llamarles para que se toquen un par de temas con nosotros. Actualmente no están en el grupo pero han sido parte fundamental de la carrera, especialmente Ken que es el compositor de muchos de nuestros mayores hits. Si hubo algún mal rollo en el pasado, es cosa menor, porque lo importante son los momentos que hemos compartido juntos, nuestras vivencias.

 

La última incorporación es Russell Gilbrook que sustituyó al gran Lee Kerslake.

Conocía de antes a Russell porque solía hacer clinics de batería en la ciudad donde vivo, Hull. Cuando Lee decidió retirarse, sugerí que hiciéramos una prueba a Russell porque me encantaba su estilo. Hubo audiciones con seis baterías antes que Russell pero él fue el mejor, sin duda. Había gente brillante pero no congenié tanto con ellos a nivel artístico como con Russell. Tiene mucha energía pero, al mismo tiempo, posee gran técnica. Su estilo es ideal para el Rock porque combina los principales elementos que hacen bueno a un baterista. Además, es un tío muy majo.

 

Cuando vi a URIAH HEEP en el pasado, me quedé impresionado de lo bueno que es Lee Kerslake haciendo coros. ¿También contribuye Russell en esa faceta?

Algunos coros sí que hace pero no tantos como Lee. Tienes razón en lo que dices de Lee, posee una voz extraordinaria. Es en lo que más le echamos, bueno, en lo único que le echamos de menos en el escenario, era una cantante soberbio. Mick intenta cubrir las partes del Lee pero reconozco que es difícil hacerlo.

 

Por cierto, ¿sabes qué tal está de salud?

Creo que anda bien porque Mick habló con él hace un par de semanas y nos comentó que estaba sano. No sé si alguna vez volverá a tocar la batería porque necesita mucha energía para hacerlo en su potente estilo y no sé si podría afrontar un show de dos horas pero lo importante es que se encuentre bien.

 

En veintidós años, el cambio de Russell por Lee es el único que habéis hecho. Es increíble mantener casi la misma formación todo ese tiempo. ¿Cuál es el secreto? ¿Quizá la amistad de la que antes hablabas?

Creo que hemos sido unos tipos tranquilos, que nos gustan nuestro trabajo y hemos sabido crear equipo para que las cosas funcionen. La razón por la que una persona abandona un grupo es porque piensa que le van a ir mejor las cosas por sí mismo o en otras formaciones. Nosotros sentimos que nuestra mejor opción es siempre URIAH HEEP, nos encanta tocar juntos esta música. Nadie tiene dudas al respecto, incluso Lee que se marchó más por sus problemas de su salud que por otra cosa. Somos una familia y disfrutamos con URIAH HEEP como si fuera el primer día.

 

Paradójicamente, y como contraposición, en vuestra carrera habéis tenido quince formaciones distintas, siete baterías, seis cantantes, seis bajistas y cinco teclistas. Alucinante. 

(Risas). Sí, aunque casi todos los cambios fueron a comienzos de los setenta cuando aún el grupo no estaba consolidado y había que encontrar los músicos adecuados.

 

También influyó que en la primera parte de vuestra carrera, en los setenta, vivisteis de forma intensa el tópico “sexo, drogas y rock and roll”.

… Errrr… bueno… ¿qué puedo decir?… (risas)… sí, lo pasamos bien…

 

Sin embargo, me perecible increíble que con todo las cosas que os pasaban fuerais capaces de sacar vuestros primeros doce discos en ocho años y tres meses. Tú entraste en el grupo en 1976 pero ¿has hablado alguna vez con Mick sobre esto? 

No, la verdad es que nunca se lo he preguntado pero imagino que cuando tienes un éxito moderado y estás en el filo de romper hacia el estrellato, por un lado sucede que el mercado y la gente compra tus discos y, por otro, la compañía te pide que des un paso más por si terminas de consolidarte. Nosotros llegábamos a sacar dos discos en un año que hoy se ve como imposible de hacer. Bronze, nuestro sello, gustaba mucho de sacar dinero a la gente y rentabilizar la inversión. Afortunadamente, esto ha cambiado.

 

Debía ser estresante estar girando, grabando, girando, grabando,… ¡Un no parar!

No teníamos vida social ni familiar. Solo conocíamos hoteles, autocares, pabellones y estudio de grabación. Ni pude hacer turismo por los sitios a donde íbamos. Era tremendo, igual que en mi etapa con THE SPIDERS FROM MARS y DAVID BOWIE.

 

¿Cómo cambió tu vida al entrar en URIAH HEEP en relación a la época con BOWIE? 

Bueno, yo estaba, como te he dicho, con DAVID BOWIE AND THE SPIDERS FROM MARS por lo que conocía bien el mundo profesional del Rock. En ese momento éramos muy grandes y había otros grupos por ahí muy importantes. Llegó un momento en que Bowie directamente nos ignoraba, solo compartíamos con él escenario cuando, al principio, éramos DAVID BOWIE AND THE SPIDERS FROM MARS o ZIGGY STARDUST AND THE SPIDERS FROM MARS. Entonces, grabó un disco y no nos llamó; además quería despedir a Mick “Woodie” Woodmansey, el batería. Ni Mick Ronson ni yo estábamos dispuestos a eso, con lo que decidimos que hasta aquí habíamos llegado. Luego me enrolé en la banda de Mick Ronson en su aventura solista. Cuando eso acabó, quería montar mi propia banda pero surgió la posibilidad de tocar con URIAH HEEP, hice una audición y entré en el grupo.

 

La diferencia con David Bowie es que aquí en URIAH HEEP formamos una familia y tanto con Mick Box como con Lee podíamos ir a tomar unas cervezas, cenar y demás. Ken era otra cosa, un tío más introspectivo y que se relacionaba poco con el resto del grupo fuera del contexto de URIAH HEEP. Eso jamás sucedía con Bowie donde por un lado iba él y su séquito y, por otro, Ronson, Woodie y yo.

 

¿Esperabas sobrevivir treinta y dos años en el grupo, dada la vida licenciosa que llevabais? 

(Entre risas). No, nunca jamás. Lee me dijo hace unos años que todavía quedaba dos décadas de URIAH HEEP. No sé si tanto pero, desde luego, ahora estamos a tope de adrenalina. Hemos sacado un gran disco y los conciertos son fantásticos. No tenemos ninguna intención de retirarnos porque mientras la salud nos respete y la gente venga a vernos y nos felicite por nuestras actuaciones, seguiremos luchando.

 

¿Qué ocurrió entre 1981 y 1983 para que dejaras el grupo?

Como bien sabes, estuve en WISHBONE ASH. Noté cierta desilusión y desencanto en URIAH HEEP, con los managers en concreto. Llegó un punto en que dije que había tenido suficiente y me largué. Con WISHBONE ASH no estuve mal pero no era la banda en la quería estar, no poseía el mismo grado de química que con URIAH HEEP. Dos años más tarde, Mick Box me pidió que regresara. Bob Daisley, que había estado con Lee Kerslake en la banda de Ozzy, entró para sustituirme pero se marchó. En ese momento, las cosas eran diferentes en URIAH HEEP. Se había vuelto al camino correcto y “Abominog” había sido un éxito. Acababan de sacar su continuación, “Head First”, que musicalmente no era tan brillante. URIAH HEEP era la banda a la quería pertenecer por lo que inmediatamente dije sí.

 

Supongo que trabajar con tipos como John Sloman, notable cantante pero complicada personalidad, debió influir en tu partida.

John buscaba algo distinto, ese fue el principal problema. El usó, o intentó usar URIAH HEEP como un vehículo para ir hacia otro sitio. Si hubiera puesto todo su corazón en el grupo, las cosas habrían salido mejor tanto para nosotros como para él. Estaba claro que su objetivo era promocionarse para después construir una carrera en solitario. Abandonó el grupo y, desgraciadamente, su trayectoria no prosperó.

 

Para terminar y enlazando con lo que antes comentabas. Ya no sois jóvenes, ¿ves cerca el final?

Definitivamente, no. Haremos Rock hasta el final. No pararemos. Todos intentamos mantenernos sanos y vivir de forma equilibrada para que cuando salgamos al escenario no demos la sensación de ser una banda de vejestorios. Nosotros tenemos la obligación de ser tan enérgicos como los chicos de veinte o treinta años que intentan abrirse paso en la música.

 

Y es que, en el fondo, URIAH HEEP es una parte de tu vida. Has tocado con Bowie, Mick Ronson, WISHBONE ASH, gente importante en la historia del Rock, pero nada te ha enganchado tanto como URIAH HEEP.

Seguro. Todos los que has nombrado son grandes y me siento orgulloso de haber compartido cosas con ellos, pero HEEP estaba por encima. Sin URIAH HEEP no sería nada de lo que hoy soy. Además, tenemos que seguir tocando porque hemos de volver a España (risas)

 

Página web: www.uriah-heep.com

 

Myspace: http://www.myspace.com/uheep

 

 

 

MARCO-ANTONIO ROMERO

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here